A partir de ahora, Cornejo arranca con su año de despedidas

Este domingo Alfredo Cornejo inicia su último año al frente de la provincia. Deberá acostumbrarse a ceder parte del poder que supo ostentar para poder convivir elija como su sucesor. Arranca el año más político del mandato y muchos ojos estarán posados en lo que ocurra con la economía a nivel nacional.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

A partir de ahora, Cornejo arranca con su año de despedidas

Pachy Reynoso/MDZ

Este domingo se cumplen tres años desde que Alfredo Cornejo tomó las riendas del gobierno provincial. Ahora arranca la recta final de su mandato y deberá aprender a compartir el poder que construyó para que comience a brillar la estrella de la persona que elija como su sucesor. Mientras tanto, sin descuidar la gestión, deberá soportar los inevitables embates de una oposición en campaña y estará prestando especial atención a lo que ocurra con la economía a nivel nacional. Es que de eso podría depender la suerte del oficialismo e incluso la suya propia.

noticia_f2191a49-f988-11e8-b68b-0ef48ab09a3e

Qué hará Cornejo a partir de diciembre del 2019, nadie lo sabe. Desde la candidatura presidencial hasta la broma de ir por la intendencia de San Carlos, todas las opciones parecen descabelladas aunque ninguna imposible. Pero más allá del camino que elija el mandatario, lo cierto es que nadie desconoce que a partir de enero comienza un nuevo estilo de gobierno.

En el interior de Cambia Mendoza ya comenzaron a escucharse los primeros reclamos de espacio político. La foto que se tomaron en Las Heras Daniel Orozco, Julio Cobos, Laura Montero, Carlos Balter, Omar De Marchi y Gustavo Gutiérrez fue un mensaje que el gobernador prefiere minimizar . Pero sin embargo, no quiere decir que no haya tomado nota de eso.

En estos tres años, Cornejo tuvo la capacidad de conservar el poder que meticulosamente construyó desde que era intendente de Godoy Cruz. Cosechó su siembra y se entronó en lo más alto de la pirámide sin que nadie pudiese hacerle sombra. Sin embargo, eso se acabó e indefectiblemente deberá bajar unos peldaños para darle paso -al menos- a quien él elija como su sucesor.

Si bien aún faltan al menos siete meses para que vayamos a las urnas, la válvula de presión solo aguantaría hasta febrero sin que haya definiciones sobre candidaturas . En marzo el gobernador deberá decidir si Mendoza unifica su calendario electoral con la nación o siguiendo la ley vigente se llevan adelante los comicios de forma desdoblada en los meses de junio (PASO) y septiembre (generales).

La decisión dependerá casi exclusivamente de cómo evolucione la situación económica a nivel nacional. Pero algo que dan por hecho en el Gobierno mendocino es que no ocurrirá lo que se vio en 2015 con el desdoblamiento de las elecciones municipales. En Mendoza, los municipios oficialistas irán en conjunto con la provincia.

Si bien en el cuarto piso de Casa de Gobierno le dan poca trascendencia a la foto de Cobos con referentes del frente, anticipan que habrá cambios en Cambia Mendoza . Si no es en la conformación partidaria del mismo, al menos lo será en el nombre y están analizando opciones.

Las principales diferencias que se han evidenciado puertas adentro del oficialismo están relacionadas a la elección del candidato a gobernador. Cornejo sostiene que él tiene el derecho de elegir al continuador de su gestión y desde la Casa Rosada le dejaron claro que eso no se discute. Sin embargo, hay referentes como Julio Cobos y Omar De Marchi que no se resignarían en la lucha para pelear una candidatura.

Hoy los que pican en punta como posibles candidatos son el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner y el intendente de Ciudad, Rodolfo Suarez. Un paso más atrás sigue expectante el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar.

Para Cornejo, el mejor candidato no siempre es el que más mide y por eso no le teme a la imagen de Cobos ni tampoco a la de De Marchi. Sin embargo, aseguran que hay que ser necio para no mirar las encuestas y que es indudable que incidirán a la hora de apuntar el dedo hacia su candidato.

Entre Kerchner y Suarez, el primero parece tener un estilo de gestión más parecido al del actual gobernador. Sin embargo, el intendente de Ciudad ha sabido tejer buenas migas con la Casa Rosada y en el PRO lo ven con buenos ojos. "Lo ven mejor que a De Marchi", se animó a chicanear un radical.

La confianza en el oficialismo mendocino es extrema y parecen no tener temor sobre lo que pueda llegar a hacer la oposición. "El peronismo elegirá un candidato que esté dispuesto a asumir la derrota", remarcan y en ese listado aparecen Adolfo Bermejo, Rodolfo Gabrielli y Anabel Fernández Sagasti.

Sin embargo, la historia reciente demuestra que la confianza puede ser el peor enemigo. En 2007, Cobos dejaba la gobernación con alta imagen positiva y elegía a César Biffi como su candidato. Sin embargo, el malargüino Celso Jaque aprovechó la división de los votos radicales de Roberto Iglesias y pasó por el medio convirtiéndose en gobernador.

Para los allegados de Cornejo eso es imposible que suceda salvo que se produzca un cataclismo nacional y el PRO rompa relaciones con la UCR. Pero esa postal la presentan como impensada.

Atrás quedaron los años de grandes reformas y proyectos legislativos ambiciosos. El reformista Cornejo este 2019 le dará paso al estratega político que supo ser para conseguir la victoria en 2015. No habrá tiempo para grandes debates y las reformas de la ley 7722 quedarán estancadas luego de que el PJ decidiera no acompañar los proyectos de sus propios senadores.

Durante estos tres años Cornejo ha ido acumulando recursos como una hormiga preparándose para afrontar su último año, su invierno, sin grandes complicaciones. Se viene un año de cortes de cintas en el que el Gobierno sacará a relucir las conquistas de tres años de gestión. Las cartas ya las tienen, solo resta esperar para que empiecen a jugarlas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?