Calcaterra dijo que pagó coimas para que aflojara la presión del kirchnerismo

El empresario confirmó que habló con su primo, el presidente, antes de presentarse en Comodoro Py.
Avatar del

MDZ Política

1/2
1

1

0

0

El empresario y ahora imputado arrepentido de la causa de los "cuadernos de la corrupción K", Angelo Calcaterra, aseguró en una entrevista con el diario La Nación que decidieron pagar coimas para que el gobierno kirchnerista "aflojara con la presión".

En la conversación con José de Río, el primo de Mauricio Macri, dijo que "cuando se llevaron a Javier [Sánchez Caballero] el miércoles, nosotros, la verdad, no teníamos la menor idea de esto que estaba pasando; no sabíamos de qué se trataba". 

Por eso, se reunió con sus abogados el viernes y les dijo que él era el responsable de los pagos. "Javier no salía y yo dije: 'No, muchachos, yo soy responsable de esto, me quiero presentar, hacerme cargo de la situación y que Javier salga de donde está'. Estuvimos con los abogados trabajando en cómo iba a ser hasta la una o las dos de la mañana del viernes. Entonces decidí que sí o sí el lunes me iba a presentar". 

Calcaterra confirmó que habló con su primo, el presidente Macri, y con toda su familia. "Mi familia me dio todo el apoyo para que hiciera lo que hice. Y Mauricio, cuando le expliqué, me dijo: 'Pero vos no estás en la causa'. No sabía mucho lo que estaba pasando y le dije: 'Es una decisión que tengo tomada; lo voy a hacer, el lunes voy'".

El empresario justició el pago de coimas, señalando que "tuvimos dos períodos, 2013 y 2015, fueron dos campañas y no teníamos un vínculo fluido con el Gobierno porque evidentemente estábamos en la otra vereda política y no era fácil para nosotros trabajar. En 2013, empezaron a pedirnos aportes para la campaña y ahí obviamente que la situación de la empresa no era fácil, estaba financieramente muy mal, estaba endeudado en $2000 millones, no aguantábamos más. Incluso teníamos obras afuera, trabajamos en varios países de América Latina, como Chile, Colombia, República Dominicana, Paraguay, Uruguay. Me acuerdo de que justo emprendimos una concesión en Santo Domingo con la cual ingresó una plata bastante importante y tomé un poco de oxígeno, pero siempre estábamos al borde de caer. Teníamos entre 3000 y 5000 personas trabajando y la verdad que es una presión muy grande".

Mirá el resto de la entrevista en La Nación