Política La UCR lo rechazaría

Déjà vu del PJ: volvió a impulsar el mismo "comité de crisis" de 2002

Lo propuso durante el gobierno de Iglesias, tras el recorte de salarios y la caída de De la Rúa. Ahora, volvió a la carga con la idea. "Aunque no haya ley, lo haremos igual", advirtió la senadora Patricia Fadel, protagonista en los dos momentos históricos.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/2
Patricia Fadel dice que el

Patricia Fadel dice que el "comité de crisis" de 2002 fue positivo.

Déjà vu del PJ: volvió a impulsar el mismo

Déjà vu del PJ: volvió a impulsar el mismo "comité de crisis" de 2002

La idea peronista de crear un "comité de crisis" para buscar soluciones a los problemas económicos no es precisamente nueva. En los comienzos turbulentos de 2002, cuando ya había caído el gobierno de Fernando de la Rúa, al justicialismo mendocino se le ocurrió lo mismo: hacer una convocatoria amplia para buscar soluciones en conjunto.

Hay una sorprendente similitud de actores entre 2002 y 2018. En aquel tiempo, la jefatura del bloque de senadores del PJ estaba en manos de Patricia Fadel. Hoy, Fadel ocupa el mismo puesto y es otra vez oposición. Casi que está protagonizando un déjà vu.

Como en ese ayer, los justicialistas, o al menos una parte del principal partido opositor, consideran que hay que convocar a los distintos sectores de la sociedad (Gobierno, Legislatura, municipios y sectores representativos, como los productores y los movimientos sociales y religiosos) para acordar medidas que "protejan a los más vulnerables" y "aseguren la gobernabilidad".

El endeudamiento en dólares del gobierno de Alfredo Cornejo (que alcanza el 44 por ciento de la deuda total) ha sido uno de los argumentos o "ganchos" del nuevo comité, propuesta que esta vez estuvo a cargo del presidente partidario Omar Félix. Entre las razones aparecen también "el aumento desmedido de tarifas", "la creciente e incontenible inflación" y "los despidos masivos". Todo ello obliga, según el PJ, a que el gobernador reconozca la crisis y que, en su condición de líder, reciba propuestas de un comité.

Pero va a ser difícil que el Gobierno acepte esta iniciativa, porque el diagnóstico, de este lado de la vereda, difiere mucho. Para los radicales, el Gobierno Nacional ha encontrado rápida salida a un simple "problema de la coyuntura": la crisis financiera. Sencillamente se ha vivido uno de los sismos periódicos que provoca el dólar cuando su valor se retrasa, opinan.

Algunos cornejistas, como el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, se han apresurado a contrastar con el peronismo y defienden el "modelo " actual, por el ordenamiento de una provincia que "estaba en quiebra" hace dos años.

Aunque resulte difícil encontrar alguna medida concreta que haya surgido del "comité de crisis" que actuó en 2002, durante la gobernación de Roberto Iglesias, Fadel sostiene que aquella propuesta "colaboró con la estabilidad de la provincia" y advierte que no renunciarán ante el "no" del oficialismo. "Aunque no haya una ley, igual lo vamos a poner en marcha", expresó.

Pero, por ahora, las derivaciones de la iniciativa han estado lejos de prever un escenario favorable para su concreción. De hecho, los primeros en rechazarla no fueron los radicales, sino los propios justicialistas de los bloques de "Podemos".

Apenas fue anunciado el proyecto, el diputado Jorge Tanús acusó a sus rivales internos de ser "cómplices" del gobernador, en lugar de "representar a la gente" y plantarse enfrente del "gobierno liberal de Macri y Cornejo".

"Complaciente y cómplice fue el bloque Podemos, que acordó el tratamiento de la ampliación de la Corte en contra de la voluntad mayoritaria del PJ", saltó rápidamente otro diputado, pero en este caso, del justicialismo orgánico: Javier Cofano.

"No es momento de internas. Nosotros tenemos que ayudar", intervino la senadora Fadel en medio del cruce. Ella es la misma de 2002, pero el contexto no: no había entonces un radicalismo tan poderoso en cuanto a bancas legislativas. 

Por el contrario, en 2002, el bloque de senadores justicialistas era el más numeroso en bancas (13) y los radicales, que estaban en el Gobierno, apenas llegaban a 10.

Había, además, nada menos que 11 senadores por el Partido Demócrata. Ahora, la representación legislativa del PD se reduce a un diputado y en el Senado no hay nadie de esa fuerza.

Fue así que aquel comité de crisis peronista logró abrirse paso e hizo ruido durante una administración radical que venía de recortar sueldos de empleados estatales (a mediados de 2001) y que sufría tormentas graves. Pero todo cambia.