20 años de la llegada de Néstor al poder

Néstor Kirchner, la excusa necesaria para que Cristina Kirchner apoye a Máximo y acomode a Axel Kicillof

La excusa, como siempre, debe ser épica. En este caso, el 20º aniversario de la llegada de Néstor Kirchner al poder. Con Cristina presente, cumple con el pedido de Máximo para "acomodar" a Kicillof.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare jueves, 25 de abril de 2024 · 10:54 hs
Néstor Kirchner, la excusa necesaria para que Cristina Kirchner apoye a Máximo y acomode a Axel Kicillof
Cristina Fernández de Kirchner junto a Mayra Mendoza Foto: Twitter Mayra Mendoza

Cristina Fernández de Kirchner decidió participar de un acto en Quilmes donde Mayra Mendoza, la intendenta que la semana pasada recibió con cara larga al gobernador Axel Kicillof, inaugurará un polideportivo con el nombre de Néstor Kirchner en conmemoración al vigésimo aniversario del triunfo electoral de 2003.

La expresidenta y vice de Alberto Fernández se presentará no sólo en un acto político, sino que marcará la cancha para lo que viene en el peronismo kirchnerista renovador. “Bajo mi conducción, todo. Afuera, nada”. Si bien la excusa podría haber sido la impresionante movilización en defensa de la educación pública, y que esa manifestación necesitaba ser liderada, la verdad descarnada es que Cristina está observando una desbocada discusión interna en la cocina de su casa entre su hijo natural, Máximo Kirchner, y el que adoptó políticamente: Axel Kicillof .

Desde la reelección del gobernador y tras la derrota de Unión por la Patria, aliados y funcionarios de Kicillof decidieron cargar duramente contra el heredero del poder kirchnerista y hasta se imaginaron, por algún momento, someter a La Cámpora a una negociación en desventaja porque Carlos Bianco, Andrés El Cuervo Larroque y compañía son los amigos del candidato presidencial más potente.

“¿De verdad creen que Axel podrá andar por la vida sin la conducción de Cristina? ¿Cómo pueden presumir que se pueden disociar Cristina con Máximo? Si no puede conducir a los que le gritan a Cristina, por lo menos que no los avale con las fotos que hace con ellos”, se descargó un asiduo visitante del Instituto Patria que nunca dudó que su futuro, y lo que presume debe ser la tercera etapa kirchnerista, está atada al hijo de los dos presidentes.

Del otro lado, con la misma lógica del tironeo de la pollera de la expresidente, deslizan que “tuvieron que llamar a mamá para que los defienda. Bueno, pusieron el 1 de espada en la primera mano, faltando mucho para la elección. La partida es larga, no te olvides”, confió uno de los que más quiere la emancipación de La Cámpora.

Al escuchar a Milei, encontró la excusa exacta para volver.

Para que nadie pueda decir que no se enteró, Mayra Mendoza, la anfitriona, se está encargando de envolver todo en un proceso de unidad con Néstor Kirchner como protagonista y llamó a sus pares intendentes y a los representantes más importantes de Unión por la Patria personalmente. La representante femenina más importante de La Cámpora tensionó la visita de Kicillof la semana pasada en el distrito evitando saludos efusivos y remarcando su enojo con cara de pocos amigos.

Un intendente, que recibió la invitación con un elogioso llamado personal, se reía de toda la situación que rodea al homenaje al creador del kirchnerismo. “Habrá que ver qué decisión adoptan los Rebelde Way”, reflexionaba con MDZ.

Quien primero “la vio” fue Gabriel Katopodis. Observador como pocos, sabiendo como se mueven los funcionarios cercanos al gobernador porque él participa de ese Gabinete, tendió un puente directo con Máximo Kirchner, a quien invitó a comer a su distrito hace casi un mes. Para su asombro, algunos amigos declinaron la invitación y quienes fueron tuvieron que escuchar la catártica exposición del hijo de los dos presidentes casi por una hora, sin interrupciones.

Al parecer, el diputado nacional es un hombre que cambia de humor. O de estrategia, al menos. Después de haber expresado que si es un obstáculo él podría pensar en abandonar la conducción partidaria, “termina haciendo lo contrario porque no puede creer cómo le dicen de todo en nombre de Axel. Y Axel, que es el candidato de todos, debe entender que sin kirchnerismo no es nada”, insistió el camporista y funcionario de Kicillof que habló con MDZ.

Si alguno falta a la cita, aunque siempre estuvieron en el mundo K, ¿se armará una nueva línea interna? ¿Preferirán irse por  fuera de lo que quede ahí constituido? Dudas que solo el tiempo disipará.

Por lo pronto, Sergio Massa, a través de Malena Galmarini, ¿no la puede callar al igual que dice Kicillof sobre el Cuervo Larroque? Está reclamando una extrema autocrítica porque “miramos tanto a la interna, nos hablamos tanto para contener a los extremos, que nos quedamos sin gente”, viene insistiendo Galmarini. “Massa no es Axel. Sergio conduce. ¿No quedó claro en este último año que fue ministro y candidato?”, se preguntó y contestó un amigo del exministro de Economía y creador del Frente Renovador. Desde otro lugar, pero ya decidió no convivir más ni con el cristinismo - ahora representado por Máximo -, fue Juan Zabaleta.

El exintendente de Hurlingham y la expresidenta de AYSA aprovechan su independencia institucional, fuera de cualquier cargo público, para decir las cosas que, encorsetados en un esquema particular, no podrían hacerlo. 

Julio Zamora, el intendente de Tigre y conocedor de estos bemoles donde “todos después terminan a los besos”, ya adelantó que no participará. Tampoco lo hará Fernando Gray, a pesar que este último fue socio fundador del proyecto como secretario de Prensa de Alicia Kirchner. Junto con ellos hay casi una docena de intendentes del conurbano que están pensando seriamente en participar o no, y otros tanto del interior provincial. Si se animan a faltar, automáticamente se alejan del kirchnerismo.

“Pero nadie queda a la intemperie… Es más, hoy creo que tengo más futuro afuera que adentro, donde seguirán rigiendo los mismos métodos que no hacen más que hacernos quedar en el mismo lugar”, dijo un diputado provincial que, harto de estar harto, hará su propio homenaje a Néstor Kirchner en la unidad básica que tiene en su casa, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Archivado en