Para Juntos por el Cambio, ahora el límite es Kicillof

Para Juntos por el Cambio, ahora el límite es Kicillof

Todas las alianzas son posibles en Juntos por el Cambio de la Provincia de Buenos Aires y CABA. Las decisiones de Horacio Rodríguez Larreta de definir ya su estructura de cara a la presidencial de 2023 y la del radicalismo de presentar candidatos para competirle muy potentes abrieron las variantes.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Por suerte para el espacio, no sé si para la gente, no nos estamos tirando con fotos por los medios", se sinceró hoy uno de los apoderados partidarios que deberán definir las alianzas políticas que tendrán los partidos que participen de las negociaciones dentro de Juntos por el Cambio.

Hasta hoy hay cuatro candidatos en cancha. Facundo Manes, Diego Santilli, Jorge Macri y Gustavo Posse. Los cuatro hacen suma y resta entre sí y fortalecen la competencia pero, también, debilitan a sus máximas referencias. "Todo es discutible, pero lo cierto y concreto es que están convencidos que la Provincia es el límite. Y en esto es fundamental una organización estable y con reglas en las listas de legisladores provinciales".

A los precandidatos se suman los aliados que definirían fortalezas y debilidades. El Peronismo Republicano, con Joaquín De la Torre, seguro será cabeza de lista en la región noreste del Gran Buenos Aires, la Primera Sección. Con una unidad muy fuerte con varios intendentes, inclusive los que juegan con Macri o Santilli e inclusive con Manes. Allí es vital el rol de Maximiliano Abad como presidente partidario radical para juntar todas estas partes. 

De la Torre también sigue ojeando lo que pasa en el frente de Florencio Randazzo, Le gusta el mensaje.

En la otra sección, la "tercera", la zona sur y Oeste de La Matanza, la situación es diferente. Allí el único intendente con territorio de Juntos por el Cambio es Néstor Grindetti, quien apoya al vicejefe de gobierno porteño en su incursión bonaerense. 

Emilio Monzó, quien ya había salido a hablar públicamente en favor de un acuerdo con Manes, ahora está revisando todo. Rodríguez Larreta le ofreció un importante ministerio (podría reemplazar a Santilli en Seguridad o iría a Gobierno) y varios de sus aliados provinciales podría tener un lugar de prepodederancia en la lista. 

Esta incorporación no es soportada por Elisa Carrió, quien aún no le levantó el veto. Pero en ella todo es un minuto a minuto, como reconoció un importante dirigente que la conoce de años. Pero con Monzó también vendría Nicolás Massot, quien ya dijo que pretendía ser candidato en Tigre.

Allí hay un gran obstáculo. Los "territoriales" la fuerza política protegida por María Eugenia Vidal y adoptada por Rodríguez Larreta para su campaña presente y futura tienen al actual presidente del Concejo Deliberante de Tigre, Segundo Cernadas, como su candidato no sólo natural sino más conocido y con chances ciertas de ser intendente en 2023 mientras que el actual jefe comunal Julio Zamora y su antiguo jefe, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se siguen peleando. 

Este territorio y la fiereza de la negociación a la que se exponga Massot puede provocar lo mismo que sucedió en 2019 pero en el Frente de Todos, que no podía cerrar el acuerdo con Massa porque Zamora no se bajó. 

Estas discusiones, que en el caso de esta localidad es la más significativa, pueden repetirse en muchos otros lugares, incluidas las que conducen los propios intendentes de Juntos por el Cambio. Para evitar que "nada se desmadre", los juristas partidarios están viendo cómo se pueden dar los cruces y acuerdos "siempre y cuando haya, como mucho, dos listas. Tres es lugar por lugar", graficaba un interlocutor que conoce todos los actores comprometidos. 

"Puede haber dos o tres listas nacionales con acuerdo en las provinciales y locales. Eso sería un esquema de Y. También pueden discutir en el primer orden, hacer unidad en las seccionales y volver a discutir en los municipios. Eso sería una X. Todo está por verse", dijo.

En cuanto al "fin de tuits y fotos", parece que impregnó la mirada política aportada por los intendentes bonaerenses que definieron a Kicillof como "el candidato 2023 de Cristina Fernández de Kirchner. Si esto es así, toda la Provincia será un tablero de ensayo de lo que luego querrán hacer a nivel nacional, lo cual hay que frenar ahora". Y para eso, las listas de legisladores provinciales, son el primer gran paso. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?