Elecciones: la maniobra K que produce temor en la oposición

Elecciones: la maniobra K que produce temor en la oposición

Máximo Kirchner proponía hasta hace poco unificar PASO y comicios generales a través de la polémica ley de Lemas. El plan habría sido remplazado por la propuesta de retrasar un mes las primarias para dar más tiempo a la vacunación. Juntos por el Cambio decidirá esta semana si acepta o no.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La semana que se inicia podría ser clave para la definición del calendario electoral nacional, que sigue envuelto en sombras por las especulaciones políticas y los temores que produce la segunda ola de la pandemia.

La reunión que hará la mesa política de Juntos por el Cambio el martes a la tarde tendrá el cronograma de elecciones como uno de los asuntos principales a tratar. A priori, la coalición opositora piensa resistir todo intento de modificación de las fechas vigentes: PASO el 8 de agosto y generales el 24 de octubre.

Esta es la opinión mayoritaria. Aunque algunos, como Alfredo Cornejo, no serían del todo reticentes a aceptar que por cuestiones sanitarias se pospongan un mes las PASO (hacerlas en setiembre en lugar de agosto) como propuso el Gobierno Nacional la semana pasada, para dar más tiempo a la vacunación.

El temor opositor es que este permiso luego dé lugar a nuevos pedidos de prórroga fundados en el aumento de contagios y el riesgo de convocar en este escenario a votar.

Lo cierto es que el Gobierno Nacional viene desde hace tiempo estudiando variantes ante el panorama desconocido que plantea la pandemia. El último ensayo salió mal: dijo que la postergación de las PASO para setiembre (que obligaría también a posponer las generales para noviembre) contaba con respaldo opositor, pero ese aval estaba lejos de ser generalizado y JxC salió a desmentir todo.

En la alianza opositora se sintieron víctimas de una "operación mediática" armada por el kirchnerismo en la propia Casa Rosada y ahora se aferran más que antes al calendario anunciado por la Justicia Electoral. "Tienen certeza las fechas que se han fijado y, si surge alguna cuestión rara, será motivo de análisis en su momento", se plantó ante la consulta de MDZ un legislador del PRO.

La Nación no puede cambiar las reglas de juego de las elecciones a través de un decreto y depende para ello de que se apruebe una ley. Además, si no avanza en la búsqueda de consenso con JxC, tendría problemas para cambiar las fechas nada menos que en el principal distrito del país

Esto podría suceder porque no controla la Legislatura de CABA y tampoco una de las cámaras de la Legislatura bonaerense, donde hay mayoría de JxC. En consecuencia, Buenos Aires podría fijar un calendario electoral diferente al nacional, con lo cual, toda modificación carecería de sentido.

La idea de unos y otros es, en definitiva, conseguir un acuerdo valedero tanto para la Nación como para el conjunto de las provincias. Por eso el ministro del Interior, Wado de Pedro, comunicó antes del fin de semana su intención de realizar una visita al Congreso Nacional para "escuchar" las opciones que pudiera proponer la oposición.

La cita estaba prevista para el martes y luego fue corrida al miércoles. Es probable que JxC reciba al ministro de Alberto la semana que viene, pero esto ocurrirá sí o sí después de que defina internamente qué posición tomará sobre las elecciones.

De las variantes posibles para la votación, la más resistida por este sector ha sido la suspensión de las PASO por la pandemia. Es la propuesta que hicieron varios gobernadores y que la Casa Rosada acompañó, pero que dejó sujeta a un consenso político que nunca se produjo.

Sin embargo, hay quienes dicen que parte del kirchnerismo manejaba hasta hace poco otro plan. No se sabe si sigue vigente la idea, pero Máximo Kirchner sugería la unificación en una sola fecha de las elecciones PASO y generales.

Suena muy raro, pero existe un mecanismo. La única forma de hacer una sola elección sería aplicando el viejo y cuestionado sistema de lemas. Entre las pocas provincias que todavía mantiene el sistema electoral de lemas aparece, precisamente, Santa Cruz, origen de los Kirchner.

Si se optara por este método, efectivamente, se votaría una sola vez. Pero probablemente no ganarían los candidatos más votados por la ciudadanía en la elección.

La ley de Lemas permite que cada frente o lema presente sublemas en la elección. En el escrutinio se suman los votos de cada sublema y gana el lema que tiene más votos, pero el candidato ganador puede no ser el más votado.

Formosa también aplica todavía la ley de lemas. Allí ha ocurrido que candidatos a intendentes ganen porque su lema tuvo más votos, a pesar de que hubo adversarios que los superaron en las urnas. Que la provincia de Gildo Insfrán y Santa Cruz mantengan ese sistema alcanza para que JxC advierta que se va a oponer.

El escenario es de desconfianza, aunque la oposición dice que la ley de Lemas no tiene ninguna chance de pasar el filtro del Congreso. Para Cornejo, es un régimen "tramposo" que obligaría a cuestionar la legitimidad de la elección.

De una u otra manera, fechas y características de las votaciones siempre están sujetas a la conveniencia del que decide cómo y cuándo hacerlas. Pero difícilmente alguien se anime a tanto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?