Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, sostuvo que el documento de la organización internacional sobre la situación del país es "sesgado, incompleto y poco riguroso".
Avatar del

MDZ, Nacionales

1/4
Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional(Telam)

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional | Telam

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional(Telam)

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional | Telam

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional

Dura crítica del Gobierno al informe de Amnistía Internacional

El secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, calificó como "sesgado, incompleto y poco riguroso" al informe anual publicado por Amnistía Internacional, que en su capítulo referido a la Argentina alertó sobre la existencia de "una tendencia preocupante a reprimir la protesta social".

>

"Tenemos una buena relación con Amnistía Internacional, pero creemos que hubo en ese informe una seria omisión porque no se menciona la puesta en marcha del Plan Nacional de Derechos Humanos, anunciado por el presidente Mauricio Macri en diciembre del año pasado. (El de Amnistía) es un trabajo sesgado, incompleto y poco riguroso", señaló Avruj en declaraciones a la agencia Télam.

En un relevamiento sobre la Argentina, la entidad internacional que defiende los derechos humanos sostuvo que "en la marcha de diciembre contra la reforma previsional hubo más de 120 detenidos, cientos de heridos y al menos cinco personas aún permanecen detenidas arbitrariamente, según denunciaron algunos de sus familiares".

En ese sentido, el funcionario consideró que cuando la organización alude a "la criminalización de la protesta social" se refiere a los hechos ocurridos en la primera marcha, realizada el 14 de diciembre pasado contra la reforma laboral en el Congreso, y "nada se dice de lo que pasó en la segunda manifestación", ocurrida el 19 de ese mes.

"El trabajo de Amnistía sobre la protesta social no habla de los grupos violentos que intentaron en esas fechas que el Congreso no sesionara para que no se tratara una ley. Hubo en 2017 cerca de 5.000 piquetes en el país y no se produjeron hechos represivos. Prueba de eso es que en la marcha que ayer hizo el gremio de Camioneros tampoco se produjeron incidentes con las fuerzas de seguridad", destacó Avruj.

El trabajo de Amnistía observa que hay "profundas deudas" en el país sobre cuestiones referidas a las comunidades originarias y a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

"En esa parte no se menciona la sanción de una prórroga de la Ley de Tierras para las comunidades originarias, la creación de un Consejo Consultivo para los pueblos indígenas y el funcionamiento del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAE) a la órbita de la secretaría de Derechos Humanos, ya que antes estaba en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social", fundamentó.

Avruj lamentó que Amnistía haya consignado que "Argentina desoyó recomendaciones del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias en el caso de la detención de la dirigente social jujeña Milagro Sala", y recordó que las conclusiones de ese organismo "no son vinculantes".

"Ese Grupo de Trabajo no tiene un carácter vinculante, emitió una opinión. Cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió dictámenes sobre la situación de Milagro Sala, el Gobierno los acató", remarcó Avruj.

Asimismo, el secretario de Estado recuerda en el caso de la muerte de Santiago Maldonado -mencionado en el informe-, los organismos internacionales del sistema interamericano "levantaron las cautelares que se referían al esclarecimiento de ese hecho como una desaparición forzada".

Por último, el funcionario reiteró que en el próximos días se realizarán encuentros con los representantes de Amnistía para evaluar la aplicación del Plan de Derechos Humanos, y adelantó que su gestión "estará abierta a debatir todas las cuestiones".

"Más allá de las diferencias que puedan surgir vamos a seguir trabajando con los representantes locales de Amnistía por la vigencia de los derechos humanos", subrayó Avruj.