Cornejo es el que más jueces nombró y quiere apurar más jubilaciones

A poco menos de un año de dejar el poder, ya igualó el número de magistrados que se jubilaron en los mandatos de Celso Jaque y Francisco Pérez. Evalúan proyecto de ley para desalentar que los jueces se jubilen a edad avanzada.

Mariano Bustos

Cornejo es el que más jueces nombró y quiere apurar más jubilaciones

Cornejo es el que más jueces nombró y quiere apurar más jubilaciones

El gobierno de Alfredo Cornejo será el que más jubilaciones de jueces aceptó en la última década. Así lo confirmaron desde el Ejecutivo provincial luego de que en el mes de enero, a poco menos de un año de que concluya su mandato, ya se superó el número de magistrados que se habían jubilado en los gobiernos de Francisco Pérez y Celso Jaque. Pero van por más:  el gobierno analiza un proyecto de ley para evitar que los magistrados dilaten su jubilación congelándoles la antigüedad a los 60 años. 

Durante el gobierno de Celso Jaque se jubilaron 55 jueces, mientras que en la gestión de Pérez fueron 54 las jubilaciones. Según datos oficiales, al día de hoy el actual gobernador ha aceptado la renuncia de 58 magistrados y todavía le resta un año de mandato. En el Ejecutivo atribuye a distintos factores ese fenómeno, como las nuevas leyes procesales que implican cambios en el rol de los magistrados.

El actual gobernador no solo ha postulado personas de su confianza como magistrados de la Suprema Corte y la procuración. Cornejo ha sido el gobernador que más jueces ha ternado en la última década y el número sigue creciendo. En el máximo tribunal postuló a José Valerio luego del deceso de Herman Salvini y a Dalmiro Garay tras la jubilación de Alejandro Pérez Hualde. En la procuración le tomó juramento a Alejandro Gullé como procurador general tras la jubilación de un histórico: Rodolfo González.

Nanclares anticipó que pedirá a Cornejo un refuerzo de personal para los juzgados de paz.
El presidente de la Corte, Jorge Nanclares junto a Cornejo y José Valerio.

Pero además de esos tres casos, Cornejo propuso otros 55 nombres de jueces que fueron aprobados por la Cámara de Senadores. El número ya iguala los nombramientos de los dos gobiernos que lo sucedieron y todo parece indicar que este año crecería considerablemente. No solo porque muchos magistrados se encuentran en edad de jubilarse, sino porque los cambios procesales que impulsó esta gestión significan un cambio en la forma de trabajo que no todos los jueces están dispuestos a aceptar.

"Creemos que el primer motivo de renuncias son las profundas reformas a los códigos que requieren que el juez tenga un rol activo en los procesos orales. Hay magistrados que llevan muchos años acostumbrados a otro sistema y no se sienten cómodos con estos cambios por lo que deciden jubilarse", expresó el subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino.

Por otro lado, D'Agostino dijo que otro factor que puede haber incidido en el aumento de jubilaciones son los rumores que existen a nivel nacional sobre cambios en la ley previsional de los magistrados.

Por ley, los jueces pueden acceder al beneficio jubilatorio a los 60 años con 30 años de servicio y 20 años de aporte. Así lo establece la ley 24.018 en su artículo 3, que determina que cobrarán el 82% móvil tomando como referencia su último sueldo. Más allá de que a nivel nacional el ministro de Justicia Germán Garavano negó que estén evaluando cambios en ese artículo, los rumores existen y se centran en elevar la edad de jubilación a 65 años con un 72% móvil.

La provincia también piensa cambios

Históricamente, muchos magistrados eligen seguir trabajando hasta edad avanzada o directamente nunca se jubilan. Entre otros motivos, lo hacen para sumar años de antigüedad y poder jubilarse con un sueldo elevado que servirá como base para determinar el 82% móvil que les corresponderá cuando accedan al beneficio jubilatorio.

Para evitar que eso suceda, en el gobierno provincial están dándole forma a un proyecto de ley que intenta desincentivar que los magistrados se eternicen en sus funciones. En concreto, la idea se centra en dejar de computar el ítem de antigüedad una vez que el trabajador alcanza la edad jubilatoria.

Hoy en día, cada año de antigüedad significa un aumento del 2,6% en el sueldo  básico de los jueces. Por eso, muchos eligen trabajar la mayor cantidad de años posibles y jubilarse con un salario elevado. 

Para que eso no ocurra, el gobierno tendría en mente un proyecto de ley que determinaría que a partir de que los jueces cumplen los 60 años de edad, dejan de computar el incremento anual del 2,5% de antigüedad.
 

Temas
  • Reformas judiciales
  • jueces
  • justicia
  • Corte
  • Poder Ejecutivo
  • Ejecutivo provincial
  • Poder Judicial
  • Ejecutivo
  • Suprema Corte
  • Estado nacional
  • Constitución provincial
  • reforma tributaria
  • El estado de la Justicia
  • Asociación de Magistrados
  • Cámara de Senadores
  • Tensión entre poderes
  • Entre ellos un mendocino