Cuadernos de la corrupción K: ¿Qué escribió el chofer sobre el mendocino que estaría implicado?

El diario La Nación sigue entregando detalles de los cuadernos de Oscar Centeno, hoy entregó detalles de lo que escribió sobre Rubén Valenti.
Avatar del

MDZ

1/2
0

0

1

1

El diario La Nación publicó este viernes un extracto de los "cuadernos de la corrupción K" en el que aparece nombrado el mendocino Francisco Rubén Valenti, sobre quien pesa una orden de detención del juez Claudio Bonadio.

Mirá lo que dice el cuaderno:

Rubén Valenti. Bolsos de dinero y vino espumante

23 de SEPTIEMBRE de 2009. Cuando Roberto Baratta se encontraba con Francisco Rubén Valenti, recibía bolsos con dinero y cajas de espumante de la bodega Lagarde, relata el chofer Oscar Centeno. Los encuentros, que se repetían con frecuencia, eran en el Hotel Feir's Park, en la calle Esmeralda del barrio de Recoleta. Centeno entraba con el Toyota Corolla al estacionamiento del hotel y Baratta se bajaba en el segundo subsuelo. El 23 de septiembre de 2009, el asesor del Ministerio Hernán Gómez acompañó el viaje de Centeno y Baratta. "Hernán Gómez fue para ver el movimiento, para una posterior entrega", escribió Centeno. Luego, Gómez sería otro de los que tendrían trato directo con Valenti. La empresa metalúrgica Impsa fue conducida por Enrique Pescarmona durante casi 50 años. En abril de este año, el grupo de acreedores encabezado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se quedó con el 65% de las acciones del grupo. Tras la reestructuración de la deuda y el cambio de propietarios, Valenti siguió en la empresa hasta abril de este año como uno de los tres miembros del nuevo directorio, en representación de la nueva conformación de accionistas. La bodega Lagarde fue obtenida por la familia Pescarmona en 1969. En todos los encuentros que registró Centeno, Valenti le regalaba cajas de vino tinto o espumantes a Baratta. En 2005, Enrique Pescarmona felicitaba al entonces presidente Kirchner por "tenerla clara" en materia económica. Antes de las elecciones de 2015, Cristina Kirchner visitó Mendoza y dio su último guiño a la empresa. Los cuestionamientos por el buen vínculo entre esta empresa y el gobierno kirchnerista fueron disparados, entre otros motivos, a partir de que Impsa recibiera la concesión de obras en Venezuela, Paraguay y Brasil. "Me va bien porque el gobierno me ha ayudado en Venezuela".