Cristina y su memoria selectiva

Cristina y su memoria selectiva

Durante el acto de cierre de campaña del Frente de Todos la vicepresidenta de la nación, Cristina Elizabeth Fernández, ponderó la terquedad de Oscar Parrilli como ejemplo a seguir por aquellos que, en la función pública, deben llevar adelante tareas de gobierno.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

El acto se desarrolló en Tecnópolis, lugar emblemático del gobierno de Cristina. Allí, Fernández elogió la conducta de Oscar Parrilli, el mismo al que trata habitualmente de “boludo”, urgiéndolo a realizar las más diversas tareas. ¿Qué llevó a la jefa política del Frente de Todos a citar al “boludo” de Parrilli? La necesidad de marcarle la cancha al presidente Alberto Fernández, urgiéndolo a llevar adelante cambios en su Gabinete.

En esencia, Cristina aseveró: “Tecnópolis es casi el living de mi casa. ¿Saben que se hizo por decisión de Macri, no? Les cuento: cuando finalizaron los festejos del bicentenario, Parrilli viene con un nuevo proyecto y nos dice tenemos que hacer un evento de dos semanas sobre la Figueroa Alcorta. Fuimos a pedir permiso a la Ciudad. El jefe de Gobierno nos dijo que iba a haber problemas de tránsito”. Allí nace, en su relato, la ponderación a Parrilli.

Cristina reveló que la negativa de Mauricio Macri —jefe de gobierno de CABA en ese momento— provocó en Parrilli el desafío, “la terquedad”, de buscar alternativas. “Entonces” dijo la vicepresidenta “vinieron con otro proyecto, algo permanente en la provincia. Identificaron este predio en Villa Martelli. 52 hectáreas. Era piedra, pastizales y abandono total. Y en 8 meses hicimos Tecnópolis".

Se podría decir que eso es hacer política: establecer un propósito y no alterar el curso, pese a los obstáculos, hasta lograr el cometido. En Argentina, culturalmente, esa actitud tiene una alta ponderación ciudadana. Lo que la ex presidenta no dijo es lo que en realidad cuenta: el precio que pagó la sociedad en su conjunto por esa decisión política llevada adelante con terquedad por Parrilli, y tan valorada por Cristina.

En el año 2013, Carlos Brown era ministro de Producción de la provincia de Buenos Aires. El también ex diputado nacional, reveló que los fondos usados para construir Tecnópolis eran recursos del fondo hídrico. En una entrevista brindada a la F. M. 99.9 de Mar del Plata expresó: “hay una estrategia en función de un trabajo que se hizo, que es el Máster Plan de la Cuenca del Salado y otras zonas hídricas como el caso La Plata o San Martín, que han sido abandonados. El plan está y los fondos están destinados, pero las obras se suspenden y la plata termina en cualquier otra cosa, como Tecnópolis o cuestiones puntualmente electorales.

La terquedad de Parrilli que Cristina tanto celebra le quitó fondos a las obras en La Plata, ciudad en la murieron en inundaciones, según el discutido registro formal, 89 vidas.

Una terquedad costosa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?