Política Aportes hormiga y una multitud de empleados

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Los aportes se triangularon desde el partido radical. La colecta superó los 11 millones de pesos. La mayoría son empleados públicos del Estado provincial y los municipios.
Avatar del

Pablo Icardi

1/5
Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza(Pachy Reynoso / MDZ)

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza | Pachy Reynoso / MDZ

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza(Pachy Reynoso / MDZ)

Aportes hormiga y una multitud de empleados: cómo se financió la campaña del oficialismo en Mendoza | Pachy Reynoso / MDZ

A la hora de reunir fondos para una campaña electoral, todo suma: desde los $61.000 pesos que pueden aportar los legisladores, hasta los $120 que se le descuentan a un empleado municipal raso. Para llegar a la cifra millonaria que se necesita reunir para financiar a los candidatos, no hay monto que se desprecie. Al menos eso es lo que surge al analizar el flujo de fondos de los partidos políticos de Mendoza y en particular de la UCR y el PJ, donde se multiplican los aportes hormiga y también la triangulación para "limpiar" la rendición de cuentas que se presenta ante la Justicia Federal.

>

Por eso, por ejemplo, el año pasado la UCR reunió más de $11 millones de pesos con aportes de cerca de 1.000 personas y el PJ recolectó más de $6 millones de pesos por la misma vía y con un volumen similar de donantes.

Hacer el seguimiento del financiamiento de las campañas en la Provincia es más complejo que en otros distritos porque acá se sofisticó: los aportes de privados están triangulados entre los partidos políticos y las cuentas de campaña. Por eso en la rendición de cuentas ante la Justicia los principales aportantes son los propios partidos (como la UCR y el PJ). Para hallar quienes son los que ponen el dinero, hay que revisar los balances. Y allí sí aparecen las listas con miles de personas que financian, según esa declaración, las campañas. Pero la situación es más compleja aún. 

Los gastos de campaña de la elección nacional está presentada y se audita, en teoría, desde la Justicia Federal. Pero la de la campaña por cargos provinciales no: la Junta Electoral de la Provincia no tiene recursos ni profesionales que controlen los gastos, aportantes o posibles irregularidades.

>

Para las primarias nacionales el frente Cambiemos sí declaró varios financistas privados más que recolectaron  $1.596.600.

 

El radicalismo, el principal aportante 

La rendición de cuentas de la campaña electoral del 2017 del oficialismo es humilde. Para promocionar a los candidatos a diputados nacionales gastaron, según esa documentación, la campaña costó $2.575.509 pesos que provinieron principalmente de los aportes nacionales. La cifra es casi la mitad de lo que gastó, por ejemplo, el frente Somos Mendoza (PJ). 

El donante privado casi exclusivo fue el partido radical, que pagó en efectivo $123.760. Los candidatos también aportaron lo suyo. Claudia Najul aportó $100.000 y Luis Petri $100.998.

Pero los datos pueden ser engañosos. Esa lista está "limpia" de los aportes hormiga que se hacen y tampoco están los gastos de la campaña provincial. Al revisar el último balance de la UCR, sí se detalla el mecanismo de recaudación

El año pasado las donaciones privadas a ese partido tuvieron un récord: $11.532.601 pesos. Esa "vaquita" es para el funcionamiento partidario, pero no es casual que en año de elecciones sea más abultado: el año anterior solo se habían recaudado 7 millones de pesos por los aportes privados y en 2015 algo más de $6 millones. Es decir la fluctuación es simétrica: año de elecciones, año de mayor recaudación. También en la cantidad de aportantes. Mientras que el año pasado son cerca de 1.000, en 2016 apenas llegan a los 200.

En el balance sí aparecen los gastos de la campaña provincial. Según esa documentación, se destinaron $4.886.700 para ese fin. Sin embargo hay otros gastos abultados que coinciden con el año electoral. La maquinaria partidaria funciona en doble tracción los años impares. Para "desenvolvimiento institucional" la UCR gastó $8.120.077. 

En el caso de la UCR los aportes que figuran se hacen casi todos en cheques, aún en casos de montos pequeños. Desde ese partido informaron que en realidad esos cheques son emitidos por las entidades públicas que hacen la retención de aportes. Así, por ejemplo, hay decenas de cheques de la Legislatura y las distintas municipalidades donde trabajan los aportantes. 

Los montos son diversos. Mientras los legisladores provinciales aportaron más de $61 mil cada uno, hay cientos de personas que apenas aportan $130 pesos. Pero la precisión de los montos llama la atención. Nadie tiene un sueldo idéntico, pero sí son exactos los aportes según el rango. Los legisladores aportaron cada uno 61.354,91 pesos. Algunos concejales pagaron 44.454,49 pesos. El argumento para la "simetría" de aportes es que en realidad cada repartición, explicaron, entrega un cheque con los aportes totales y no cheques individuales. 

Incluso en la lista hay apellidos que se repiten, todos con montos bajos. La justificación oficial es que es proporcional. Es que en esa lista hay muchos empleados estatales y municipales con sueldos bajos. De hecho MDZ cruzó de manera aleatoria los DNI de algunos aportantes con el padrón de empleados de la Municipalidad de Mendoza y hay muchas coincidencias.

Las irregularidades halladas en el financiamiento de la campaña de la provincia de Buenos Aires puso en alerta a quienes manejaron las campañas electorales en la provincia. Tanto, que hubo instrucciones para revisar las rendiciones de cuentas y la lista de aportantes locales para evitar sorpresas. Por ahora aseguran estar tranquilos. "Acá no pasa eso, quienes aportan son personas de carne y hueso que lo hacen de manera voluntaria", aseguraron desde el oficialismo.