Acto conmemorativo

Día de la Antártida: mensaje de afirmación soberana e impulso de una nueva base Petrel

La vicepresidenta Victoria Villarruel participó en una ceremonia por el Día de la Antártida junto a Luis Petri y la canciller Diana Mondino.

Eduardo Aguilera miércoles, 28 de febrero de 2024 · 20:25 hs
Día de la Antártida: mensaje de afirmación soberana e impulso de una nueva base Petrel
Victoria Villarruel encabezó una ceremonia acompañado de Luis Petri y Diana Mondino

En una ceremonia conjunta encabezada por la vicepresidente Victoria Villarruel junto a la canciller Diana Mondino, el ministro de Defensa Luis Petri, la secretaria de Malvinas, Antártida, Política Oceánica y Atlántico sur, Paola Di Chiaro y el secretario de Política Internacional, Juan Battaleme se conmemoraron los 120 años de presencia ininterrumpida de la Argentina en suelo antártico.

En el acto realizado en el Palacio San Martín también estuvieron los 4 jefes militares: el brigadier general Xavier Isaac (Estado Mayor Conjunto); contralmirante Carlos Allievi (Armada); general de brigada Carlos Presti (Ejército); y brigadier mayor Fernando Mengo (Fuerza Aérea); además de invitados especiales.

El 22 de febrero de 1904 se tomó posesión e izó la bandera argentina en el Observatorio Meteorológico y Magnético en la Isla Laurie, Orcadas del Sur (antecesor de la actual base Orcadas). Ese hito marcó la efeméride que se celebró con seis días de atraso por cuestiones de agenda de las autoridades. La vicepresidente dijo en su alocución que la presencia argentina arrancó en 1901 cuando el alférez José María Sobral de la Armada Argentina integró la tripulación del buque Antarctic del expedicionario sueco Otto Nordenskjöld que incursionó en el continente blanco hasta 1904 y que fuera rescatado luego por la corbeta Uruguay al mando del capitán de corbeta Julián Irizar.

Recordó, además, que la experiencia relatada y escrita por Sobral pasó a manos de su abuelo el contralmirante historiador Laurio Destéfani y fue donado al archivo de la Marina. "Pujato, Leal, Irizar, Sobral y otros tantos argentinos anónimos entregaron su energía, tiempo sus fuerzas para sostener el reclamo de soberanía en el continente blanco", dijo y agregó: "Con sus trece bases permanentes y transitorias la Argentina ha demostrado que está a la altura de cualquier reclamación sobre la Antártida".

Diana Mondino, en tanto, afirmó: "Hace más de un siglo el personal, ciudadanos argentinos trabajan incansablemente realizando tareas científicas y logísticas de apoyo en condiciones generalmente muy adversas y ponen el mundialmente reconocido talento argentino no solo al servicio de nuestra Patria sino de toda la humanidad".

A su vez, el ministro de Defensa, Luis Petri, declaró: "Tenemos que pensar en la Antártida como un recurso estratégico, hay desafíos para resolver como la pesca, la bio protección, la vigilancia satelital, las operaciones con vehículos no tripulados, las nuevas formas de turismo, la búsqueda y rescate en emergencias y el calentamiento global con un impacto directo en la Antártida".

La iniciativa Petrel

Uno de los objetivos estratégicos y concretos propuestos por la política antártica es la recuperación plena de la base Petrel con modernización de la casa habitación, mejoras en la capacidad de movilizar personal y cargas con medios navales y aéreos y conectividad hacia el interior profundo de la Antártida.

Petrel demandó conjugar la nueva infraestructura con el cuidado ambiental mediante una acción controlada y sustentable de las actividades humanas reguladas en el Tratado Antártico y el Protocolo de Madrid. En la actualidad cerca del 51% de los países firmantes del tratado accede a la Antártida desde Chile y Argentina (Ushuaia), sea por vía aérea o marítima.

La escala más utilizada es la base chilena Frei debido a su localización y porque cuenta con pista de grava (1.300 m de largo) operativa todo el año que gestiona la base aérea Teniente Rodolfo Marsh Martin. A diferencia de los trasandinos la debilidad diplomática criolla en la década del '90 avaló la supresión de las jerarquías militares que antecedían el nombre de las bases nacionales, por caso, Vicecomodoro Marambio pasó a llamarse Marambio; Brown perdió su grado, no fue más Almirante Brown; General Belgrano II es Belgrano II a secas; Teniente Cámara quedó Cámara; y general San Martín, máximo héroe del país es sólo base San Martín.

Si Luis Petri ordenó en las FF.AA. eliminar el lenguaje inclusivo, "generala", "sargenta", "caba", etc., bien podría restituir la toponimia original de las bases un reconocimiento legítimo a militares y pioneros de la actividad antártica. La estadística de Frei arroja cerca de 50 vuelos intercontinentales y 150 intracontinentales por temporada, es un hub de distribución logística a gran cantidad de bases del sector.

La base Pretel. Foto: Fundación Marambio

Petrel tiene el potencial de la estación chilena. La base Frei se ubica a una altitud de 10 metros sobre el nivel del mar en tanto Petrel está a 18, con aguas profundas, ventaja geográfica clave para la operación de buques en muelle y, con la remozada pista de 1.400 m de grava consolidada, Petrel es un nodo de conexión estratégica disponible al sistema antártico internacional.

El director de Política Exterior Antártica, Fausto López Crocet, aquilata experiencia, idoneidad y firmeza en las negociaciones de las Reuniones Consultivas del Tratado del Antártico (RCTA) que se celebran cada año, la próxima (mayo) en Kochi, India.

Es el mecanismo de intercambio y consultas mutuas entre países signatarios del Tratado. La cercanía del encuentro puso en ralentí la nueva gema antártica, pulirla y que brille ahora requiere cumplir una hoja de ruta rigurosa en el sistema de consensos del Tratado. López Crocet parece unido en el destino con Petrel. Es hijo del almirante retirado Fausto López que es presidente de Proyecto Petrel S.A. una empresa que diseñó, fabricó y certificó íntegramente en Argentina el avión deportivo liviano Petrel 912, utilizado para la formación de pilotos civiles.

Conversaciones interministeriales dejaron sin efecto un aterrizaje de práctica en Petrel. El 25 de febrero un avión bimotor Saab 340 del Escuadrón VI de Transporte solo inspeccionó a baja altura el trazado de la remozada pista de Petrel hubo vítores de la dotación de la base mientras pasaba la aeronave.

Antes, la tripulación integrada por el comandante de la aeronave, vicecomodoro Ezequiel Rodríguez Cisneros; el segundo comandante, capitán Matías Almeida, el jefe de Escuadrón VI, mayor Juan Antúnez; el jefe de Escuadrilla Operativa, capitán Maximiliano Gatica; el auxiliar de carga, suboficial principal Sebastián Barrios; el inspector de la aeronave, suboficial auxiliar Patricio Farfan y el mecánico de a bordo, cabo principal Jonathan Heredia hicieron un aterrizaje en la base Marambio (ex vicecomodoro Marambio).

La Aviación Naval pionera en la operación de la vieja pista de Petrel con monomotores DHC-2 Beaver y Pilatus Porter, carece de tripulaciones del biturbohélica Beechcraft B-200 adiestradas en aterrizajes sobre pistas no preparadas del suelo antártico. El B-200 como toda la familia de King Air está preparado para operar en pistas cortas, subestándar, por caso, la aerolínea chilena DAP usa el King Air 300 en cruces desde Punta Arenas a la base Frei.

Archivado en