Del Caño: "8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros"

El diputado del FIT explicó que acordaron no cobrar más que el valor de la canasta básica. "La gente no me votó para que ganara más plata", dijo a MDZ Online.
Avatar del

MDZ Política

1/2
Del Caño: "8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros"

Del Caño: "8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros"

Del Caño: "8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros"

Del Caño: "8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros"

En las PASO asomaron dando una poco grata sorpresa para varios. En octubre consolidaron ese crecimiento encaramándose como la tercera fuerza política de la provincia, y en diciembre asumieron sus cargos los legisladores electos por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) prometiendo, entre otras cosas, donar gran parte de sus sueldos.

El dirigente más significativo en esta escalada de la izquierda es Nicolás del Caño, diputado del PTS en el FIT, que fue electo por Mendoza para el Congreso de la Nación y que desde el 10 de diciembre ocupa un escaño en el Parlamento.

“Cuando íbamos al Congreso nos miraban como diciendo ‘qué hacen acá’. Fuimos la única fuerza política que trabajó durante enero”, cuenta Del Caño, quien, junto a los demás representantes del FIT, estuvo durante el último mes del 2013 y gran parte del primer mes del 2014 trabajando, tanto en el Parlamento como en otros lugares del país, especialmente en temas como el rechazo a la designación de Milani al frente de Ejército, el reclamo de los municipales de Lavalle y los pedidos de absolución de los trabajadores de Las Heras.

Luego de unas breves vacaciones en Santa Teresita, Del Caño regresó a Mendoza la semana pasada para presentar a los candidatos a concejales para las elecciones de Capital. Antes de su retorno a Buenos Aires, MDZ Online dialogó con él sobre la situación del bloque en el Congreso, el estado de la izquierda y las elecciones en Ciudad.

“Básicamente, en el tiempo desde que asumimos estuvimos presente en el conflicto de los compañeros municipales de Lavalle y también con actividades en Buenos Aires por la crisis energética que estaba sufriendo una enorme cantidad del pueblo por las empresas que tienen las concesiones de la energía y que no han invertido, y eso lo está pagando la gente con consecuencias terribles, con temperaturas de 40 grados y que en Buenos Aires no tener luz muchas veces implica no tener agua, sobre esto hemos elaborado un proyecto que estamos discutiendo con el Frente de Izquierda para presentarlo en los próximos días, también elaboramos un proyecto de resolución contra la designación de Milani que se dio en el Senado, y trabajamos por la absolución de los compañeros petroleros de Las Heras, que es otra de las actividades importantes que hemos hecho en estos dos meses. Y hemos logrado la solidaridad de personalidades importantes, como Pérez Esquivel, Nora Cortiñas y de acá de Mendoza de los abogados querellantes en los juicios a los genocidas, como Pablo Salinas, Diego Lavado, Viviana Beigel, y también de Ramón Avalos, y estamos en una cruzada contra este tribunal fascista de Santa Cruz que condenó a cadena perpetua a tres compañeros por luchar contra el impuesto al salario”, resumió al principio Del Caño respecto de la actividad que el FIT ha desarrollado durante el verano, y dejó para el final la negativa al incremento del sueldo de los legisladores: “También estuvo el rechazo del aumento de la dieta de los diputados, que pasó de cuarenta mil pesos a cincuenta mil pesos de bolsillo, lo cual implica, esos diez mil pesos, más de dos sueldos de los que gana el cincuenta por ciento de los trabajadores en argentina”.

- Respecto de esto, ustedes llamaron mucho la atención con lo de cobrar lo mismo que un docente y donar el resto. ¿Con cuánto de esa dieta te estás quedando?

- Bueno, nosotros estamos en contra de que exista una casta política totalmente ajena a la vida de los trabajadores y que vive como empresarios, porque justamente esa clase empresaria necesita a estos políticos para que legislen para ellos y por eso reciben la paga que reciben. Nosotros hemos establecido recibir hasta 8.500 pesos, que es lo que estaba en ese momento la canasta familiar, ahora habría que ver con la devaluación, y con la discusión de las paritarias tal vez habría que estar poniéndola en 9.500 o 10.000 pesos, que son algunas de las cifras que están dando. Pero nosotros ya adelantamos dinero de la banca para distintos conflictos, como los de Lavalle o la de los compañeros bolivianos textiles de Elemento, en Buenos Aires, que se levantaron contra la esclavitud y fueron despedidos, y a ellos les aportamos 20.000 pesos. También pusimos 10.000 pesos para la lucha de las trabajadoras de Kromberg, que es una empresa que trabaja para Volkswagen.

- ¿Todo de las dietas de ustedes?

- Claro, hemos puesto 50.000 pesos de las dietas, y 8.500 pesos es lo que nos queda a nosotros. Sobre esto, de todos modos, están los recibos de los aportes que hemos hecho, está todo documentado.

- Además de movimientos sociales, ¿en qué otros casos aportarían dinero?

- En general, van a ser aportes a estas causas populares de trabajadores, ese es el criterio que siempre tuvimos, pero no quiere decir eso que alguna vez excepcionalmente podamos hacer aportes o donar parte del sueldo a alguna persona que lo necesite o a alguna fundación. Inclusive, también es importante que se sepa que esto de los 50.000 pesos de la dieta es la punta del iceberg, porque después tenés un montón de dinero que recibe cada legislador por sus asesores, hay dinero por gastos de administración, hay dinero por bloque, hay un montón de ítems con los que nosotros también vamos a plantear lo mismo, porque los asesores que nosotros nombramos en el congreso van a aganar lo mismo que la canasta básica. El planteo es sencillo, el de una política completamente opuesta a la de los partidos tradicionales, porque muchos de estos políticos utilizan la política para enriquecerse, pero nosotros planteamos claramente que la política no tiene que ser para enriquecerse, la gente no me votó para que ganara más plata, me votó para otra cosa.

