Política Agitado fin de feria

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza

Se pondrá en práctica desde mañana el nuevo Código Procesal, que plantea el desafío de agilizar un área que el año pasado sumó casi 20.000 causas. A los magistrados (42 en total) les podrían pedir que hagan hasta 500 audiencias por año. Las promesas de la Corte y la presión del Gobierno.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/8
Nanclares junto al subsecretario D´Agostino.(Pachy Reynoso/MDZ)

Nanclares junto al subsecretario D´Agostino. | Pachy Reynoso/MDZ

El Gobierno y el presidente de la Corte, aliados para la aplicación de la reforma.(Pachy Reynoso/MDZ)

El Gobierno y el presidente de la Corte, aliados para la aplicación de la reforma. | Pachy Reynoso/MDZ

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

Nanclares, presidente de la Corte, en una de las salas que están poniendo a punto.(Pachy Reynoso/MDZ)

Nanclares, presidente de la Corte, en una de las salas que están poniendo a punto. | Pachy Reynoso/MDZ

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

Arranca una "maratón" en la Justicia Civil de Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

Mañana es un día clave para el Gobierno y la Justicia. Debuta en Mendoza el nuevo Código Procesal Civil, cuya misión consiste en bajar drásticamente los tiempos de resolución de las causas que enfrentan a las personas por reclamos de bienes o compensaciones económicas.

Es probablemente el servicio judicial más requerido: durante 2017 se sumaron cerca de 20.000 expedientes en la Justicia Civil. Aunque solamente una parte de ellos es importante, el desafío será muy grande para jueces y funcionarios. Casi una maratón.

Las jornadas previas al fin de feria han sido agitadas. El plan de agilización de la Justicia Civil depende en buena medida de la puesta a punto de las salas donde se desarrollará el nuevo sistema de audiencias orales, que arrancará en poco menos de un mes. Y en eso andan en tribunales ahora: varias salas están siendo arregladas.

De acuerdo con el nuevo sistema, con apenas dos audiencias (preliminar y final), los jueces civiles estarán en condiciones de dictar sentencia en la diversidad de pleitos que se les presenten. La audiencia final podrá ser grabada en audio y video, con lo cual, se eliminará el registro en papel en este tramo.

Las audiencias, con el juez presente ante las partes en pugna desde el comienzo, reemplazarán numerosas presentaciones por escrito y muchos otros trámites del régimen actual, que excluían al magistrado hasta el final del proceso. Así, los tiempos de cada causa bajarán del promedio actual de cinco años a uno, o menos incluso, según prometen el Gobierno y la Corte.

"Tenemos la cantidad de salas necesarias para desarrollar la oralidad", aseguran desde la Corte provincial, respecto de la infraestructura. Por las dudas, aclaran después: "Si nos falta alguna, con una camarita en el despacho del juez nos va a alcanzar".

En los tribunales de Capital, habrá diez lugares para desarrollar las audiencias, mientras que se sumarán siete más en los juzgados del interior de la provincia.

En varias salas de tribunales todavía se están haciendo arreglos contra reloj y en los pasillos es posible encontrar, además de obreros, algunos jueces civiles que se adelantaron al final de la feria y que se están poniendo a tono con lo que viene.

A propósito de los jueces, son 42 en total los magistrados de este fuero, en toda la provincia, y respecto de ellos también cabe preguntarse si alcanzarán para cubrir la demanda.

Lo que se sabe en este sentido es que el nuevo sistema les exigirá rigor en el trabajo: "Deberán hacer cuatro audiencias por día, dos preliminares y dos finales", advierten algunos funcionarios.

Miles de causas

El volumen de expedientes de la Justicia Civil plantea interrogantes. Aunque los casos más importantes son los que demandan "audiencias de conocimiento": esos representan el 30 por ciento del volumen total. Ese universo tremendo incluye hoy, por ejemplo, juicios que solamente se han iniciado para acogerse al beneficio de litigar sin gastos.

La ley de reforma, en este sentido, pone para los jueces civiles un tope de trabajo bastante alto: hasta 500 "audiencias de conocimiento" por año

Es una ley que lleva la marca de la gestión de Alfredo Cornejo en cuanto a las exigencias para la Justicia y que tuvo entre sus creadores al actual presidente de la Corte, Jorge Nanclares, que es una aliado total para la puesta en práctica de la reforma.

La Corte por lo pronto se aferra a los resultados de un plan piloto que "resolvió causas civiles en apenas cuatro meses", según dicen en tribunales. Ese plan comenzó a aplicarse el 14 de agosto y, hasta el 30 de noviembre pasado, había arrojado los siguientes resultados: 293 audiencias de conocimiento realizadas, 37 audiencias conciliadas que dieron fin al proceso, 33 audiencias finales y 9 conciliaciones en la audiencia final. Ese detalle brindó la Administradora de Gestión, Celina Abaurre.

El "teatro de la vida" y el de la política

"Por estas salas va a pasar el teatro de la vida", declara el subsecretario de Justicia, Marcelo D´Agostino, nexo entre el gobierno de Cornejo y la Justicia, y una competencia para el propio Nanclares a la hora de hablar a favor de la reforma judicial que comienza este jueves.

Ayer al mediodía, ambos revisaban las obras en las salas de tribunales que, dentro de poco, serán escenarios para juicios por accidentes de tránsito, denuncias por daños y perjuicios, causas por mala praxis y conflictos por sucesiones, cheques, contratos y quejas de consumidores, entre muchos más.

Los gestos del Gobierno han mostrado la decisión oficialista de marcarle el paso a la Justicia incluso antes de que finalice la feria. Es que las últimas grandes reformas de la Justicia Penal y Civil ya fueron aprobadas en la Legislatura y ahora sólo falta que los jueces las apliquen. La presión para que así sea se nota desde ya.

De hecho, el Poder Ejecutivo se quejó en los últimos días de que permanecían de licencia, precisamente, dos de los tres miembros de la Sala Civil de la Corte. Pero en el alto tribunal corrigieron ayer esa información. Dijeron que dos de los tres jueces de la Sala ya estaban en sus puestos, preparados para colaborar con la reforma en la "interpretación de las normas".

Al nuevo presidente de la Corte parece tocarle el rol de suavizar las rispideces entre los poderes y será él quien estará al frente de la comisión que aplicará el nuevo Código Procesal Civil, sin perder de vista lo que ocurre en la Justicia Penal. En este sentido, ayer, Nanclares aprovechó la visita del subsecretario D´Agostino y la presencia de MDZ para recalcar que la Justicia realizó "260 audiencias durante enero", a pesar del receso.

D´Agostino siguió hablando maravillas del cambio durante el recorrido y prometió volver a tribunales el jueves, para el acto de inicio formal del nuevo sistema, en compañía del propio Cornejo.

A su turno, algunos magistrados dejaron en claro que, cueste lo que les cueste, están completamente de acuerdo con esta reforma de la Justicia Civil, que cuadra muy bien con la "revolución de lo sencillo": "Es muy interesante porque van las partes a la audiencia y se genera un clima de diálogo y acercamiento, con disciplina ante el juez. Por ejemplo, si alguien entra con muletas a la sala, va a quedar claro que sufrió un daño", valoró uno de ellos.