Los puntos más polémicos del manual de campaña del kirchnerismo

Los puntos más polémicos del manual de campaña del kirchnerismo

El Frente de Todos decidió aprovecharse de una herramienta popularizada por el macrismo al adoptar un 'manual de estilo' para que sus candidatos aprovechen al máximo durante la campaña electoral, el cual incluye una serie de recomendaciones, frases y datos.

MDZ Política

MDZ Política

Al igual que en otras oportunidades, el Frente de Todos decidió aprovecharse de una herramienta popularizada por el macrismo al adoptar un 'manual de estilo' para que sus candidatos aprovechen al máximo durante la campaña electoral, el cual incluye una serie de recomendaciones, frases y datos que sirven de base para la construcción del relato partidario con el objetivo de convencer a los votantes y ganar los comicios con resultados contundentes.

De circulación inmediata en los círculos del kirchnerismo, este documento de 70 carillas llegó a las manos de todos los candidatos de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, los dos distritos donde el oficialismo deposita la mayor parte de su juego en unas elecciones consideradas cruciales para consolidar el proyecto político de Cristina y Máximo Kirchner, Sergio Massa y Alberto Fernández en los próximos dos años de gobierno y dar el puntapié inicial a las proyecciones del 2023.

Tal como había anticipado MDZ, este manual de estilo presenta algunas claves que los candidatos deberán tener en cuenta a la hora de hacer campaña. Según repasó el periodista Fernando Carnota en el programa +Voces, del canal LN+, el texto recomienda "no transitar los extremos" de la grieta política al momento de encabezar un acto o sentarse frente a una cámara de televisión, con el objetivo de "retener el voto K y no espantar el voto no K".

El manual de estilo busca servir de guía primordial para los candidatos que participen activamente en la campaña electoral.

Esta estrategia que el kirchnerismo saca a relucir en cada campaña, y que hasta ahora ha tenido cierto éxito relativo para cosechar votos moderados, está sustentada en una serie de puntos que los candidatos habrán de cumplir: correr el eje de debate coyuntural, no discutir la gestión de gobierno, buscar que estos comicios se perciban como una ratificación de la victoria del Frente de Todos en las elecciones del 2019, y apostar a la confianza de la pospandemia poniendo énfasis en la recuperación económica y la vacunación contra el coronavirus.

A su vez, se recomienda a los candidatos del kirchnerismo "no hablar de corrupción, de política internacional y de Justicia", por lo que se ordena retirar del temario público cuestiones referidas a las causas judiciales contra dirigentes del oficialismo, las posturas del Gobierno frente a Cuba, Venezuela y Nicaragua, y las iniciativas para reformar el Poder Judicial, entre otras.

También se les ha pedido lo que hasta ahora es misión imposible: no pegarle a Mauricio Macri. "Criticar la gestión anterior sin enfocarse en Macri", es el nuevo mantra en el Frente de Todos, anticipó Carnota.

Entre los objetivos de la campaña expuestos en el manual de estilo del oficialismo, figuran mejorar la composición en Diputados, mantener mayoría en Senado, superar el 40% a nivel nacional, alcanzar el 42% en la provincia de Buenos Aires y repetir resultados en las elecciones al Senado. Mientras, el "objetivo estratégico" es “generar confianza en el rumbo del gobierno del Frente de Todos”.

Y para ello, recomiendan que “el desafío de esta etapa es persuadir a aquellos que a pesar de estar dispuestos a votarnos todavía no están decididos. A la vez, es necesario activar la desconfianza entre quienes podrían votar a Juntos por el Cambio pero a la vez rechazan la gestión de Macri”.

El manual completo: 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?