Por qué Toyota no consigue 200 jóvenes con título secundario para trabajar en su planta

Por qué Toyota no consigue 200 jóvenes con título secundario para trabajar en su planta

Un informe de Argentinos por la Educación marca por qué la empresa Toyota puede tener dificultades para hallar trabajadores jóvenes.

MDZ Política

MDZ Política

Los datos señalan que la escuela secundaria excluye a los adolescentes varones pobres, para quienes el trabajo industrial podría implicar una mejora en la calidad de vida. En Zárate, los varones de nivel socioeconómico bajo representan solo el 2% de los inscriptos en el último año del secundario.

El presidente de Toyota indicó en declaraciones públicas que la empresa automotriz tiene dificultades para su búsqueda de 200 jóvenes, varones, con título secundario para trabajar en su planta fabril de la localidad de Zárate en la provincia de Buenos Aires. También se refirió a quienes no concluyen el secundario y advirtió que la empresa identifica en ellos graves problemas de comprensión lectora. 

El informe “¿Por qué Toyota no consigue 200 jóvenes con título secundario para trabajar en su planta?”, del Observatorio de Argentinos por la Educación y con autoría de Mariano Narodowski (Universidad Torcuato Di Tella y Académico Asociado de Argentinos por la Educación), presenta algunos datos que permiten entender por qué Toyota no encuentra esos candidatos. Esta situación puede ser representativa de lo que sucede en distintos puntos del país. 

Los datos muestran que no hay escasez de egresados en esa zona: en 2018 había  1.314 estudiantes cursando el sexto año del secundario en Zárate, según las últimas cifras disponibles. A ese número, además, se le podrían sumar los egresados de los partidos cercanos a la fábrica (Campana, Escobar, San Miguel, etc.): la cifra total se quintuplicaría. 

En cuanto a las habilidades de estos jóvenes, el 64% de los estudiantes del último año de secundaria en Zárate están por encima del nivel básico de comprensión lectora, según los datos de la prueba Aprender 2017. Por lo tanto, deberían ser aptos para el trabajo demandado.

Los resultados de las pruebas Aprender no fueron negativos. 

La clave

Al analizar los estudiantes del nivel secundario por sexo y tercil de ingresos, se observa que los varones del tercil de menores ingresos –potenciales candidatos para esta búsqueda laboral– son apenas un 2% del total de inscriptos en el sexto año del nivel secundario. En Zárate, como a nivel nacional, los graduados secundarios son mayoritariamente mujeres, y mayoritariamente de sectores medios y altos. 

Estos sectores tienden a priorizar la continuidad de sus estudios en la educación superior. Si bien no hay datos específicos de Zárate, la EPH para el Gran Buenos Aires muestra que en el quintil de menores ingresos, el acceso a los estudios superiores es del 9%, mientras en el resto de los segmentos socioeconómicos la cifra se cuadruplica. 

“Para aquellos que se preguntaban por qué los jóvenes pobres sub 25 de Zárate-Campana con secundario completo no se postulan de a cientos para trabajar en Toyota, con un salario promedio de $150.000, la lacónica respuesta es: casi no hay varones pobres con secundario completo en Zárate-Campana”, señala Mariano Narodowski, autor del informe. En base a estos datos, Narodowski concluye: “La escuela secundaria excluye a los adolescentes varones pobres, para quienes el trabajo industrial implicaría una clara mejora de la calidad de vida y probablemente movilidad social ascendente, mientras que los graduados secundarios de los sectores medios y altos de la población no parecen interesados en incorporarse a la actividad industrial en el sector privado”. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?