Cornejo busca atenuar el impacto de los fuertes aumentos tarifarios

Primero elevó el Fondo Compensador del Transporte Público en más de 3.000 millones de pesos y ahora invertirá 600 millones de pesos más para sostener la tarifa social eléctrica y el plan estímulo por ahorro de energía. El gasto, generado por la eliminación de subsidios nacionales, apenas acota las subas que se están aplicando. Cómo impactará el primer aumento de la luz de este año en cada hogar y la preocupación en las cooperativas eléctricas por la morosidad de los usuarios.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Cornejo busca atenuar el impacto de los fuertes aumentos tarifarios

El gobierno de Alfredo Cornejo tiene por estos días el desafío de atajar aumentos y al menos atenuar su impacto en el bolsillo de la gente, tras la eliminación de subsidios nacionales que se produjo a fines del año pasado.

El impacto mayor para las arcas públicas provinciales lo generó el transporte. El Fondo Compensador de la provincia se tuvo que elevar de 736 millones de pesos el año pasado a más de 4.000 millones para 2019, debido a la quita de aportes nacionales.

Más del 440 por ciento subió. Así y todo, el boleto mínimo se fue a 18 pesos porque la Provincia aplicó una suba del 63 por ciento y eso, junto a las complicaciones en la implementación del Mendotran, generó una tormenta perfecta en el inicio del año para el Poder Ejecutivo en el comienzo del año.

Ahora le toca atenuar el aumento de la energía eléctrica, que tendrá a partir de febrero una suba promedio del 26 por ciento. El EPRE indicó que la Provincia afrontará los costos de la eliminación a nivel nacional de la tarifa social y el plan estímulo por ahorro de energía. Hacerlo costará otros 600 millones de pesos.

El aumento de la factura eléctrica tiene sus particularidades. Lo que ha subido es el denominado "costo abastecimiento" y otros aspectos vinculados (potencia, transporte y canon de ampliación de sistema de transporte) que son manejados a nivel nacional. Tiene que ver con los costos de producción y transporte de la energía en el mercado mayorista.

El Gobierno provincial y las distribuidoras eléctricas locales (Edemsa y las cooperativas), aplican esta suba, pero no se quedan con la plata, que va directo a Cammesa. Eso sí, al Gobierno provincial le toca atender a los heridos.

El año va a ser duro, porque estos valores subirán dos veces más (en mayo y agosto) en el orden del 5 y el 7 por ciento. A la par, las distribuidoras locales seguramente van a solicitar "ajustes por inflación" en el denominado Valor Agregado de Distribución (VAD), que es otro elemento de la factura y que es el origen de sus ganancias. Cornejo congeló el VAD en la última revisión quinquenal, pero quedó abierto para las distribuidoras el otro mecanismo de indexación.

Oficialmente se ofreció ayer desde el EPRE una tabla con el impacto concreto de la primera suba de la energía eléctrica en los usuarios residenciales mendocinos, derivada del mayor "costo abastecimiento", que se pagará por los consumos de febrero.

Los aumentos más bajos serán los que pagarán los usuarios que consumen hasta 300 KWh por bimestre. Son 193.000 familias que pagarán 230 pesos más por bimestre. La suba será para ellos del 30 por ciento.

Pero en el rango siguiente (entre 300 y 599 KWh por bimestre), el incremento trepará a los 536 pesos por bimestre. El aumento será en este caso de 31 por ciento y afectará a 197.000 familias.

Por último, por consumos mayores a los 600 KWh (131.000 usuarios), la suba será del 24 por ciento y el impacto concreto, 2.533 pesos más en el bimestre.

Esta es la realidad ante la cual los mendocinos sólo pueden acudir al ahorro energético o ponerse en la cola para recibir la tarifa social, si cumplen con los requisitos exigidos.

La situación ha colocado en alerta a las cooperativas eléctricas que prestan el servicio en las zonas rurales, las cuales han puesto el grito en cielo ante el nuevo aumento.

En este sector, que atiende a unos 100 mil usuarios, dividen el diagnóstico en dos partes. Por un lado, están conformes con la "previsibilidad" que ha dado el Gobierno provincial con los incrementos del VAD y con otras medidas, como el Fondo Compensador y el sistema que está por poner en marcha para estabilizar la tarifa del riego agrícola.

Pero respecto del Gobierno Nacional, hay críticas y advertencias. "Este aumento es un pasamanos en el que la cooperativa pasa la plata a Cammesa y no le queda nada. Y las cooperativas están financiando a la gente que no puede pagar", advirtió José Álvarez, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE).

"Nosotros le dijimos al Gobierno Nacional que no tenemos problemas económicos las cooperativas, pero estamos viendo una morosidad en la gente por los aumentos que hemos querido advertir", agregó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?