Las extensas filas demoraron hasta la noche la votación en la embajada en Brasil

Las extensas filas demoraron hasta la noche la votación en la embajada en Brasil

La ajustada contabilización de votos para determinar si Jair Bolsonaro o Lula da Silva presidirán Brasil los próximos 4 años ya comenzó. Los votantes residentes en Argentina concluyeron el proceso democrático pasadas las 20, en consecuencia de las largas filas alrededor del edificio.

Diego Gubinelli

Diego Gubinelli

En horas de la mañana de este domingo abrieron las puertas de la Embajada de Brasil en Argentina para que ciudadanos de dicho país pudieran emitir su voto en el marco de las elecciones para elegir quién será el próximo presidente. Lo planeado, según fue indicado por las autoridades, era que la jornada electoral comenzara a las 8 y concluyera a las 17. Sin embargo, la masiva concurrencia a las urnas derivó en que los electores debieran realizar una considerable fila y que, a medida de que se fue acercando la noche porteña, cientos brasileños permanecieran aguardando en las veredas del barrio de Recoleta para ingresar al edifico diplomático.

En Argentina se registraron más de 12.000 electores habilitados, de los cuales 11.570 electores, que representan el 91% del padrón, tenían a la Embajada como sede para emitir el sufragio. El remanente de brasileños en el país corresponde a 7% en Córdoba y 2% en Mendoza.

Cada votante podía asistir con su e-título, emitido por una ampliación oficial para celulares iOS o Android, o concurrir con un documento oficial brasileño como cédula de identidad, pasaporte o licencia de conducir.

Los puestos de votación en la Embajada. Foto: MDZ.

A las 18 comenzó la contabilización de votos en Brasil, pero, ante la consulta de MDZ, desde la embajada afirmaron que la situación estaba atrasada por la fila y que el resultado de la votación de las 12.000 personas oriundas de Brasil se conocería horas más tarde.

Los primeros resultados parecen arrojar que los dos favoritos, Jair Bolsonaro y Luiz Inácio "Lula" da Silva, no se sacan una ventaja considerable. Para ganar en primera vuelta se necesita el 50% más uno de los votos. Si ninguno de los candidatos alcanza esa cifra, la Presidencia de Brasil se definirá en un balotaje el 30 de octubre.



El Tribunal Superior Electoral contabiliza sólo los votos válidos para elegir presidente, es decir, no incluye a los sufragios en blanco o los anulados. Más de 156 millones de brasileños estaban habilitados para participar de los comicios, en los que se eligieron además los gobernadores de los 27 estados, 21 senadores, 513 diputados federales y más de 1.000 legisladores regionales.

El voto en Brasil es obligatorio para los ciudadanos de entre 18 y 69 años y opcional para los que tienen 16 y 17 y los mayores de 70. No obstante, sólo forman parte del padrón del extranjero aquellos que hayan realizado la solicitud de registro electoral.

El ganador de la contienda electoral asumirá la Presidencia el 1 de enero de 2023 y con, ella, las riendas del país más grande y más poblado de Sudamérica, así como su mayor economía, la décima del mundo, según el FMI en base al PBI nominal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?