Política El gobernador recorrió la obra con Garavano

Cornejo vinculó la nueva cárcel federal con el escándalo de coimas

El dueño de Isolux está prófugo tras la orden de detención de Bonadio. Se trata de la empresa que comenzó a construir el penal durante la gestión de Pérez y Cristina.
Avatar del

Mariano Bustos

1/8
1(Alf Ponce / MDZ)

1 | Alf Ponce / MDZ

1(Alf Ponce / MDZ)

1 | Alf Ponce / MDZ

2(Alf Ponce / MDZ)

2 | Alf Ponce / MDZ

2(Alf Ponce / MDZ)

2 | Alf Ponce / MDZ

2

2

2

2

2(Alf Ponce / MDZ)

2 | Alf Ponce / MDZ

0(Alf Ponce / MDZ)

0 | Alf Ponce / MDZ

El gobernador Alfredo Cornejo aprovechó la visita del ministro de Justicia, Germán Garavano, para hablar sobre el importante operativo judicial que ha dejado tras las rejas a empresarios y exfuncionarios. "Esta cárcel es parte de la herencia que nos dejaron. Estuvo tres años paralizada y con un avance del 27%, cuando habían certificado un avance del 70%. Hoy se pidió la detención del responsable de la empresa que tenía a cargo la construcción", manifestó respecto al Ceo de Isolux, Juan Carlos Goycochea.

"No hace falta ser experto para darse cuenta de que no estaba en el 70% la obra", aseveró respecto a los compromisos que había asumido la empresa española a la que finalmente le rescindieron el contrato. "Se volvió a licitar y empresas mendocinas están terminando el penal con un nivel de altísima calidad a la altura de los sistemas penitenciarios del primer mundo", remarcó Cornejo.

En cuanto al resto de las detenciones que tuvieron lugar en base a los cuadernos que vinculaban dinero de la corrupción con empresarios y exfuncionarios, afirmó que "es una Argentina que quiere salir de la pobreza generada por mala administración y mucha corrupción".

"Esta cárcel la tenía que construir una empresa que no cumplía y un gobierno que no hacía los pagos. Si la justicia no sanciona, siempre pierden los contribuyentes. Porque si el penal se hacía en tiempo y forma, costaba menos recursos de los que está costando", subrayó el jefe del Ejecutivo.

Acompañado por Garavano, el mandatario lamentó que las detenciones no hayan tenido lugar antes y aseguró que "la justicia que llega tarde no es justicia". "Son causas viejas que no se atendieron en tiempo y forma cuando debía ocurrir, sino dos años y medio después del cambio de gestión. Me hubiese gustado que fuese en tiempo y forma", concluyó.

Nueva cárcel para estrenar

Además de hacer referencia al pedido de detención de los empresarios vinculados a hechos de corrupción, el gobernador aprovechó la ocasión para destacar el trabajo de las constructoras mendocinas que tomaron la posta cuando se cayó el contrato con Isolux.

"Este proyecto estuvo parado durante varios años y ahora estamos haciendo la entrega parcial y en 15 días vamos a ampliar dos pabellones más", manifestó Cornejo.

En la recorrida estuvo acompañado por representantes de Ceosa y Oha, las compañías que se hicieron cargo de la construcción."Estamos por trasladar a 46 internos de Almafuerte y en 15 días otras 100 personas llegarán a este lugar", dijo el gobernador. Además, en un pabellón contiguo para mujeres antes de fin de año se alojarán 60 internas que hoy están en el penal del Borbollón, pero condenadas por delitos federales.

"Hay mucha gente que habla con el latiguillo de los Derechos Humanos, pero que durante años de gestión no construyeron un metro cuadrado de cárcel. Gente que hoy se apalanca en ONG para estar metiendo miedo", lamentó.

La provincia de Mendoza se hizo cargo de la culminación de las obras de la cárcel federal a cambio de que se utilice para alojar a los presos federales que hoy están alojados en penales provinciales. La idea es poder descomprimir la población carcelaria de esos complejos.