Mendoza S.A.: el acuerdo para estatizar una empresa inviable

Mendoza S.A.: el acuerdo para estatizar una empresa inviable

El autor cuestiona la compra de acciones de IMPSA por parte del Estado. Asegura que se "socializan" las millonarias pérdidas y que la empresa será un botín político.

Mauricio Santiago Díaz

Por Mauricio Santiago Díaz / Abogado

El más urgente de los problemas de nuestra época es la gradual intromisión del estado en los actos del individuo. -Jorge Luis Borges- (Emecé Ed. 1960)

 

Mendoza por fin pudo materializar un Gran Acuerdo Político entre Cambia Mendoza y el Justicialismo. La conciencia social selectiva puesta de manifiesto por nuestros líderes políticos hace que miremos al futuro con esperanzado optimismo.

La cultura cívica de la que hacíamos gala los Mendocinos se ha ido transformando con el correr de los años en un búcaro de privilegios de la casta política, que casi siempre engulle sus beneficios y sociabiliza sus pérdidas.

El Gran Acuerdo Político al que hago referencia fue la Estatización de la Nave Insignia de los Mendocinos IMPSA. Esta emblemática empresa prebendaria del Carril Rodríguez Peña, que mantuvo estrechos vínculos con todos los gobernantes de turno, y de los cuales se nutrió históricamente con frondosos negocios al amparo de privilegios estatales por su escasa propensión a la competencia global, hoy es propiedad de todos los Argentinos ¡!

El Gobierno Provincial y Nacional ESTATIZO una “Empresa Inviable”. Esta fuera de cualquier análisis objetivo que si IMPSA fuera viable, jamás le hubiere pedido al estado nacional o provincial que compre sus devaluadas acciones. Las empresas inviables no son estratégicas, ni naves insignias de nada, no merecen el sacrifico fiscal de ninguna Sociedad.

Las acciones de IMPSA que adquirió el Estado, ninguna Corporación, ni Magnate Internacional compraría ni siquiera en valores de remate por acción, ni aunque el mismo fuese un Lobo de WallStreet. Tampoco su competencia global, ya que si IMPSA fuese viable, ellos mismos la absorberían… no fue el caso.

IMPSA es una empresa que hace muchos años perdió su norte, y su ocaso comenzó justamente desde el norte, gracias a los Amigos Bolivarianos del Sr. Pescarmona que la dejaron al borde de la bancarrota, quebranto que ahora deberemos soportar todos los Mendocinos y Argentinos gracias al Gran Acuerdo Radical/Justicialista para mantener con vida a un elefante en estado de coma irreversible.

Las mal llamadas Empresas Estatales son una contradicción en sí mismas, ya que implican una mal asignación de recursos de las áreas que prefiere el consumidor hacia estamentos preferidos por los gobernantes de turno. El rol empresario es inseparable del mercado y de la competencia, sin embargo ahora IMPSA operará en la órbita política, despojada del mercado y la competencia. Las empresas privadas del rubro, han dejado de ser competencia debido justamente a que IMPSA ha pasado a la esfera política con todos los privilegios que ello implica, quebrando las reglas del libre mercado.

El procedimiento razonable para salvar a IMPSA de su estado vegetativo era que sus dueños vendieran las acciones en el Mercado de Capitales, despojándose del paquete accionario en un período corto y predeterminado de tiempo. Esto haría que los nuevos inversores “a su propio coste” determinaran un nuevo managment o quizás un giro en la actividad de la misma con miras a encaminarla nuevamente en un sendero virtuoso que la alejase de una eventual bancarrota. Lo irrazonable es justamente lo que Nuestros Políticos Radicales y Peronistas hicieron, ya que han socializado las cuantiosas pérdidas que genera ésta empresa amparados en el falso apotegma de “cuidar los puestos de trabajo”. Con ésta filosofía política podríamos ejercer un paralelismo con las miles de pequeñas y medianas empresas mendocinas que han debido bajar sus persianas Gracias a la Cuarentena, y estatizarlas a todas ya que el Estado estaría “cuidando los puestos de trabajo” siendo quizás más socialmente correcto puesto que son estas quienes generan las mayor cantidad de empleos directos.

Es absolutamente irracional, con las carencias estructurales que la Provincia posee en materia de salud, infraestructura, educación, seguridad, y con casi la mitad de la población pobre o indigente que alguien en su sano juicio haya defendido tamaño dislate. Una buena explicación estaría en el fenomenal negocio político que implica esta Estatización, donde se repartirán el botín a costas de toda la ciudadanía. Ningún político ha explicado a los mendocinos de donde saldrán los fondos para asumir una deuda cercana a los 600 millones de dólares que la empresa posee, ni cómo piensan elaborar un plan de negocios racional para encaminar a la compañía, solo escuchamos de la Casta Política como se repartirán los Cargos del Directorio, será que es lo único que les interesa ¿?

Evidentemente estos políticos de baja estofa que hemos sabido conseguir, no tienen la más mínima noción de cómo funcionan los menesteres empresariales en la economía real, pero pretenden convertirse en socorrista de empresas prebendarias e inviables, jugando a ser Empresarios con recursos de todos los mendocinos.

Dr. MAURICIO SANTIAGO DIAZ

Abogado

Matr. 4319

Máster en Finanzas & Derecho Empresario

Dirigente Partido Demócrata

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?