Política La mataron de un piedrazo

Días cruciales en la Justicia para la investigación de un femicidio

Se trata del asesinato de Julieta González, que ocurrió en 2016. Un juez frenó la semana pasada la elevación a juicio pero la fiscal de la causa está acelerando la instrucción para cumplir con los plazos. El acusado es el hijo de un importante empresario.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/3
El acusado, Andrés Di Césare, permanece detenido.(Ministerio Público Fiscal)

El acusado, Andrés Di Césare, permanece detenido. | Ministerio Público Fiscal

Días cruciales en la Justicia para la investigación de un femicidio

Días cruciales en la Justicia para la investigación de un femicidio

Días cruciales en la Justicia para la investigación de un femicidio(Ministerio Público Fiscal)

Días cruciales en la Justicia para la investigación de un femicidio | Ministerio Público Fiscal

Son días clave para una causa judicial que es emblema de la problemática de violencia de género: el asesinato de Julieta González, una joven de 21 años que murió en 2016. El acusado de matarla es Andrés Di Césare (23), quien era su pareja. 

Un fallo del juez Gonzalo Guiñazú del viernes pasado encendió algunas alertas en la propia Justicia. Di Césare, quien se encuentra detenido en la cárcel de Boulogne Sur Mer desde entonces, se vio beneficiado por un freno del acto de elevación a juicio.

En el ámbito de la Procuración se notó cierta preocupación ante esta sentencia. El retorno de la causa a la etapa de investigación, cuando esa instancia estaba a punto de cerrarse, podría facilitar que la defensa ingrese nuevos pedidos y estire más los tiempos.

Sin embargo, la decisión del juez Guiñazú no cuestionó la totalidad de la instrucción y mantuvo la figura penal que pesa en contra del acusado: femicidio. Apenas abrió la puerta a que se tomen dos testimonios oportunamente pedidos por la defensa. Consignó además que el plazo para investigación penal preparatoria se vence en 17 días hábiles, con lo cual no habría dilaciones.

En este sentido, la fiscal de la causa, Claudia Ríos, tomó el primero de esos testimonios este lunes. Se trató precisamente de la declaración del padre del imputado, quien es un importante empresario del transporte de Maipú. Él y otro testigo avalarían, con fotos, que Di Césare hijo estaba lejos del lugar donde se encontró el cadáver de González, el 25 de setiembre de 2016.

La defensa del acusado tiene esperanzas de que la causa de un giro, pero la fiscal Ríos dispone de una serie de pruebas contundentes contra Di Césare, como supuesto autor material del crimen. Entre ellas, sangre de la víctima y de Di Césare en un auto de la empresa del padre, piel del supuesto atacante en las uñas de la joven, chats y hasta búsquedas a través de su celular de datos en internet para deshacerse de un cadáver.

El enojo de Cornejo con Guiñazú

En setiembre de 2016, González apareció muerta en una ripiera, en Cacheuta. Un piedrazo en el rostro acabó con su vida. Esa semana habían sido asesinadas tres mujeres en la provincia y hubo una conmoción a nivel político y judicial.

El sospechoso de haber matado a González se encuentra preso desde aquellos días en la cárcel del Boulogne Sur Mer. Hasta ahora admitió que tenía una relación con ella y que incluso la golpeó, pero no ha reconocido el asesinato.

La historia tiene otros elementos diferentes. Por ejemplo, el juez que frenó la elevación a juicio del caso había recibido antes una fuerte crítica del propio gobernador. 

Hace unos meses, Cornejo había anotado a Guiñazú, con nombre y apellido, en una lista de jueces, a su criterio, "vagos". Lo atacó precisamente porque no quería hacerse cargo de la causa Di Césare, por considerar que no era el "juez natural".

El gobernador entendió su planteo como una declaración de guerra a la reforma judicial de la ley 9040, que estableció los juzgados plurales y el sorteo de magistrados a través de un organismo administrativo (OGAP). Y por ello lo atacó en abril: "Hay jueces que no quieren aplicar los juzgados plurales porque son vagos. Por eso se sacan de encima la competencia. Como el caso de Gonzalo Guiñazú, que no quiere aplicar la ley", afirmó en un acto de entrega de viviendas en San Martín.

Más allá de las declaraciones, se había producido en la Justicia un conflicto de "competencia negativa" entre Guiñazú y la Octava Cámara del Crimen, el cual fue resuelto por la Corte, que ordenó la intervención de Guiñazú.

El acusado seguirá en prisión 

A pesar de que se frenó la elevación a juicio, esto no afectaría en lo inmediato la prisión preventiva que pesa sobre Di Césare: recién en octubre se cumple el plazo máximo de dos años.

Eso sí, ante esta oportunidad, la defensa apunta a probar que el acusado estaba paseando por Tupungato con amigos cuando apareció el cadáver de su novia. También ha cuestionado la validez judicial de algunas pericias y pruebas.

El abogado defensor del joven es Fernando Lúquez, quien hasta hace poco estaba acompañado nada menos que por el abogado Roberto Godoy Lemos, un reconocido penalista que falleció a comienzos de junio.

La polémica no se inició con la actuación del juez Guiñazú. Antes también había sido cuestionado el juez de garantías David Mangiafico, quien directamente fue apartado de la causa por la Octava Cámara del Crimen, ante denuncias que decían que estaba frenando la elevación a juicio.