En Brasil también se juega una parte del futuro argentino

En Brasil también se juega una parte del futuro argentino

Brasil es el gran socio argentino. Desde hace 30 años, cuando se formó el Mercosur, los destinos económicos de ambos se acercaron.

Marcelo Elizondo

Hoy, Brasil es el mayor mercado para las exportaciones argentinas en el mundo: más de 8.000 millones de dólares en los primeros 8 meses de 2022, y probablemente unos 12.000 millones cuando termine el año -lo que duplica las exportaciones hacia China y hacia EEUU-. Además, Brasil y China son los principales abastecedores argentinos (en 8 meses, las importaciones de esos destinos rondan los 11.000 millones de dólares). Y, más aun, Brasil es el gran destino de las exportaciones de pymes argentinas. Y de productos industriales: Argentina exporta al resto del mundo esencialmente productos de origen agropecuario.

Adicionalmente, Brasil es el cuarto mayor inversor extranjero en Argentina (alrededor del 7% del stock de inversión extranjera en nuestro país es brasileño) y es el mayor emisor de turistas extranjeros a nuestro país (un 22% de los mas de 2 millones que han venido al país en lo que transcurrió de 2022). Y se estima que viven en Argentina unos 90.000 brasileños, mayormente personas bien calificadas laboralmente, que se desempeñan en actividades económicas relevantes.

La relación bilateral está amarrada por el Mercosur, el bloque que eliminó aranceles al comercio bilateral (aunque los mantuvo excesivamente elevados para el comercio con terceros mercados y eso está haciendo crisis hoy). El bloque se encuentra en dificultades, como también la relación bilateral, ante la mayor tensión en los últimos 30 años. El Brasil de Bolsonaro aspira a una apertura económica que Argentina no acompaña (y el Mercosur exige consenso al respecto) y en ésta diferencia está buena parte de la relevancia del estado de situación.

El futuro de Brasil, según quien gane y qué agenda implemente, es directamente incidente en Argentina: Brasil es una gran economía mundial (una de las 12 mayores), sede matriz de un tercio de las 100 mayores multinacionales latinoamericanas y uno de los 10 mayores receptores de inversión extranjera directa en los últimos años; todo lo que requiere una internacionalidad (gane quine ganare), por la dimensión de su economía, que ha puesto a nuestros ambos países ante escenarios mas diferentes que nunca. Las características económicas de nuestras economías nunca fueron tan disimiles.

Pues para Argentina la relacion bilateral, el futuro perfil del Mercosur y de su vínculo externo, y la cercanía (o no) con nuestro socio ante nuevas discusiones geoestratégicas es significativa. Y eh ahí el gran interrogante para 2023 (el nuevo presidente asumirá el 1 de enero). No solo quién gana, sino cómo implementa una agenda económica y un posicionamiento externo propios de un país que requiere una modernización pendiente y que sus principales actores económicos reclaman.

* Marcelo Elizondo: especialista en negocios internacionales; Presidente de la International Chamber of Commerce (ICC) en Argentina

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?