Política Festival de subsidios a educación no obligatoria

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven

Mendoza tiene más "fábricas" de docentes que Francia, pero no mejor educación que aquel país. Un festival de recursos públicos a fracasos privados.
Avatar del

Gabriel Conte

1/5
Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven

Aulas vacías, arcas llenas.

Aulas vacías, arcas llenas.

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven(googlemaps)

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven | googlemaps

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven(googlemaps)

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven | googlemaps

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven

Así Mendoza financia con millones actividades que no sirven

 Durante el gobierno de Celso Jaque se produjo una explosión de subsidios a la educación privada no obligatoria que ahora representa un monstruo que amenaza al presupuesto y que -ante la urgente necesidad de revisión- también puede ocasionar movilizaciones, ruido y malas interpretaciones. En síntesis, el Estado definió que la Dirección General de Escuelas rompería con todas las normas históricas para no solo promover la educación obligatoria, sino financiar hasta en un 100 por ciento a institutos privados que son parte de la educación no obligatoria y que generan docentes no basados en una necesidad diagnosticada de la educación.

Hay en nuestra provincia 49 institutos terciarios de este tipo, de los cuales 21 son estatales y 28 son privados. Este "monstruo" generó que Mendoza tenga más institutos terciarios de formación docente que toda Francia, que funcionan no porque sus clientes paguen el sistema sino porque lo hace el Estado con los recursos públicos y aunque no tengan alumnos. Con ello, cabe subrayar, Mendoza no consiguió tener mejor educación que Francia, eso está claro.

 El promedio internacional de centros de formación docente cada millón de personas fluctúa entre los 3 y 5 por cada millón de habitantes. Aquí es de 30 por cada millón.

Escuchá el podcast de "Conte a las 6.50":

Mendoza le paga con sus impuestos la formación de nuevos sacerdotes a la iglesia católica, para lo cual se elaboró una triquiñuela jurídica al crearse, autorizarse y financiarse una nueva carrera: profesorado en ciencias sagradas".

La promoción con plata pública de "fábricas de docentes" que no surgieron respondiendo a una demanda sino con emprendimientos comerciales, se produjo insólitamente en una provincia que tiene la mayor densidad de universidades del país, con 13 (entre públicas y privadas) que brindan su servicio en el territorio, sin sumar los mecanismos de estudio, aprendizaje y acreditación de conocimientos online y de calidad que están disponibles.

Claramente, no hacía falta que el Estado destinara recursos públicos a esta actividad, salvo si la intención era sostener a los dueños de esos centros de formación.

Se trata de instituciones que son financiadas aunque no tengan alumnos. Por ser entidades privadas, cuando los clientes no optan por "comprar" esa formación termina pagando las consecuencias las arcas del Estado que destina más de 100 millones de pesos de su presupuesto a estas entidades.

 El Gobierno de Alfredo Cornejo -si no avanza en un cambio de paradigma en forma urgente- seguirá subsidiando negocios que fracasan y promoviendo la salida al mercado de docentes sin inserción laboral y que exceden (rodean, merodean o le pasan a 100 kilómetros de distancia) a las necesidades de Mendoza en materia educativa.

 Pero además, por aquellas malas decisiones de gobiernos anteriores, tendrá que soportar piquetes, protestas y ataques de los empresarios educativos que vean cerrar las aulas vacías y por ello perder recursos que les llovían sin justificación conceptual.

Un dato: la quebrada Malargüe, que sufre una grave crisis sociolaboral, tiene nada menos que 6 "fábricas" de nuevos docentes (4 son privadas) que funcionan con recursos de la Provincia. Puestos bajo examen sus futuros docentes mediante la prueba Enseñar, solo participaron 15. ¡Quince! Casi dos por instituto, que son financiados como si fueran el motor del futuro del sur provincial, en vano.

Hay un profesorado de matemáticas sostenido por todos los contribuyentes que tiene más docentes, directivos, personal circundante que alumnos: solo 5. Hay más formación de preceptores que en cualquier otro lugar del país. Y el gobierno mendocino promovió la instalación de institutos privados de formación de docentes que funcionaron a metros de otros idénticos de gestión estatal, en una política incomprensible, inviable, absurda y contradictoria: corrupta desde el punto de vista estricto del término.

Hace falta cambiar el estado de cosas en la educación porque esto pasa mientras todo el mundo se llena la boca hablando de Finlandia o Japón, sin revisar qué hay debajo de la alfombra. Y el desafío es hacerlo le duela a quien le duela, porque serán dolores de crecimiento.