Elecciones 2023

Omar Félix: “Cuando algo funciona, la gente opta por no cambiar”

El candidato a intendente de San Rafael del Frente Elegí ya fue jefe comunal en 2003. Fue el más votado en las PASO de abril y tiene casi asegurado el triunfo el domingo. Habla sobre los 20 años de los Félix en la intendencia y a quién apoyarán en las provinciales.

Gabriela Sánchez
Gabriela Sánchez jueves, 31 de agosto de 2023 · 15:04 hs
Omar Félix: “Cuando algo funciona, la gente opta por no cambiar”
Omar Félix es el candidato a intendente de San Rafael del Frente Elegí. Foto: MDZ

Después de 20 años, Omar Félix vuelve a buscar ser intendente de San Rafael. En el medio pasó por distintos cargos y funciones. El apellido Félix está ligado a la política y al peronismo desde siempre. Su hermano Emir es intendente desde 2009 y su papá, Chafí Félix, fue intendente tres veces. 

A sus 63 años, Omar Félix asegura que su militancia se pierde en el tiempo porque nació en un hogar político. Los primeros pasos los dio de la mano de su papá en los años ´70 y después empezaron a caminar solos junto a su hermano. 

Fue concejal, senador provincial y después llegó a la intendencia en 2003. En 2007 logró la reelección pero no completó el mandato porque en 2009 fue electo diputado nacional y le dejó el cargo a su hermano Emir, que por ese entonces era presidente del Honorable Concejo Deliberante. Desde 2009 fue diputado nacional, director de YPF, presidente del PJ, volvió al Congreso y ahora es diputado provincial.

Omar Félix está casado con Alejandra y tiene tres hijos. Nació en Rama Caída y vive en la zona sur de la Ciudad de San Rafael. En las elecciones primarias municipales de abril ganó la interna del Frente Elegí y fue el precandidato más votado de los doce que se presentaron.

El domingo pasado dio Covid positivo y no pudo asistir de forma presencial al debate de candidatos que organizó la televisión abierta de San Rafael. Esta situación generó una serie de especulaciones y suspicacias que obligaron a reprogramar el debate de forma virtual. Está aislado y espera tener el alta médica para estar presente en el búnker el próximo fin de semana.

-¿Sigue aislado por su diagnóstico Covid positivo? ¿Cómo está Emir?
-Hasta el viernes sigo aislado. Ahora el protocolo es distinto solo se aísla la persona que dio positivo. Emir está bien, no estuve en contacto con él en los últimos días. 

-Usted fue candidato a intendente hace 20 años, ¿cómo vive esta vuelta?
-Siempre preferí lo ejecutivo antes que lo legislativo. En nuestro equipo cada uno cumple un rol. En 2009, vimos que teníamos problemas para gestionar recursos en la Nación. Ahí pensamos en que uno tenía que ocupar un lugar en la Nación. En ese momento yo estaba más posicionado y fui al Congreso. Eso nos permitió un mejor nivel de operación, conseguir cosas que de otra forma no hubiéramos conseguido como la nueva terminal, la pulpera, el gasoducto y el colector norte.

-Muchos funcionarios nacionales destacaron su rol activo.
-Hay que tener claros los objetivos cuando uno es legislador nacional. Dos veces no voté a favor de los presupuestos nacionales porque no tenían las obras para Mendoza. En el Congreso las provincias tenemos una debilidad de número en la cámara, la mitad de las bancas son de Buenos Aires y CABA.

-Siempre ha estado muy cerca de la gestión municipal, por ejemplo cuando su hermano estuvo enfermo.
-Siempre estuve cercano. No es una situación de comodidad ser legislador, ese fue el rol que me dio el equipo. Porque nosotros somos un equipo, mi rol en el Congreso hoy lo cumple Liliana Paponet. Cuando pasó lo de Emir quedó claro que el equipo funciona porque más allá de lo crítico del momento, la prioridad fue la gestión.

-¿Por qué usted vuelve a ser candidato? ¿No había nadie más del equipo?
-La figura del intendente en los departamentos es muy fuerte y eso dificulta el posicionamiento de otras figuras. Cuando medíamos, el mejor posicionado era Ricardo Vergara pero lamentablemente falleció en la pandemia. Lo resalto por los negadores de la pandemia. La desgracia de Ricardo dejó pocas opciones y el posicionamiento del resto no llegaba a ser competitivo. El riesgo de instalar a alguien nuevo era grande. A veces el reclamo es ´son siempre los mismos´ y sobre el nuevo dicen ´y a este quién lo conoce´. Cuando algo funciona la gente opta por no cambiar.

-Pero muchas veces eso no permite el recambio…
-Hay algún candidato en campaña diciendo que una familia lleva muchos años en la gestión. Primero, no somos una familia, somos un equipo. Y cuando se cuestiona el tiempo, se cuestiona la decisión de los ciudadanos. Eso es absolutamente antidemocrático porque cuestiona el voto de los sanrafaelinos que no ponen en riesgo lo que se hace bien, las cosas que funcionan.

-¿Es un desafío la renovación?
-Es un desafío la renovación. Tenemos dirigentes jóvenes como Nahuel Arscone, Antonela Cristofanelli, Jael Julián y Néstor Ojeda que tienen una experiencia muy valiosa. Para nosotros es muy valiosa la experiencia en la gestión y en organizaciones intermedias como clubes y cooperativas que nos acercan a la sociedad. 

-Usted plantea una continuidad de la gestión actual de San Rafael, ¿qué cambiaría o mejoraría?
-Yo quiero continuar la gestión no solo de Emir, quiero continuar lo que empezamos en 2003. Nosotros recuperamos un municipio quebrado, saneamos las finanzas, empezamos a hacer obra pública. El desafío para adelante es crecer en desarrollo humano social, cultural, educativo y en capacitación para emprendedores. Poner más presupuesto en esas áreas para generar más emprendimientos y recursos. 

