Ahora ponen en duda la interna radical en Buenos Aires

Ahora ponen en duda la interna radical en Buenos Aires

Al igual de lo que ocurrió en la convención más significativa de los últimos tiempos, donde el radicalismo definió su alianza con el PRO en 2015, ahora en Bueno Aires se discute un rediseño del perfil partidario y un nuevo sistema de alianzas.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

A pesar que nadie haya oficializado, la posibilidad de suspender la interna radical de la Provincia de Buenos Aires prevista para el próximo 21 de marzo crece un poco más por los inconvenientes que se observan para motivar a los afiliados a medida que estos son visitados para convocarlos a la elección.

Mar del Plata fue el epicentro, esta semana, de la presentación de las candidaturas radicales, con dos actos protagonizados por sus candidatos a competir en una elección que todos los días genera nuevas dudas por su realización ya que, de ambos lados, se dieron cuenta que la mayor parte de sus afiliados son pacientes de riesgo.

Acompañado permanente por el porteño Martín Lousteau, que aprovecha para instalar su imagen a nivel provincial, el candidato opositor Gustavo Posse estuvo en la Quinta Sección Electoral, de la que es oriundo su competidor por el oficialismo, Maximiliano Abad.

Mientras que Posse, quien además es intendente de San Isidro, estuvo en Lobos y 25 de Mayo, Abad, oriundo de Mar del Plata, protagonizó un acto con la juventud partidaria en el que también estuvieron los principales dirigentes y gobernadores radicales. “De cada tres casas que visitamos, una nos manifiesta su preocupación por el COVID. Nuestros afiliados son mayores de 40 años, mínimo, y la verdad es que se nos hace muy difícil por qué tenemos que ir a votar”, sostienen dirigentes de ambos bandos.

Sin municipios propios en el Conurbano bonaerense, salvo San Isidro, en la mayor parte de las localidades hace mucho tiempo que un “puntero” o los propios concejales deban moverse para hacer un favor. “Esta era la esencia del voto. Si uno le facilitaba alguna gestión, eso era correspondido con el voto”, explica sin tapujos un reconocido radical de la zona oeste del AMBA. Un sistema parecido a los “colados” de los vacunatorios vip, pero con registros de conducir, habilitaciones e inspecciones.

En las próximas internas se definen dos posturas. Las del actual oficialismo, que mantiene buenos niveles de diálogo y complementación con el PRO y la Coalición Cívica, y la de sus opositores, que a principio de año optaron por la ruptura del bloque legislativo bonaerense a la espera de una convocatoria mayor de la que hizo el Frente de Todos.

Posse cree que con su llegada se reformularía totalmente el panorama del frente opositor, con un radicalismo más dominante ante un PRO que perdió la Presidencia y la Gobernación el año pasado. Abad, quien preside el bloque de Diputados provincial, presume que con Posse y Lousteau llegaría Enrique Coti Nosiglia y una posible ruptura opositora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?