Política El Senado es quien elige a los jueces

Condenados, inhabilitados y procesados como candidatos

Lo que deja la conformación de listas: un desprecio hacia las normas y la potencialidad de esconderse en los fueros ante la persecución judicial.
Avatar del

Gabriel Conte

1/2
Condenados, inhabilitados y procesados como candidatos

Condenados, inhabilitados y procesados como candidatos

Condenados, inhabilitados y procesados como candidatos

Condenados, inhabilitados y procesados como candidatos

Opiná sobre esta columna llevándotela a tu red social


"La gente ante todo quiere que le solucionen sus problemas. Yo creo que hay que acabar con la corrupción que es algo que daña a la sociedad. Y creo que hay que hacer muchas cosas aunque a la gente no le interese demasiado. Pero, ¿qué ocurre con un ciudadano que va a las urnas, está desocupado, vive de un subsidio lamentable y está preocupado porque no sabe a qué escuela va a ir su hijo, como ocurre habitualmente en la provincia de Buenos Aires. Es probable que ese ciudadano que tiene esos problemas, y que ha llegado tal vez salvándose la vida en esos barrios tremendamente inseguros, llegue a la urna y diga que todo eso no le importa y que lo que quiere es que metan preso a un ministro? No. La verdad es que la gente tiene problemas reales. Cada persona tiene muchos sueños e insomnios. Pierde el sueño por ciertos problemas que le afectan". 

Está a punto de someterse a prueba, una vez más, el tristísimo análisis que Jaime Durán Barba hizo en MDZ Radio sobre cómo los argentinos valoramos valoramos a la hora de votar que el candidato sea un ladrón o no. También ese concepto clave: a qué le adjudica cada argentino su falta de realización y desarrollo si no a la máquina de impedir que representa que se mal usen, malgasten o roben los recursos que le podrían haber permitido salir del hambre, la miseria o el estancamiento.

También se somete a examen nuestra capacidad como sociedad de seguir creyendo en cuestiones mágicas y dones providenciales de la dirigencia, cuando históricamente se ha creído en las "promos" que vende la política, como lo hacemos con lo que se nos miente al querer vendernos un mejor champú o una hamburguesa más grande.

La lista de aspirantes al Congreso incluye a un sinnúmero de personas sobre cuya honestidad la justicia aun no se ha expedido. Pero es distinto el caso de dos aspirantes al Senado que han sido presidentes: Cristina Kirchner está imputada y procesada por asociación ilícita, negociaciones incompatibles y lavado de dinero. Pero Carlos Saúl Menem fue condenado a siete años de prisión y 14 de inhabilitación para ejercer cargos públicos, hallado responsable de traficar ilegalmente armas durante el ejercicio de su mandato. El Senado no concedió su desafuero y busca repetir en la banca, aun a pesar de su avanzada edad y evidente incapacidad de acción. Menem será electo, al igual que Cristina Kirchner si sale primero o segundo su espacio político, Unidad Ciudadana, en la provincia de Buenos Aires.

(No está de más recordar, bajo estas circunstancias, que la ley está para ser cumplida. La vigencia de las normas hace que podamos hacer previsibles nuestras vidas y la posibilidad de que el político de turno las altere de acuerdo a su necesidad, nos somete como pueblo. ¿Por qué permitir que se burlen de ellas con atajos y chicanas tan fácilmente?).

Un aspirante a la presidencia de Chile que admira a la expresidenta, Marco Enríquez-Ominami,  fue contundente en diálogo con MDZ Radio hace algunos días al referirse al mismo tema que nos preocupa, aplicable al análisis sobre la calidad de los que integrarán el Congreso. Dijo que "el factor corrupción" en Latinoamérica "importa pero de ninguna manera es relevante: fíjese que Menem fue reelecto, Sebastián Piñera va arriba en las encuestas, hay coimas en la Argentina... no sé si es un factor relevante. Lo relevante es ver quién está más preparado para conducir hacia más justicia". 

Un dato que no es menor: de ese Senado surgen quienes integran la justicia que después no solo debe decidir sobre la inocencia o culpabilidad de los políticos que gobiernan, sino sobre cada acto criminal, asesinatos, narcotráfico o muertes sospechosas de fiscales que investigan al poder.

¿El cambio pasa por nombres y partidos? ¿O debe ser a fondo sobre la cultura civica de cada uno de nosotros?

.....

Un repaso tuitero del cierre de listas en todo el país: