Política La Vendimia política

Al peronismo le hacen falta "mil reuniones" para recuperar el rumbo

Lo señaló un intendente del justicialismo al final de un encuentro con los gobernadores de San Juan y Salta, símbolos de la renovación partidaria. Las figuras locales del PJ pasaron por el desayuno de Coviar y el almuerzo vendimial con perfil bajo y rostros serios. Fuertes críticas por la situación económica.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/3
Poses para la foto en la reunión del PJ.

Poses para la foto en la reunión del PJ.

Los justicialistas se reunieron ayer con Uñac y Urtubey en un entrepiso del hotel Hyatt.

Los justicialistas se reunieron ayer con Uñac y Urtubey en un entrepiso del hotel Hyatt.

Al peronismo le hacen falta "mil reuniones" para recuperar el rumbo

Al peronismo le hacen falta "mil reuniones" para recuperar el rumbo

"Van a tener que haber mil reuniones como esta para refundar al PJ", reflexionó un intendente mendocino del principal partido opositor.

>

La frase se escuchó unos minutos después del encuentro que el grueso de los peronistas locales tuvieron con los gobernadores Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta) en un entrepiso del Hotel Hyatt, mientras afuera se desarrollaba el Carrusel.

La reunión vino a ser el punto culminante de la "Vendimia política" del PJ, que en este caso fue tibia y de caras serias, a tono con un partido que viene de varias derrotas electorales y busca el rumbo.

Salvo para La Cámpora local, que obviamente no participó de la reunión del Hyatt, el resto del justicialismo mendocino le prende velas a los gobernadores jóvenes que se presentan como "lo nuevo" y que vinieron a participar de la Fiesta de la Vendimia.

Sin embargo, ninguno de los dos asumió el carácter de líder, eso que el PJ tanto necesita. "Estamos tratando de construir una instancia superadora y dejar de lado las contradicciones, porque si no, no ofrecemos una alternativa real a la gente", declaró Urtubey, en tono reflexivo y calmo, tras el encuentro.

>

Aunque los gobernadores visitantes todavía no hayan encontrado el mapa para reencontrar el camino, un auditorio muy diverso escuchó con suma concentración el mensaje de renovación que trajeron, el cual, por momentos, se notó enfático.

Había dos ex gobernadores locales (Celso Jaque y el siempre presente Rodolfo Gabrielli), todos los intendentes justicialistas (Emir Félix, Roberto Righi, Jorge Gimenez, Alejandro Bermejo y Martín Aveiro), el presidente partidario, Omar Félix; el diputado nacional Rubén Miranda y varios legisladores provinciales.

En ese ámbito se produjo también la reaparición de quien fuera uno de los principales asesores de Jaque cuando comandó la gestión, Raúl "Perruco" Leiva. No dio el presente, en cambio, el último gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, a quien en el propio entorno justicialista siguen criticando con dureza.

Según pudo relevar MDZ a lo largo de toda la jornada sabatina, los peronistas coinciden en el diagnóstico sobre el estado de las cosas. "Creo que hay un relato que niega una realidad que tiene urgencias. Es el sector más débil de la cadena, que son los productores", señaló Emir Félix, en el patio del Hyatt. "El invierno que se viene va a ser realmente durísimo, la gente no tiene trabajo y tiene hambre", declaró a su turno Aveiro, más dramático que su colega.

La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, a pesar de estar ajena a las deliberaciones del Hyatt, aportó su mirada negativa también."Los productores están soportando aumentos de la tarifa eléctrica de hasta un 350 por ciento", lamentó. 

El balance que hace el peronismo es muy negativo, especialmente en el aspecto económico. Pero lo que se notó este sábado es que el PJ no sabe qué hacer con este cuadro de situación.

Algunos advierten que Mauricio Macri todavía cuenta con crédito social y notan que ese respaldo es mayor incluso en el caso de Alfredo Cornejo. En consecuencia, no se movilizan, porque cualquier intento de capitalizar el descontento social lo dejaría pegado a "lo viejo", o sea, al kirchnerismo.

El camino a construir deja una senda estrecha que el justicialismo está explorando con cautela, sin ánimo de hacer "piquete" alguno, por ahora. Esa precaución explicó el perfil bajo de los intendentes peronistas, que evitaron tener mucha exposición durante el desayuno de la Coviar y casi no marcaron presencia en el agasajo vendimial de la bodega Los Toneles.

Un peronista con experiencia a nivel provincial y nacional explicó en ese almuerzo tardío uno de los dilemas peronistas: "Creíamos que este gobierno nacional era bueno para gestionar y malo para la política, pero resulta que es al revés", afirmó.

La figura consultada ha transitado varias épocas y ahora toma distancia. Protagonista de un peronismo que siempre se ha mostrado flexible, percibe que ha cambiado la época y que ninguna receta vieja servirá, como le pasó a Menem y como le ocurre a Cristina Kirchner ahora.

Se complica más el problema para el PJ a nivel provincial, porque hasta los más veteranos del justicialismo elogian el gobierno de Alfredo Cornejo y son conscientes, en contraste, del descalabro de la era Paco Pérez. El consejo de los peronistas retirados para salir de esta encrucijada es que realmente se apunte a figuras nuevas.

A pesar de todo, el optimismo nunca se pierde: al menos por lo que pudo verse durante la Vendimia, ni los más crudos analistas del PJ lo dan por muerto para la pelea por el poder en 2019.