Corrupción: ahora o nunca

El exministro de Justicia y Seguridad de Mendoza, Leopoldo Orquín, propone una serie de acciones para terminar con la corrupción.
Avatar del

Leopoldo Orquín

1/2
Corrupción: ahora o nunca

Corrupción: ahora o nunca

Corrupción: ahora o nunca

Corrupción: ahora o nunca

Desde hace algunos días muchos argentinos, entre los que me encuentro, tenemos la sensación de que las cosas no marchan como debieran en lo que a la lucha contra la corrupción se refiere. Después del impulso inicial, cuando vimos que en plazos judiciales relativamente razonables estaban en prisión algunos ex Secretarios de Estado como Jaime y López y algún empresario como Lázaro Báez, este impulso se habría detenido o al menos perdió velocidad. Claro está que la tragedia de Once; los bolsos con dólares tirados por la pared dentro de un convento; la filmación de personajes contando impúdicamente tremendos fajos de dinero en la llamada "Rosadita" y la declaración de algún arrepentido como Fariña impulsó el movimiento de los Fiscales y de los Jueces, aún de los más remisos. Después de un período, al menos aparente, de relativo inmovilismo procesal y después de la explosión internacional del llamado LavaJato brasileño, donde aparece una gigantesca empresa de ese país confesando haber repartido coimas, regalos o como quiera llamarse, por toda América, en lugares donde la empresa Odebrecht ha realizado y aún realiza importantes trabajos de ingeniería entre los que se encuentra nuestro país y después que en Estados Unidas esta empresa ha confesado que ha pagado en nuestro país 35 millones de dólares para la obtención de obra pública, aparece como más notorio que nuestras investigaciones judiciales son extremadamente lentas en comparación con los avances en otros países como Brasil y Estados Unidos.

La diferencia está en que pese a que tenemos herramientas procesales similares; Brasil tiene la llamada "la delación premiada" y nosotros tenemos para este tipo de delito desde diciembre del 2016 la figura del "arrepentido", en esos países los procesos han avanzado rápidamente y hay empresarios y gobernantes presos mientras que en nuestro país esto aún no ha ocurrido. Al simple efecto comparativo, en unos pocos meses en Brasil hay aproximadamente 100 empresarios y políticos presos y otros a punto de ser juzgados y en nuestro país hay solamente un puñado de ellos.

Todas la miradas se dirigen hacia un ex Ministro de la administración anterior y hoy con fueros parlamentarios, pero la realidad es que no pasa nada y la única verdad es que no solo se le está causando un gran daño al país, sino que estamos haciendo un verdadero papelón internacional, produciendo una sensación de impunidad que posiblemente dificulte la llegada de inversiones y capitales procedentes de países que no toleren estas prácticas. Por supuesto que aparecen las sospechas y críticas recíprocas entre gobierno y oposición pero los cierto es que el tema parece no solucionarse.

Para colmo de males, ahora nos enteramos de que la Procuración General de Brasil va a proporcionar alguna información (no toda) a la Procuradora General argentina que es una figura de reconocida militancia política con el gobierno anterior donde aparentemente estarían ubicados la mayoría de los sospechosos. Además la información que recibiría de Brasil estaría "condicionada" al secreto, o sea que los argentinos que hemos sido víctimas de todo esto, no vamos a poder conocer por el momento toda la verdad.

Ante la inactividad de algunos Fiscales y Jueces en este sentido creo que debemos encarar ahora mismo una rápida reforma del sistema de lucha contra la corrupción aprovechando los aciertos pero también los errores e inconvenientes del sistema brasilero y de Estados Unidos. Es una vergüenza que tengamos que estar pendientes de las investigaciones que se hacen en otros países, que no siempre la comparten totalmente y que cuando lo hacen no siempre son aprovechadas por nuestro Poder Judicial. Recordemos que en años anteriores, y cuando se veía venir esta situación, empresas como Skanska y Siemens confesaron en Estado Unidos su participación en hechos de corrupción en Argentina a través de Bancos Americanos y aquí no pasó nada ni nadie fue preso.

En mi opinión y aprovechando el año electoral cuando se supone que nadie va a quedar del lado de los corruptos, o al menos esto es lo que debería ocurrir, es imprescindible introducir algunas urgentes modificaciones en nuestra legislación que permita que pese a todos los inconveniente enunciados la lucha contra la corrupción triunfe.

Con tal propósito propongo:

a) Modificar el Código Penal mejorando la figura del "arrepentido" permitiendo que dentro de importantes requisitos, la oferta pueda llegar a la "no aplicación de la pena" al arrepentido que informe sobre datos importantísimos que hay que describir con precisión. Recordemos que ahora solo se puede prometer al arrepentido la reducción de un porcentaje de la Pena.

b) Establecer que en los procesos por corrupción la prisión preventiva no es excarcelable. Esto es importante porque hace pocos días en Brasil un Tribunal Superior garantista ha ordenado la excarcelación de algunos procesados que, al recuperar su libertad, han dejado de colaborar.

c) Modificación de las normas procesales estableciendo plazos máximos de duración de los procesos, de modo tal que los Magistrados que no cumplan puedan ser removidos acusados de mal desempeño en su función (recordemos que aún se están juzgando a ex funcionarios del gobierno de Menen). En este sentido y a fin de evitar las maniobras dilatorias de las defensas se deberá establecer que todos los recursos o apelaciones deberán resolverse después que el proceso haya sido elevado a Juicio Oral.

d) Sanción de la Ley de desapoderamiento de los bienes de los condenados por corrupción para lograr recuperar para el Estado lo obtenido en forma ilícita.

e) Sancionar la imprescriptibilidad de este tipo de delitos para que el transcurso del tiempo no impida su persecución.

f) Creación de una Comisión de Notables, con competencia en todo el país que reciba denuncias, aún anónimas, de este tipo de delitos y que pueda participar como querellante ante los Tribunales Federales o Provinciales.

g) Solicitar la colaboración, tal como lo ha hecho Guatemala, para que una Comisión Investigadora de Notables de prestigio internacional, pueda aportar pruebas a los Fiscales y Jueces como simples colaboradores o "AMIGOS DEL TRIBUNAL". Recuerdo que gracias a este sistema hay dos ex Presidentes y un ex Vicepresidente presos. El Tribunal Superior de Guatemala declaró constitucional esta medida. Dijo que no afectaba el principio de separación de poderes ni intromisión en la tarea de los Fiscales, pero es evidente que la fuerza moral tanto de esta Comisión como la de la propuesta en el punto anterior van a repercutir en la tarea de los Fiscales y los va ayudar a resistir las presiones o amenazas que hoy puedan estar recibiendo por parte de los corruptos.

Espero que estas propuestas tengan la misma recepción que tuvo en el orden nacional una propuesta de mi autoría anterior publicada en este mismo diario sobre la violencia en los espectáculos deportivos ya que he leído con satisfacción que la Ministro de Seguridad nacional ha adoptado un sistema similar ejerciendo el derecho de admisión y prohibiendo la entrada de los primeros violentos a los partidos de futbol entre los que se encuentra cinco mendocinos.

Leopoldo Orquín

Exministro de Justicia y Seguridad de Mendoza