Cristina recibió al príncipe de Japón en la Rosada

La presidenta se reunió con Akishino, hijo del emperador del país asiático, en el marco del 50º aniversario del acuerdo de inmigración firmado entre ambos países.
Avatar del

NA

1/2
Cristina recibió al príncipe de Japón en la Rosada(Télam)

Cristina recibió al príncipe de Japón en la Rosada | Télam

Cristina recibió al príncipe de Japón en la Rosada(Télam)

Cristina recibió al príncipe de Japón en la Rosada | Télam

La presidenta Cristina Kirchner se reunió hoy en la Casa Rosada con el príncipe de Japón, Akishino, hijo del emperador del país asiático, como parte de una visita que realiza a Buenos Aires por el 50 aniversario del acuerdo de inmigración firmado entre ambos países.

La audiencia se realizó en el Salón Evita de la sede gubernamental y participaron también la esposa del príncipe, Kiko; el embajador de ese país, Masashi Mizukami; el asesor del príncipe, Toshihazu Itakura; y el canciller Héctor Timerman.

Antes de la reunión, Cristina Kirchner hizo una recorrida por el salón con los príncipes para mostrarles los objetos personales que pertenecieron a Eva Perón que se exhiben en el lugar.

Akishino y las princesa Kiko permanecerán tres días en Argentina y pidieron especialmente conocer el Museo de la Universidad de La Plata, donde se reunirá con autoridades y miembros de la comunidad científica de esa casa de estudios.

>

Durante su estadía, los príncipes rendirán homenaje ante el monumento del General San Martín en Retiro y mantendrán una serie de audiencias con altos funcionarios nacionales, informó la Embajada japonesa en Buenos Aires.

Se trata de la segunda visita que realiza el príncipe (segundo en la línea sucesoria al trono japonés), ya que vino al país en 1998, con motivo del Centenario del Establecimiento de las Relaciones entre ambos países.

El príncipe, hijo del emperador Akihito y la emperatriz Michiko, está casado desde 1990 con la estudiante de psicología Kawashima Kiko, la primera plebeya en casarse con un príncipe.

Por su parte, los emperadores conocieron la Argentina siendo príncipes herederos, en 1967, cuando colocaron la piedra fundamental del Jardín Japonés del barrio de Palermo, y regresaron en 1997, siendo recibidos por el entonces presidente Carlos Menem.