Mario Japaz: "Tenemos un progresismo retrógrado que atrasa y que toma decisiones"

Mario Japaz: "Tenemos un progresismo retrógrado que atrasa y que toma decisiones"

El ingeniero Mario Japaz dio su particular mirada sobre el presente de Mendoza y el futuro de la Argentina. Advirtió que en nuestro país "la gente vive en una adolescencia de siempre creer en el salvador, estamos acostumbrados a los Maradona y a los Messi".

Nicolás Attias

Nicolás Attias

Mario Japaz pertenece a esa generación que aprendió a conectarse con el dial-up para luego vivir el gran salto de la tecnología hasta llegar al reino de los algoritmos, el big data y la inteligencia artificial

Su formación en ingeniería industrial lo volcó de lleno al mundo de la industria del conocimiento. Junto a Marcos Bruno y Giorgio Tacchini fundaron Merovingian Data, empresa dedicada a la consultoría de organizaciones a través BI (Business intelligence), minería de datos, algoritmos de IA, social listening y demás herramientas de las ciencias de datos.

Pero Mario tiene una mirada que va más allá de lo que devuelven las pantallas y las redes que le aportan las materias de análisis. Está muy metido en el debate político y económico, y con su libro "El imperio de los tecnoperones", un trabajo crítico del peronismo, dejó muy en claro desde que lugar iba a lanzar sus corrosivas admoniciones en el ágora digital.

Integrante de la fundación Von Humboldt que promueve las ideas liberales, él se declara liberal clásico, a favor de diversificar la matriz productiva de Mendoza, lo cual incluye aceptar el desarrollo de la minería, al tiempo que cuestiona a los millennials "filosocialistas" que recuperan, según su visión, los viejos vicios de los dogmas partidarios. Apunta que al país lo salvará la generación sub 25, "porque son los ciudadanos de la globalización".

El presente de Mendoza

-¿Qué le pasa a Mendoza?

-Mendoza no deja de estar dentro de la Argentina, está en serios problemas, pero creo que tiene muy buena calidad de vida y una cultura del trabajo particular. A mí me gusta mucho la provincia, tiene potencial y buen recurso humano, no por nada tantas tecnológicas abren en Mendoza. Tenemos a Chile al lado, tenemos buena conexión física y social. Los mendocinos tienen más vínculo con Santiago que con Buenos Aires, y Santiago está en el top five de lugares para hacer negocios. Si analizás la predisposición a la libertad económica, comparé a CABA con Mendoza, y respecto de las libertades individuales el mendocino es menos de un 5% más conservador que el porteño. Si bien es más conservador, lo es por poco porcentaje. Pero al mismo tiempo, cuando vos lo ves en el diagrama de Nolan, el mendocino es más propenso a la libertad económica que la media del país".

-¿Qué se puede hacer?

-Mendoza tiene una matriz productiva saturadísima. Se debe expandir la matriz productiva si o si. Acá se tiene que hacer vino, petróleo, ajo, minería, fracking, etc. Se tiene que hacer todo lo que se tenga que hacer con los recaudos necesarios. No veo por qué no podemos hacer lo que se hace en otros lados del mundo. Tenemos material radiactivo en plena ciudad con medicina nuclear, materiales y procesos peligrosos en la destilería de Luján de Cuyo y no pasa nada. La minería debería tener lugar, nuestros profesionales y técnicos son buenos, déjenlos hacer su trabajo.

La provincia rebelde ahora es Mendoza, como lo fue Entre Ríos con Rosas y Córdoba con Perón, mostrando otra forma de Argentina. Con sus defectos pero con sus cosas, hasta la política es distinta en Mendoza, se sientan en una mesa y hablan, el federalismo interno de Mendoza se cumple. Mendoza nunca tuvo caudillos porque siempre hubo renovación y esos es muy sano".

-¿Cómo viste el manejo de la pandemia?

-Mendoza en términos de Covid está relativamente mejor que la media del país, infinitamente mejor que Buenos Aires y Capital Federal. Con muchísimas menos restricciones, pasar la pandemia en Mendoza fue el paraíso comparado con otros provincias. No fue mala la gestión sanitaria, hay un castigo excesivo de Nación con Mendoza, la clave está en la gente, que tiene una buena conciencia social respecto del manejo de la pandemia.

Mendoza tiene un gran problema y es que tenemos aire de pueblo pero somos una ciudad. Yo viví en Toulouse, una ciudad industrial muy importante y es más chica que Mendoza, que es grande pero tiene aire de pueblo. Es una ciudad importante, con la potencialidad de ciudad importante, y el esnobismo pavo de creerse más de lo que es, porque como sos un pueblo tenés que aparentar.

Minería, otra vez

Japaz se refirió a los acontecimientos que marcaron el inicio de la gestión de Rodolfo Suarez, con el duro traspié que sufrió al querer profundizar el desarrollo minero en la provincia.   "Los que se denominaron representantes de todo Mendoza no eran la mayoría, los que definen la política estratégica son los funcionarios elegidos por el pueblo, y quieras o no tanto peronismo como radicalismo se habían puesto de acuerdo para avanzar", dijo. "Ahí se sumó el fenómenos de las redes, la cuestión de la minería pareció más grande de lo que realmente fue, y en ese momento se retrocedió de algo que no había que retroceder. Yo creo que la minería es necesaria para Mendoza, pero sumado a la cercanía de los disturbios de Chile de ese momento se retrocedió de algo que no había que retroceder. Sino preguntale a los del sur que trabajaban en Potasio Rio Colorado y ahora no, hay muchas empresas de servicios mineros de Mendoza que se fueron a San Juan", aseguró.

-¿Por qué hubo tanta repercusión?

-Esto fue dogmático, propio de los tiempos mesiánicos, esta gente que te habla desde una superioridad moral, que te hablan por tu bien sin que se lo hayas pedido, se autodenominan representantes de la gente sin que nadie los haya votado. Entonces desde una organización cuasi tribal de autoconvocados, que son ellos mismos, te dan vuelta una ley que era buena según creo, y luego vuelven a su barrio privado, a Chacras. Yo los analicé y la gran mayoría era de clase media y clase alta, vuelven a sus casas con la conciencia tranquila pensando que salvaron a la Pachamama y en realidad generaron pobreza, porque le sacaron a la gente la oportunidad de ganar plata y escalar socialmente. La minería no necesita mano de obra calificada, a miles de personas le quitaron la oportunidad de ganar sueldos altos. Fue una decisión política de los dos partidos mayoritarios que ante el ruido que se generó, tras confiar en una asunción rápida y creyendo que tenían aceptación social y victoria rápida, el oficialismo y el peronismo dieron marcha atrás después de una serie de fenómenos internos a la política, devenido de un mal timing, como fue un error la gente que se autodenominó representante del pueblo".

-¿Entonces?

Tenemos un sector palermitano progre dentro de Mendoza. Un progresismo retrógrado que atrasa, ya que Del caño ganó en Chacras de Coria, pero esta gente toma decisiones lamentablemente. San Juan fue una de las provincias que más creció en la pandemia, la minería nunca paró. Te hablan del rio Jáchal y el río Jáchal estuvo contaminado siempre, el cianuro está en bajísimas proporciones y se puede disociar rapidísimo, hablan como si nuestros cauces fueran Ecos de los Andes, ¿por qué no van al Pescara?, si se meten salen sin los huesos. Por eso creo que este vilipendio de ciertas industrias es malo, hablan solo de turismo y vino, pero fijate lo que pasó con la pandemia, es una industria fantástica y trae dólares pero que no te pase un cisne negro como la pandemia" 

Industria del conocimiento

La tecnología es el tema de Japaz. Por eso se anima a avanzar sobre lo que cree que hay que hacer. "Yo creo que a la larga si se hacen las cosas bien, a Mendoza le va a ir bien, hay que seguir por ese camino. Hay empresas de tecnología que vienen y se han creado, pero ojo porque te dicen que hay que invertir en las tecnológicas y la industria del conocimiento, y es gente que no entiende de la industria del conocimiento ya que dice que hay que invertir ahí. No es que solo hay que invertir en tecnológicas, hay que invertir en petróleo, en minería, en fracking. Sería egoísta si dijera que solo hay que dedicarse a la industria de la información, tiene que haber opciones de trabajo para toda la gente, diversificando la matriz productiva, porque hay gente que no está en el sistema, y el Estado no va a meterla en el sistema, pero sí va a necesitar una red de contención del Estado", asegura.

