Política El Defensor del Policía

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

El Gobierno provincial toma distancia de la polémica que se generó en torno a la actuación del agente bonaerense y arriesga que eso en Mendoza hoy no pasa. Brinda además un servicio jurídico distintivo a efectivos en problemas: dice que hasta 20 abogados pueden asistirlos en casos conflictivos.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/4
Luis Chocobar, el efectivo que fue acusado de excederse en el uso de la legítima defensa.

Luis Chocobar, el efectivo que fue acusado de excederse en el uso de la legítima defensa.

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

Así evita Cornejo un "garrón" como el de Chocobar

"Me comí un garrón", dicen los policías cuando les ocurre algo parecido a lo que le pasó al agente bonaerense Luis Chocobar. Eso significa que se enfrentaron a tiros con un delincuente y (muerto o herido él) terminaron imputados por la Justicia, por exceso de la legítima defensa.

El "garrón" puede implicar la imputación, el pase a "pasiva" y la pérdida de la mitad del sueldo del uniformado implicado, mientras dura el proceso.  Pero no se ve eso últimamente en Mendoza. A pesar de que las crónicas policiales de la era Cornejo dan cuenta de algunos episodios en los que efectivos mataron delincuentes.

Entre ellas aparece el caso de un motochorro de 16 años que murió de 6 balazos que le disparó un policía en el barrio 8 de Abril de Las Heras a fines de octubre de 2016. Así repelió el efectivo un robo del que había sido víctima. La fiscal Claudia Ríos archivó la causa meses después, al considerar que el efectivo había actuado así porque consideraba que su vida corría riesgo: el atacante también estaba armado.

Este hecho fue posterior al que el propio Cornejo hizo famoso en Twitter, cuando felicitó a un policía que había abatido a un delincuente en Las Heras. Y poco después del tuit se produjo la sanción de la ley que el Gobierno mandó a la Legislatura para evitar los "garrones" policiales: la creación del Defensor del Policía, que se aprobó en marzo de 2016 

Tomando distancia

Si damos otro salto hasta la actualidad, encontramos a un gobierno que toma distancia prudencial del caso Chocobar. "No hay nada asimilable en lo que la va de nuestra gestión", se atajaban ayer en el Ministerio de Seguridad, ante la consulta periodística.

Sea cierta o no, la diferenciación con el último gobierno justicialista anota otra vez un punto para los que están en el poder hoy. No era Cornejo gobernador, por ejemplo, cuando un policía ejecutó a un joven en el barrio Palumbo de Godoy Cruz, en un operativo por ruidos molestos, y terminó con prisión perpetua por ello. Tampoco había llegado a la gobernación cuando el hincha de Independiente Rivadavia Lucas Carrasco murió en medio de un operativo policial, por culpa de una cápsula de gas lacrimógeno.

En el Ministerio de Seguridad dicen que los policías mendocinos están recibiendo "buena formación" y que "se cumplen los protocolos" ante enfrentamientos con delincuentes. 

También aclara el Gobierno que Mendoza tiene una especie de antídoto para evitar castigos injustos: el Defensor del Policía.

Desde marzo de 2016, la ley 8844 le da a los efectivos mendocinos el derecho de ser asistidos o defendidos "por un abogado provisto por el Estado provincial, en aquellas causas judiciales de materia criminal, correccional o de faltas, que deriven de actos de servicio, llevados a cabo en cumplimiento de los deberes y que se encuadren en las causales previstas por el artículo 34 del Código Penal".

Federico Riveros, director de Asesoría Letrada del Ministerio de Seguridad, aclara que este mecanismo se activa exclusivamente ante "hechos de legítima defensa" y que en ningún caso hay asistencia si el efectivo ha cometido un exceso en el uso de ese derecho. Tampoco se defiende al policía, promete el funcionario, ante otros tipos de demandas, como puede ser un reclamo por violencia familiar o si hay un informe negativo de la Inspección General de Seguridad.

Eso sí, a la vez, Riveros asegura que se trata de una asistencia muy efectiva, que el policía recibe en forma inmediata, en cualquier momento del día o el año. O sea, apenas se produce un enfrentamiento entre policías y civiles.

"Voy en persona al lugar", afirma el director de Asesoría Letrada. Pero no es el único que lo hace: hay cinco abogados más en el ministerio comprometidos directamente con la defensa de los policías. Y si hay mucha "demanda", los 20 letrados que trabajan para el Ministerio de Seguridad pueden abocarse a la tarea.

"Nosotros llegamos al lugar del hecho junto con el auxiliar del fiscal, no existe un servicio jurídico así en el resto del país", exalta Riveros.

La misión de los asesores legales del Ministerio de Seguridad es que el policía que hiere o mata a un delincuente en ejercicio del deber no enfrente mucho más que una declaración testimonial en la Justicia. También previene la eventual desidia o mirada distante de la Justicia. "Actuamos como catalizadores del proceso y evitamos imputaciones", explica Riveros.

Una polémica que aterriza en Mendoza

Macri fue varios pasos más allá que el Twitter de Cornejo, al darle la semana pasada el respaldo a Chocobar en persona, junto a su ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Y sigue la cruzada: la funcionaria anunció que impulsará cambios en el Código Penal a favor de los policías que actúen de esa manera.

Hay un dato a tener en cuenta en ese sentido. La comisión de destacados juristas que elevará al Poder Ejecutivo el anteproyecto del nuevo Código Penal en marzo está a punto de recalar en nuestra provincia.

Cornejo, en 2016, reaccionó, tanto con la defensa verbal de un agente como con la creación del Defensor del Policía, para activar a la tropa en la lucha contra la inseguridad y enfrentar la "desidia" de los efectivos. Pero hoy todavía en el Ministerio de Seguridad destacan la necesidad de evitar los problemas que suele tener el policía por "actuar"

En ese sentido, hay afirmaciones fuera de micrófono bastante concluyentes: "Hay que recuperar la autoridad de los efectivos, porque si no miran para otro lado y se hacen los boludos", dicen en la cartera que tiene la misión de combatir el delito.