Conciliación obligatoria

Ahora, el Gobierno tiene la pelota y los judiciales, las expectativas

Hace semanas que judiciales encabeza un duro conflicto que puso en el centro todo el sistema judicial. Se dictó la conciliación obligatoria y el gremio espera una propuesta superadora del Gobierno.

Redacción MDZ
Redacción MDZ jueves, 30 de mayo de 2024 · 07:15 hs
Ahora, el Gobierno tiene la pelota y los judiciales, las expectativas
Foto: Alf Ponce Mercado/MDZ

La Subsecretaría de Trabajo dictó hoy la conciliación obligatoria para los trabajadores judiciales que sostienen un paro  hace ya semanas y que se hizo sentir con mucha fuerza en el Poder Judicial de la Provincia de Mendoza. Las partes están convocadas a un encuentro el 7 de junio. En este marco, se levanta la medida de fuerza mientras dure la conciliación, el Gobierno tiene que presentar una propuesta superadora a la que rechazó el gremio en su momento, y, fundamentalmente, retrotrae la situación al origen del conflicto, es decir, todos los actos que se hayan producido en este tiempo, quedan sin efecto como pueden ser los descuentos por días de paro. Para conocer cómo han recibida esta novedad, el titular del gremio de empleados judiciales, Ricardo Babillón, dialogó en MDZ Radio 105.5 FM.

Para Babillón, la noticia no fue tomada por sorpresa: "Teníamos conocimiento que tenía que salir en las primeras horas de hoy, o a primera hora de mañana. Depende si realmente se cumple con el ámbito de la conciliación obligatoria, o no". En este sentido, el dirigente sindical explicó que "la conciliación obligatoria es un ámbito de diálogo, cosa que nosotros veníamos exigiendo al Gobierno, donde las partes deben sentarse y traer propuestas a los efectos de solucionar un conflicto. En este caso, estaría obligando al Gobierno a traer una propuesta superadora a la que rechazamos en su momento. Por otro lado, nos impide realizar medidas de fuerza en el período que dure la conciliación obligatoria. Y, fundamentalmente, retrotrae la situación al origen del conflicto. Todos los actos que se hayan producido en el medio, deben quedar sin efecto. Por ejemplo, si se ordenó el descuento de un día tiene que quedar sin efecto. El decreto del Gobierno también debería quedar sin efecto porque es mediante el conflicto y al retrotraer al origen ese decreto no existía".

En cuanto al papel de la Corte y la derogación de la Acordada 19.000, que la dejaba fuera del ámbito paritario, Babillón planteó: "El día 7 de junio, cuando nos sentemos a la mesa, vamos a ver si la decisión política de la Suprema Corte es tomar un rol activo en la discusión salarial. Entendemos que si ha sido el Poder Judicial en su conjunto quien solicitó la conciliación obligatoria, está predispuesto a avanzar sobre todos los temas". En ese encuentro del 7 de junio "debería estar la Corte representada, el Poder Ejecutivo, la Asociación de Funcionarios y nuestro gremio. Todos dispuestos a dialogar y encontrar una solución", comentó Babillón quien, además, aseguró que están convencidos de que la medida ha tenido éxito y ha dado sus frutos, "más de lo que nosotros esperábamos".

"Gracias a la fortaleza de los compañeros a la hora de salir convencido a dar esta lucha sindical, nos ha hecho acelerar los tiempos. La Acordada 19.000 es algo que hace 19 años que los judiciales veníamos pidiendo la derogación. Eso ya es un logro muy grande para los judiciales", dijo el secretario general del gremio y añadió otros logros como "avanzar en una nueva carrera y en un convenio colectivo que implica avanzar años luz a donde estábamos cuando comenzó el conflicto, cómo se han ido moviendo los actores y cómo se destapó esta caja de Pandora que surgió de la Suprema Corte con los acomodos, con los cargos mal dados, etcétera, que es algo que también veníamos reclamando".

Por otro lado, si bien el conflicto se disparó por una cuestión salarial, "cuando empezamos este proceso recorrimos todas las oficinas del Poder Judicial hablando con los compañeros y el mensaje era claro: queremos discutir una recomposición real no solo del salario sino de la carrera judicial. Esto implica analizar la estructura del Poder Judicial, reorganizarla y, prácticamente, refundarla y traerla a la modernidad".

"Esto comenzó como un conflicto salarial, es cierto, o así lo interpretó el Gobierno y, tal vez, la sociedad. Pero nosotros siempre tuvimos en claro que íbamos más allá de los salarios, por condiciones laborales, y por una nueva estructura dentro del Poder Judicial". Babillón añadió que "este conflicto fue escalando por la tozudez del Gobierno de intentar imponer autoritariamente sus condiciones".

Ante las acusaciones de tener intencionalidad política contra el gobierno, el dirigente dijo que "intencionalidad política me parece un disparate más de quienes no encontraron respuestas en la manera de frenar esta lucha. Planteamos que necesitábamos respuestas de nuestra verdadera patronal, que es la Suprema Corte. Problema del Gobierno, si esto lo interpreta como una cuestión política". Además, Babillón agregó: "Cuando el Gobierno sale a intentar empobrecer al Poder Judicial, a los empleados judiciales y a la administración pública en general, obviamente, esto no tiene una finalidad política partidaria, pero sí es un acto político y social fuerte que merece respuestas a la altura de las circunstancias, que entendemos que es lo que ha hecho judiciales. Hoy salimos junto con otros gremios estatales donde se sumó UPCN, se sumó Ampros, SUTE. Otros gremios que vinieron a advertirle al Gobierno que el día de hoy no va a ser recordado como el día en que de los judiciales ingresamos en una conciliación, sino como el día en que los empleados públicos en general le estamos diciendo basta a un sistema de gobierno que nos empobrece cada día más".

Escuchá la entrevista completa:

Archivado en