-¿Cómo se promociona un sector de ese tipo?

-Si no dejás que las industrias vengan, crezcan y diversifiquen, con la estupidez del argentino medio que dice que vienen a llevarse las cosas, no se genera riqueza, entonces, si abrís esto puede generar riqueza en Mendoza y en el país. Hay que sacarse a estos lideres mesiánicos que dicen que es pecado y que no. Los que se focalizan tanto en la industria del conocimiento pierden el cuadro general. Tenés que aumentar los grados de libertad, al dar mas opciones la sociedad encuentra el camino, no podemos ser retrógrados y cerrar geología porque no se va a hacer minería, decir hay muchos psicólogos entonces cerremos psicología, estos superprogres son partidarios de la libertad absoluta sobre nuestros cuerpos, pero te dicen a qué industria te podés dedicar, entonces somos libres para unas cosas pero no para otras.

-¿Por qué hay tanta oposición para algunas industrias? 

-Hay un modus operandi, terminó la minería y se metieron con el fracking, siempre necesitan un molino de viento como el Quijote, se piensan que pueden destruir al capitalismo. A ver no es que la minería nos va a salvar, pero es una alternativa, son miopes. Dicen que el cobre se lo van a llevar y obligatoriamente van a tener que pagar regalías. Es miope el análisis sobre la industria del conocimiento porque no la entienden, los tomadores de decisiones no entienden que tienen que generar las condiciones para que se instalen empresas, bajar los ingresos brutos porque si no abrís en Estonia. Hoy a los estados en general se les escapa, es la nación Internet, es la nación más poderosa y con más crecimiento de la humanidad. Los estados creen que la nación internet está dentro de los estados pero es una capa paralela, es una nación paralela que no para de crecer. Entonces cualquier criptomoneda tiene más respaldo que el peso, yo creo que el resultado va a ser positivo de todo esto que está pasando".

-¿Al país cómo lo ves?

-Venimos desde hace muchos años por el camino incorrecto, ya sea desde la ideológico, lo económico, y lo dogmático. Creo que Argentina está en serios problemas, tiene buenos recursos humanos y capacidad de generar riqueza, ya que se ve en lo que escapa de las garras del Estado. Lo que escapa de las garras del Estado es todo lo que es IT, hay gente en Argentina con buenos recursos humanos que triunfa". Tenemos serios problemas de centralismo, de federalismo (que directamente no existe), un serio problema de estado de derecho. Desde la idiosincrasia tenemos un serio problema de creer siempre en el líder mesiánico, la gente vive en una adolescencia que siempre cree en el salvador. Estamos acostumbrados a los Maradona y a los Messi. A nosotros nos va a salvar la globalización, los chicos más chicos son ciudadanos del mundo aunque no hayan pasado Desaguadero, tienen más afinidad con alguien que comparte memes en Brasil o EEUU. Son intrínsecamente liberales, no saben que lo son, pero la mayoría lo son. No quieren que les cobren impuestos, no quieren que los molesten, tienen un concepto abierto sobre libertades de consumo y sexuales. 

-¿Quiénes pueden generar un cambio?

-La regla del adolescente es rebelarse al sistema y el sistema es progresista, pero creo que vivimos un crash interesante ya que la rebeldía no es de derecha ni izquierda, está basada en las libertades individuales. El futuro de la Argentina depende mucho de ese sub 25 que va a ser menos permeable a la estructura del reclutamiento del peronismo y de los individualismos fuera del peronismo. La generación X se conectaba con dial up, éramos pocos, vimos la creación de internet con nuestros ojos, pasamos del mundo analógico al mundo digital, somos muy afortunados, no me vengan con que el tiempo pasado fue mejor, el mundo de hoy es fantástico, nunca pasó que un chico del barrio Papa, o Mogadiscio tenga el mismo acceso a la información de alguien de Manhattan y Londres.

