Qué hay detrás del pedido oficialista a la Corte de aportes para la reforma

Qué hay detrás del pedido oficialista a la Corte de aportes para la reforma

El presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi, solicitó a los integrantes del tribunal “una propuesta superadora de consenso”. La idea surgió del legislador Jorge Difonso. No obstante, resaltaron que la respuesta de los magistrados no condiciona el avance del proyecto de ley.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

Luego de una extensa jornada de debate sobre el proyecto de reforma de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza y la postergación por una semana de su tratamiento, el oficialismo provincial envió una solicitud a los integrantes del tribunal “una propuesta superadora de consenso”.

La nota lleva la firma del presidente de la Cámara de Diputados, el radical Andrés Lombardi, y del titular de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC), Jorge Difonso, representante de Unión Popular y aliado de Cambia Mendoza.

La nota está dirigida puntualmente al presidente de la Corte, Dalmiro Garay, pero el pedido es extensivo a todos los integrantes del máximo tribunal provincial. Concretamente se solicita “una propuesta superadora de consenso” a través de la cual los ministros realicen aportes a la propuesta de reforma que fue elaborada por el Gobierno de Mendoza y enviada a la Legislatura por el gobernador Rodolfo Suarez.

Este martes la comisión de LAC recibió la visita de tres magistrados para opinar sobre la propuesta que plantea disolver las actuales salas en las que se divide la Corte y sortear las causas entre los siete integrantes del órgano judicial, con el objetivo de evitar el denominado “forum shopping”, que consiste en la elección por parte de los demandantes de los jueces que atenderán el caso.

Durante la audiencia expusieron los ministros Mario Adaro y Omar Palermo, quienes plantearon una serie de objeciones contra la iniciativa oficialista, mientras que posteriormente fue el turno del presidente del tribunal, Dalmiro Garay, quien defendió el espíritu de la reforma y dio argumentos a favor de las modificaciones que se impulsan.

Concluidas las exposiciones, el radicalismo no obtuvo los respaldos necesarios de los diputados integrantes de la comisión de LAC para sacar un despacho favorable y que el proyecto se vote este miércoles. La postura de dos aliados de Cambia Mendoza hizo que se postergara una semana la votación. Se trató de Difonso y del titular de la bancada del PRO, Gustavo Cairo, quienes solicitaban más tiempo de discusión.

A lo largo de la reunión los tres jueces lamentaron que no se haya alcanzado el consenso en el seno de la Suprema Corte para que la iniciativa para reformar su funcionamiento haya salido del mismo organismo. En esta línea, varios legisladores pidieron a los “supremos” que acordaran entre ellos una serie de aportes a la propuesta.

Estos planteos fueron los que impulsaron el envío de la carta del titular de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi, al ministro Garay.

Según explicaron desde la UCR, la idea surgió de parte del presidente de la comisión de LAC, Jorge Difonso, y el objetivo es que si los integrantes de la Corte tienen cambios consensuados que los remitan a la Legislatura, para que sean analizados por los diputados.

No obstante, la respuesta de parte de los magistrados no será un condicionante para el avance del proyecto oficialista. Es decir que el radicalismo está abriendo una instancia de diálogo y apostando al consenso, pero si en los próximos días no llega ningún aporte desde el Palacio Judicial, insistirá con la iniciativa que se viene discutiendo.

Por su parte, desde el peronismo mendocino celebraron el pedido a la Corte y se atribuyeron la autoría de la propuesta. Durante el debate de comisiones, los bloques de Senadores y Diputados del Partido Justicialista-Frente de Todos habían pedido que el máximo tribunal sea quien redacte una propuesta consensuada entre sus siete miembros.

Tras conocer el envío de la carta firmada por Lombardi, el presidente del bloque justicialista del Senado, Lucas Ilardo, manifestó que “celebramos que triunfe la cordura y sea la propia Corte la que defina su funcionamiento, no la Legislatura. El Gobierno intentó politizar la Justicia, lo cuál no es bueno para la Democracia. En buena hora si esto es una marcha atrás al intento de avasallar la institucionalidad de la Corte Suprema".

Por su parte el titular de la bancada peronista de Diputados, Germán Gómez, expresó que “vemos con beneplácito la actitud del oficialismo de poder estudiar la iniciativa con más profundidad de la que se planteó al comienzo. La ley tiene 38 años de vigencia, el Ejecutivo torpemente pretendía modificarla en una semana. Este proyecto merece una discusión profunda y más amplia si es que quieren mejorar la justicia en serio. Y esto no puede ser haciendo oídos sordos a las críticas y cuestionamientos, avanzando con sus mayorías legislativas”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?