Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos

La efectividad de su discurso directo hacia la gente queda ahora a la suerte de las interpretaciones o de la "venta" posterior que el Gobierno haga.
Avatar del

Gabriel Conte

1/4
Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos(Télam)

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos | Télam

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos(Télam)

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos | Télam

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos(Télam)

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos | Télam

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos(Télam)

Cosas prácticas: un discurso destinado a quienes no escuchan discursos | Télam

En medio de un mensaje previsiblemente cargado de buenas intenciones ante el Congreso, con aplausos forzados en cualquier momento y ante cualquier afirmación que indique que la situación mejora, el presidente Mauricio Macri no hizo anuncios monstruosos ni épicos y se dirigió al ciudadano común, que por lo general no escucha las cadenas nacionales sino que recibe sus mensajes mediados por los medios. Planteó desafíos que hacen a la habitualidad de la vida de los argentinos.

>

La efectividad de su discurso directo hacia la gente queda ahora a la suerte de las interpretaciones o de la "venta" posterior que el Gobierno haga con sus herramientas digitales, que sabe usar con eficacia.

Macri se mostró exprofeso sensible a temas sociales que benefician a los que ya tienen trabajo y exageró la lista de "éxitos" que, aunque en la mayoría de los casos son comprobables, aparecen como poco palpables. Invitó a varias "revoluciones": la del turismo, la del trabajo del futuro, la de los trámites digitales. Cosas sensibles a la clase media que además terminarán beneficiando a todos los sectores, si se cumplen efectivamente, claro, condición siempre vigente ante este tipo de discursos.

Abrió algunas nuevas polémicas para sumarlas a la del aborto y la atención sanitaria de los extranjeros, como es la publicación del resultado del nivel educativo escuela por escuela: "Hay que perderle el miedo a la verdad", dijo, antes de subirse al tema de la educación sexual, algo que a estas alturas de la. Ida humana debería ser un hecho y no un anuncio y que ha sido frenado por el poder anacrónico de las religiones.

Verde, millennial, efectista, casi vegano, triunfalista de lo cotidiano, lejos de la grandilocuencia y la virulencia a la que recurrió por manual la política tradicional del siglo pasado, Macri sostuvo una nueva grieta: la que divide a "la gente" de los dirigentes y se puso a sí mismo como puente entre unos y otros. Así, sale inoculado en la apertura de sesiones del Congreso contra los discursos de tono puramente político o partidario que lo criticarán a partir de ahora, porque ellos lo cuestionarán en un dialecto distinto al de las nuevas "audiencias" de la política que él domina y que hoy en día tiene el peso que en otras épocas otorgaba la convicción ideológica.