¿Cuántos más "Pata" Medina hay en la política empresaria y sindical?

Al descubierto, en vivo y por TV, el modus operandi de políticos que son empresarios y gremialistas y que creen que todo se compra, todo se vende.
Avatar del

Gabriel Conte

1/2
¿Cuántos más "Pata" Medina hay en la política empresaria y sindical?

¿Cuántos más "Pata" Medina hay en la política empresaria y sindical?

¿Cuántos más "Pata" Medina hay en la política empresaria y sindical?

¿Cuántos más "Pata" Medina hay en la política empresaria y sindical?

 La justicia lo cita, investigado por lavado de activos y extorsión. Se recluye en la sede de un sindicato que conduce con mano de fierro desde hace 20 años. Se hace rodear por una guardia de militantes armados con palos y bombas molotov, que cercan las inmediaciones -un barrio en donde vive gente que no tiene nada que ver con ellos- colocando una telaraña de alambres para que la policía motorizada caiga como moscas. Queman neumáticos y arrojan botellas; destruyen el entorno: demuestran que nadie podría salir indemne si se animan a acercarse al Patrón. 

Desde su búnker concede una entrevista a la televisión en donde pide "una mesa de diálogo", con un aparente convencimiento íntimo de que la acusación por delitos se puede negociar con un café de por medio. Cuando le avisan que la policía lo va a buscar y se da cuenta de que la TV está mostrando a su guardia pretoriana de cabotaje, huye entre el humo de la quemazón de gomas, dispersa a los supuestos "trabajadores constructores" para que no sean identificados y se esfuma, solo para entregarse bajo condiciones que sus abogados imponen.

Así funciona una parte importante de la política en Argentina, posiblemente la menos visible. Una política vampiro, que chupa sangre a hurtadillas, con empresas, sindicatos y ramificaciones inusitadas, pero que se escuda en un discurso "pueblista" que todavía hipnotiza a demasiada gente, mientras es usada y descartada una y otra vez. Esa política a la que cuando se le corren las cortinas para entren los rayos de luz le pasa esto. Son los aliados perfectos del status quo y la cortina de humo que ayuda a que las tropelías de sus socios se hagan sin ser detectadas a simple vista.

A la Justicia le toca la tarea de demostrar que no es parte de eso, porque si no lo ha detectado en tanto tiempo, es porque no lo quiso ver.

Además de leer esto, te invitamos a escuchar el audio de "Conte a las 6.50":