-Ya existe la incubadora de empresas municipal
-La incubadora de empresas ha financiado emprendimientos que crecieron y venden a todo el país. La incubadora funciona muy bien pero hay que insistir en un proceso educativo teniendo en cuenta los distintos contextos económicos. También es clave la obra municipal porque dinamiza en consumo de insumos, personal en las empresas, revaloriza las zonas donde se hacen las obras. 

-¿Por qué en San Rafael no hay preventores?
-Porque no es la función principal del municipio, tampoco es la salud y el municipio tiene 27 centros de salud a su cargo. En seguridad la Provincia intenta transferir responsabilidades funcionales. El municipio sí se hace cargo de lo accesorio como la iluminación, donamos cámaras de seguridad de las cuales solo se han puesto dos o tres. Tiene más cámaras el parque San Martín que San Rafael.

-¿Por qué ha tenido un perfil bajo en la campaña?
-Ha sido una campaña de perfil bajo pero de mucha actividad. Nos hemos dedicado a reunirnos con vecinos, instituciones todo en silencio buscando información para llevar soluciones. Nosotros somos gobierno hoy. Hemos vuelto a los métodos más antiguos de la militancia, al cara a cara. No hemos ido por los sistemas de comunicación porque hay mucha diversidad de medios y redes sociales, la gente no quiere hablar de política y cambia de canal. Nosotros fuimos a buscar a la gente a los barrios, clubes, uniones vecinales, organizaciones productivas. 

-La campaña es distinta, tampoco se sacó fotos con candidatos nacionales ni provinciales.
-Es una elección muy local y claramente hay que pasarla para tener un análisis más pormenorizado de la situación nacional y la provincial. Para nosotros es importante hoy definir lo local porque nos da más autoridad para ayudar en lo nacional y provincial. Lo que hemos conseguido en San Rafael es porque hay un gobierno nacional que ha entendido las necesidades y ha estado dispuesto a ayudar. La nación nos ha ayudado muchísimo, no hemos tenido la misma suerte en lo provincial. Todas estas cosas pasadas la elección provincial vamos a transmitirla a los ciudadanos. La toma de decisiones debe ser basada en la realidad local, en lo que nos conviene a los sanrafaelinos. 

-Fue el candidato más votado de las PASO, ¿qué proyección tiene para las generales?
-En base a los datos que tenemos el resultado será más que favorable. Ahora somos tres candidatos, cada elección es distinta. Creo que el resultado va a ser de mayor diferencia. No hablo con datos de intuición, hablo por lo que nos dicen los números. Hay una estrategia equivocada en las otras fuerzas políticas que hace que inclusive hoy Bianchi los ponga en riesgo. 

-¿Entonces el triunfo de Javier Milei en las PASO nacionales va a influir en las elecciones generales de septiembre?
-Es una lectura de la sociedad en donde no hay nada novedoso, por ejemplo, cuando uno ve la propuesta de un candidato como Alfredo Cornejo que aparece como premio consuelo de lo que no consiguió a nivel nacional. Recuerdo el primer discurso de Cornejo en el Almuerzo de las Fuerzas Vivas. Él decía que el sur iba a tener tres motores, hablaba de Vale, Paso Las Leñas y Portezuelo. La verdad es que a casi 8 años de ese momento yo diría que los tres motores se le fundieron antes de arrancar. Ninguna de las tres cosas se lograron. Hoy a cualquier propuesta le falta credibilidad. Es más, producto de instalar candidatos o fórmulas muy agresivas, las propuestas de Milei los superan y dejan a nivel nacional a Patricia Bullrich y a Alfredo Cornejo en la provincia como una segunda marca. 

-Hebe Casado ha sido muy dura en sus comentarios, ¿qué lectura hace?
-Yo no contesto agresiones, nunca lo hago. La ciudadanía es la que se encarga de poner la balanza ese tipo de acciones. Yo simplemente lo dejo, no me voy a poner a responder esas agresiones. 

-¿Por qué no fueron parte del armado de las listas provinciales?
-Hubo muchos intentos para que Emir tomara esa posta. Él ha salido de una situación compleja de salud y no está en condiciones de tomar esa responsabilidad. Hubiera sido una gran irresponsabilidad porque no podía cumplir con ese rol. De todas formas siempre están las ganas, como dicen ´no hay sacerdote que no quiera ser Papa´. 

-Hace unos días Roberto Righi se fue con La Unión Mendocina, ¿ustedes tienen diálogo con Omar De Marchi?
-Diálogo tenemos con la mayoría de los dirigentes que tienen posiciones constructivas respecto a la provincia, con los que aportan para tener un San Rafael más grande y mejor. Creemos en la necesidad del diálogo como herramienta para que las cosas estén mejor y cada uno lo debe hacer desde su propia identidad. No dialogar con alguien porque está en otro partido es inmaduro. Yo festejo que la dirigencia política pueda hablar porque el mayor síntoma de incapacidad es no tener la posibilidad de hablar, debatir y persuadir sobre temas importantes. No se puede construir si no podemos hablar. Esto no quiere decir que estemos todos en el mismo barco, ni que uno esté buscando generar algún tipo de apoyo. Esto hay que tenerlo bien en claro.

-¿Entonces van a definir mucho después de las elecciones del domingo?
-Pasado el domingo vendrá una reflexión sobre cuál es el camino que sigue. Nosotros queremos que gane el peronismo, ya veremos cómo sigue. La provincia necesita otra mirada y una construcción diferente sin las cosas que están pasando hoy día. 

Archivado en