Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?

El nuevo director del organismo ya está en funciones y se pudo conocer parte de lo que piensa hacer para cambiar el mal funcionamiento de una entidad fundamental. ¿Será suficiente con la llegada del experto?
Avatar del

Edu Gajardo

1/4
Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?(Pachy Reynoso/MDZ)

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos? | Pachy Reynoso/MDZ

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?(Pachy Reynoso/MDZ)

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos? | Pachy Reynoso/MDZ

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?

Defensa Civil: ¿ahora sí podrá defendernos?

Daniel Burrieza fue claro en su definición y de entrada marcó una de las grandes diferencias entre el mundo del trabajo privado y el público. Leyendo entre líneas sus declaraciones, espera que Defensa Civil salga del ritmo lento y poco efectivo que caracteriza a ciertos sectores del Estado y quiere ponerlos a trabajar para alcanzar objetivos. Ese sólo punto permite que se le crédito al nuevo director del organismo, aunque no deja de caer en algunas explicaciones diplomáticas de un discurso alejado de la población.

Desde que tengo uso de razón me enseñaron que en emergencias tales como los terremotos lo fundamental es una población preparada, porque serán ellos los que tienen que sobrevivir -quizás sin ayuda- por un período de al menos 48 horas. De ahí que fuera una de las cosas que le consulté en una breve conversación en los pasillos de la redacción de MDZ.

Después de una entrevista con MDZ Radio pude conversar con Burrieza y hacerle un par de preguntas en los pasillos de la redacción, siendo una de ellas si ¿los mendocinos están preparados para sobrevivir 48 horas sin ayuda después de una catástrofe como un terremoto?

"La gente está preparada porque de alguna forma ya tiene una instrucción, ya hay una inducción para sobrevivir. Ha habido una publicidad de cómo y qué hacer, probablemente lo que tengamos que hacer es mejorarla y tratar de comunicar mejor a la gente y de llegarle con buen ánimo para que sobreviva las primeras 48 horas antes de que llegue una acción inmediata", respondió.

La única forma de lograr que el impacto de una megacatástrofe ( no hablo de una tormenta o una tarde de viento Zonda, hablo de un terremoto como el del 85 o más fuerte) es con una población muy infomada y preparada, al nivel que inconscientemente actúe ante una situación en la que hasta lo más calmados pueden descontrolarse. De ahí la importancia del trabajo constante y bien planificado para llegar a cada uno de los vecinos de cada rincón de Mendoza.

Información para la prevención

Si pensamos que hoy los mendocinos tienen la información necesaria para enfrentar un sismo de proporciones o cualquier otra emergencia estamos en un grave error, porque son mis vecinos o los tuyos los que reclaman porque no se sienten informados y listos en caso de enfrentarla. Entonces, si el nuevo director cree que la gente está preparada, tenemos un problema.

Igualmente, y entendiendo lo difícil que puede ser, es complicado llegar a alertar a una población que no tuvo una emergencia (como un terremoto) en más de 30 años. Pero ahí está el desafío y la claridad que se espera de un líder que viene con mentalidad de los privados para poder ser realmente convincente y claro para señalar la importancia de la prevención. porque tarde o temprano, hoy, mañana, en 50 años o en 100 años, en Mendoza tienen que volver a registrarse movimientos importantes, porque son parte del territorio donde vivimos.

"Nosotros tenemos una gacetilla en una página de Defensa Civil donde entregamos recomendaciones a la gente, así que estamos en la calle, y por supuesto lo que nos esté faltando de llegada a la gente es lo que estamos tratando para efectivamente la gente sepa que hacer". Daniel Burrieza.

Uno de los argumentos que esgrimió Burrieza es que la información está disponible en la página de Defensa Civil, pero no es un lugar simple de acceder. Es un subdominio del portal del Gobierno de Mendoza y del ministerio de Seguridad al cual -si no se hace a través de una búsqueda en Google- es difícil de llegar porque no aparece destacado y se deben hacer varios clics para acceder. Eso suponiendo que la gente sabe que el organismo depende de Seguridad.

Defensa Civil es demasiado importante para ser un subdominio, especialmente si consideramos que el total de las visitas del portal del Ejecutivo de Mendoza no llega a estar cerca de la cantidad de lectores que tienen los diarios digitales de Mendoza, según los datos que entrega el sitio de estadísticas Alexa.com. O sea, no es mucha la gente que lo lee.

Esta entidad gubernamental no puede estar escondida en la maraña de Gobierno si la idea es llegar a la población, debe tener un sitio especialmente dedicado, difundido y de fácil acceso, si es que se busca que todos puedan acceder a la información.

Reconocer y no esconder lo que está mal

Entonces, es importante tener un líder experto, pero no lo es todo ni está cerca de serlo. Burrieza, parece tener claro qué está bien y qué está mal, pero también aprendió rápido lo que son los discursos oficiales en lo que no se llega a asumir que tan desastroso puede ser el Estado. Habla de algunas cosas a corregir, cuando en realidad lo que falta es un trabajo totalmente opuesto a lo que se hizo en los últimos años, no porque no haya gente capacitada o recursos técnicos (que él dice que existen), sino porque no logró llegar los habitantes de la provincia. Si la población no está preparada no hay forma de poder enfrentar bien una emergencia.

El nuevo director lo sabe, y los desliza en las entrevista que dio durante la semana, pero para que la población vuelva a tener confianza necesita que le digan la verdad y no que manifiesten que hay algunas cosas que corregir en una entidad que fue desastroza en cada oportunidad en que se le exigió en los último meses.

Detalle es que le falte algo de información, como saber que la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio de Chile se llama Onemi y no "Onami", y que fue creada en 1974 y no en 2010 después del terremoto.

Igualmente, en una semana Burrieza parece tener más claridad y definiciones que Oscar Pizarro en más de un año dentro de la gestión, pero hace falta más que el diagnóstico, hace falta decirnos realmente dónde estamos y quién podrá defendernos hoy, porque sólo así se recupera la confianza de la población en una institución que hoy no la tiene.