Política Por un rato, hubo paz

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"

El gobernador estuvo sentado junto al ministro de la Corte Omar Palermo, a quien había criticado por pedir seis meses de licencia. Fue en la puesta en marcha del Fuero Penal Colegiado.
Avatar del

Mariano Bustos

1/5
Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"(Gobierno de Mendoza)

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo" | Gobierno de Mendoza

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"(Gobierno de Mendoza)

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo" | Gobierno de Mendoza

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo" | Alf Ponce / MDZ

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"(Alf Ponce / MDZ)

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo" | Alf Ponce / MDZ

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo"(Gobierno de Mendoza)

Cornejo habló de Justicia junto a un juez "enemigo" | Gobierno de Mendoza

Luego de una semana de confrontación directa entre el Ejecutivo provincial y el juez Omar Palermo, este martes el destino sentó al magistrado junto al gobernador Alfredo Cornejo. Al juez supremo se lo ha criticado desde el oficialismo por pedir seis meses de licencia sin goce de haberes para realizar un posgrado en Alemania, pero hoy flameó una bandera blanca y no hubo comentarios respecto al tema.

En su discurso, el gobernador pidió compromiso de las autoridades del Poder Judicial para implementar los cambios que han impulsado para agilizar la Justicia apostando a la oralidad de los procesos. Esto implica un cambio de paradigma en el funcionamiento de este poder, para lo cual el mandatario destacó el rol de los actores que lo integran. Siempre poniendo en valor el trabajo del hombre que él mismo nombró para sentarse en la Corte: José Valerio.

Más allá de eso, no hizo alusión a las licencias de los magistrados ni a la falta de fijación de audiencias en el turno tarde, temas que han sido abordados en más de una oportunidad por el jefe del Ejecutivo.

Por su parte, Palermo tampoco quiso echar leña al fuego y no hizo declaraciones a la prensa. Al ser abordado por los periodistas presentes se excusó de hablar sobre su licencia.

Incluso, el juez no tenía intenciones de sentarse en el estrado junto al gobernador. En un principio no estaba previsto que ocurriera y solo habían sillas en el escenario para José Valerio y el gobernador. Sin embargo, se agregaron dos asientos más y se invitó en medio del acto a que fueran ocupados por los otros dos jueces de la Sala Penal de la Suprema Corte: Mario Adaro y el propio Palermo.

A Palermo le tocó sentarse junto al gobernador quien pese a no hacer referencia al tema licencia, en todo momento evitó desviar la mirada hacia su izquierda y dedicó todos sus elogios a Valerio, sentado a su derecha.

Valerio tampoco quiso referirse al posgrado que su compañero de sala realizará en la Fundación Alexander von Humboldt. "El tema que esté discutiéndose en otro lado, se discutirá en otro lado", subrayó.

"Es una discusión que está fuera del ámbito nuestro. Yo estoy trabajando a full y me ha acompañado el doctor Palermo, para en común lograr la implementación de este sistema", concluyó.

Nuevas salas de audiencia

Más allá de las tensiones que existen con el juez Omar Palermo, el dato del día tuvo que ver con el inicio de actividades del Fuero Penal Colegiado. El mismo fue creado a través de la ley 9040, una de las tantas que se sancionaron el año pasado con el objetivo de agilizar el servicio de justicia.

En concreto, prioriza la oralidad de los procesos y reformula el rol del juez. Con la aplicación de esta norma el magistrado tendrá una participación activa en las audiencias y no se basará solo en expedientes para emitir su fallo. Para ello, se crearon nuevas salas de audiencia que quedaron formalmente inauguradas.

Pero además de ello, conlleva un cambio estructural e implica la creación de nuevos Juzgados Penales Colegiados y Tribunales Penales Colegiados.

La neuva ley transforma a los juzgados y tribunales en cuerpos "plurales". Las actuales Cámaras del Crimen se transformarán en Tribunales Penales Colegiados, y los Juzgados de Garantías, Correccionales, de Flagrancia y de Ejecución Penal, en Juzgados Penales Colegiados. 

Los juzgados colegiados serán integrados por nueve jueces, lo cual garantizará que siempre haya uno disponible para resolver las causas que caigan en ese juzgado. 

 En ese sentido, la ausencia de un juez no implicará la suspensión de la audiencia, pues la recientemente creada Oficina de Gestión Administrativa Penal será la encargada de proponer a otro magistrado para su reemplazo. 

Mientras tanto, otro cambio sustancial tiene lugar en lo que respecta al funcionamiento de las ocho Cámaras del Crimen. En su lugar, se conformarán dos Tribunales Penales Colegiados con doce magistrados cada una. Lo novedoso es que las causas serán resueltas por un solo juez y no por tres magistrados, como ocurría hasta ahora en cada Cámara. Solo en excepciones o casos de complejidad podrá solicitarse que se expidan tres magistrados.

Con todos estos cambios el juez José Valerio aseguró que pretenden  darle celeridad a los procesos.