- ¿Y cómo está la situación en el bloque del FIT? Porque ya surgieron algunos chispazos apenas asumidos.

- Sí, surgieron algunos chispazos en torno al tema de cómo se tiene que dar el funcionamiento en el Parlamento, pero esto tampoco quedó establecido en ningún acuerdo escrito ni nada de eso, porque, evidentemente, lo fundamental son la coincidencias políticas que tenemos. Nuestro planteo era muy claro en el sentido de que, al ser distintos partidos los que integramos el FIT, se diera la forma del interbloque para poder expresar los distintos matices, eso por un lado, y por otro esto nos permite tener más tiempo. En este sentido, hemos propuesto una mesa nacional y también hay mesas regionales del FIT para generar desde ahí ciertos acuerdos para después llevar a las legislaturas y al Congreso nacional.

- ¿Considerás que la izquierda ha aprendido algo, al menos desde esto de que a los primeros chispazos no se separaron ni formaron dos grupos, que es lo que ha sucedido históricamente en Argentina?

- Yo creo que sí, porque fijate que ya antes teníamos distintos puntos de vistas sobre varios temas, como en el caso de los alzamientos policiales, sin embargo, el hecho es poder mantener la unidad del FIT, donde las diferencias se discutan abiertamente, sin nada que esconder, porque para concretar una gran fuerza obrera necesitamos del debate abierto de los acuerdos y las diferencias, entonces creo que el funcionamiento en el Parlamento es un tema menor en término de los debates que podamos llegar a tener, porque son cuestiones tácticas.

- Pero, más allá de eso, la izquierda siempre ha tenido una atomización a partir de cuestiones muy finas, tanto ideológicas como programáticas.

- Sí, pero por eso te digo que no quiere decir que no haya que ser intransigente en lo ideológico y en lo programático, el hecho de poder hacer acuerdos no implica que uno vaya a dejar de lado eso, pero eso es lo que es el FIT, sería distinto con otros sectores de la izquierda poder llegar a algún acuerdo, porque nosotros partimos de tener acuerdos en un planteo central de independencia política de los trabajadores de cualquier variante de los patrones, y eso es lo que nos rige, y por eso si el FIT en algún momento se va de esos principios, dejará de ser el que es hoy.

- Viniste a presentar a los candidatos a concejales en Capital. ¿Cuáles son las expectativas en estas elecciones?

- La expectativa es consolidar lo que ya hicimos en octubre, y para esto nos basamos en que todos los planteos que hicimos en relación con diputados y concejales de izquierda fortalecen la lucha de los trabajadores, en este caso es fundamental, porque hay que parar el ajuste. Lo vimos con los municipales de Lavalle y lo vamos a empezar a ver cada vez más con recorte de sueldos. En Guaymallén despidieron a 300 personas, y siempre los primeros que pagan los platos rotos son los contratados, que lo dibujan no renovando el contrato, y en ese sentido el proyecto de Massa habla de prohibir los despidos durante 180 días, pero eso no contempla a los contratados. Nosotros vemos entonces que, ante esto, es más fácil de entender el planteo del Frente de Izquierda, es decir, ¿qué alternativa tiene Cobos ante la devaluación del kirchnerismo para favorecer a los empresarios de la soja, a las automotrices? Ninguna, lo único que tienen entre ellos como diferencias son matices de cómo se aplica el ajuste, pero después todos están de acuerdo en que hay que congelar los salarios para que se consuma menos y parar la inflación de esa manera, por eso la suba de la tasa de interés para encarecer el crédito, entonces, un trabajador que podía adquirir un electrodoméstico en 18 cuotas, ahora eso no lo tiene más, y poder acceder va a ser más difícil. En este sentido, si bien la elección de Capital hace a los temas más bien locales, de Ciudad, está cruzada por esto, por el trabajo tercerizado, la precarización laboral, sobre todo, no sólo en el Estado municipal, sino también en lo que es el turismo, por ejemplo. Capital concentra alrededor del cuarenta por ciento del empleo de todo Gran Mendoza, es el lugar en el que se concentra la economía, entonces tiene que haber un planteo claro y terminar con eso, dar un combate. Las expectativas nuestras pasan por consolidar y fortalecer las conquistas que tuvimos en octubre.

- En números, ¿cuánto sería?

- Nosotros sacamos alrededor del quince por ciento en octubre en Capital, pero no sé cuánto será ahora, es una elección diferente, no sabría decirte cómo va a ser. Yo lo que veo es una situación favorable, porque tenemos el mismo planteo que hacíamos en la campaña, el de fortalecer la lucha del pueblo, y los concejales son una herramienta para eso. Además, ahora se está viendo que no queda otra, si querés que te aumenten el salario, tenés que pelearla, si querés que terminen los contratos basura, también, y en eso nosotros siempre fuimos claros, no depende exclusivamente del diputado o de la compañera concejal, al triunfo de la lucha de los trabajadores tienen que aportar los trabajadores.

Temas
  • caño
  • frente
  • izquierda
  • Congreso
  • dieta