Política U$S 100 millones

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas

El gobernador recorrió la instalaciones del millonario emprendimiento que la empresa Simplot está realizando en Mendoza. Cómo impactará en la región esta planta de producción de papas prefritas.
Avatar del

Mariano Bustos

1/7
Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo pedía inversiones y lo salvaron las papas | Alf Ponce / MDZ

Diversificar la matriz productiva de la provincia de Mendoza es uno de los principales objetivos del gobierno de Alfredo Cornejo. Pero si bien la apuesta es por las energías renovables, la minería y el petróleo no convencional, la buena noticia llegó por el lado menos esperado. Este miércoles recorrió las instalaciones de la moderna planta de papas prefritas congeladas que la empresa Simplot está construyendo en Luján.

En total, se estima que la inversión alcanzará los 100 millones de dólares y no solo creará fuentes de trabajo, sino que también beneficiará a productores de papa del Valle de Uco. La fábrica contará con tecnología de punta y desde el gobierno destacaron que el bono fiscal lanzado el año pasado fue un factor que incidió en la decisión de Simplot de instalarse en Mendoza.

La compañía está compuesta por capitales norteamericanos y argentinos, contando entre los socios locales al primo del presidente Mauricio Macri, Fabio Calcaterra. 

Simplot ya cuenta con cientos de hectáreas en el departamento de San Carlos, pero  además de la construcción de la planta de procesamiento, está previsto que adquieran más fincas y hagan convenios para comprar papa a productores locales. En total, cuando produzcan las papas prefritas que serán exportadas vía Chile, necesitarán alrededor de 180 mil toneladas de papa por año para alcanzar sus objetivos.

"Esta planta va a generar impacto muy grande en la actividad agroindustrial de la provincia. Esas 180 mil toneladas son el equivalente a 6.500 camiones de papa por año", manifestó el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner.

El funcionario remarcó que "esto va a hacer que el valor agregado quede en Mendoza" y subrayó que cuando empiece la producción, "más del 50% de las papas congeladas de la región van a salir de aquí". De esta manera, la papa se posicionaría como el tercer sector de agroexportación después del vino y el jugo de uva.

Cerca de 90 personas trabajan en la construcción de la planta de producción.

Por último, destacó que el Gobierno provincial pudo ayudar a concretar esta importante inversión mediante los beneficios que recibirá Simplot por acceder al bono fiscal lanzado en 2017. "Acompañamos con el bono fiscal de 60 millones de pesos. Es la semillita que pusimos nosotros para concretar este proyecto", manifestó.

Mientras tanto el representante de Simplot en Mendoza, Federico Orlando, aseguró que eligieron radicarse en Mendoza debido a la calidad de la materia prima. "Aquí hay varias variedades de papa de primer nivel mundial. La idea es que la fábrica estuviera cerca de la producción", explicó durante la recorrida realizada en las instalaciones de la empresa sobre la Ruta 7, a un kilómetro del penal de Almafuerte.

Orlando adelantó que esperan terminar las tareas de construcción a fin de año para empezar a producir a principios del 2019. "Con nuestras fincas no vamos a producir más del 30% de lo que necesita línea. Por eso queremos tener una relación de largo plazo con los productores, que van a ser un poco nuestros socios y acompañantes del proyecto", concluyó.