-Hay problemas sociales graves

-La pobreza viene bajando a números escandalosos en el mundo, la Argentina es una excepción, cada vez hay menos pobreza, menos desnutrición menos mortalidad infantil. Alguien que vende bananas en África no tiene que pasar por intermediarios. Internet cambió todo, aplastó la pirámide y el acceso a la información. Este acceso es el acceso al progreso, es la gran ventaja del mundo de hoy, es una gran ventaja para salir de esto que es Argentina. Esto nos tiene trabados, el acceso a la información porque para los dinosaurios que atrasan con su burocracia, todo se les pasa por los costados. Los datos se les escapan por todos lados. Los chicos se conectan por la red sin la autorización de entes centralizados, se acható la información y se hizo más diverso y eso siempre beneficia.


Millennials K y peronismo

"Los millennials representan la generación más filosocialista. Los camporistas si te fijas son millennials, se trata de una generación internacionalmente filosocialista. En Argentina se ve potenciado porque eran muy jóvenes para entender el estatismo de los 80, vieron sufrir a su familia en 2001, se comieron la propaganda para-estatal de los 90, hubo un aparato de propaganda que les caló muy hondo, los vieron a Néstor y Cristina como salvadores de la patria sin entender el contexto. El kirchnerismo le dio épica a la política que se había perdido y los jóvenes siempre necesitan épica, y se colgaron de la épica k", dice sin frenos Japaz.

-Has hablado mucho del peronismos siempre

-El peronismo es un fenómeno propio de la Argentina que tomó el caudillismo y la fascinación por los líderes. En esa estructura se forma este dogma. El peronismo no se piensa, se siente. En su arquitectura tiene todas las características de un dogma, se confía en un líder y tiene la genialidad de su renovación, se cambia pero con el eje en Perón y Eva, con los apóstoles de los gremios sindicales. Tiene un calendario para la celebración religiosa, se omite los orígenes de cada personaje para manejar el mito. Argentina es un país ávido de mitos y héroes. El caudillismo y la fascinación por líderes mesiánicos nos traba, con tiempo y con desilusión vamos a salir de ahí, desilusión de parte de la gente grande. Todo esto ayudado por la característica de la globalización de las generaciones más jóvenes que no creen en líderes mesiánicos, que son ciudadanos del mundo, creen en ellos.

-¿Cómo ves a las nuevas generaciones?

-La generación X fue nihilista, pero los millennials tuvieron esa creencia en la política y la patria grande, y los más jóvenes se parecen a la generación X en el nihilismo y el individualismo, pero al mismo tiempo mejorados con una apertura mental a las libertades y derechos sexuales. Entienden la libertad como un todo. Borges decía que los estados no van a caer, van a pasar de moda, yo creo que primero va a haber un desilusión de las generaciones más grandes y luego falta de importancia y credibilidad en la política y mesianismo de los más chicos. Creen más en Google y en Elon Musk que en un líder o caudillo que les habla en Buenos Aires. Las nuevas generaciones buscaran ídolos no caudillos. El caudillo es quien te dice que tenés que hacer, como manejar la economía, se maneja con la coerción, necesita la política, no es lo mismo que un líder, el líder consigue la idolatría pero es voluntario. 

Quién es Mario Japaz  

Mario se graduó de ingeniero industrial. Actualmente asesora a diversas empresas del sector privado, de áreas de retail, de energía, social media, fintech, biotecnología y medicina, así como instituciones públicas. También es docente universitario. "Siempre me gustó estudiar, fui buen alumno, bastante quilombero, no fui cuadro de honor porque tenía amonestaciones. Era bastante rebelde, fui al CUC, siempre me sentí identificado con los nerds, siempre me gustó mucho las matemáticas. En la adolescencia me decidí a a seguir la ingeniería industrial porque siempre me gustaron los negocios, la carrera de Ingeniería está bien me gustaría que estuviera mejor, creo que nos estamos atrasando en la parte tecnológica, vienen bien los intercambios para integrar los conocimientos", recuerda. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?