La impunidad por pertenecer

La impunidad por pertenecer

El reconocimiento público de la existencia de un vacunatorio VIP pone de relieve la importancia de que sea cumplido a rajatabla el orden dispuesto para recibir la vacuna, sin privilegios.

MDZ Política

MDZ Política

No pasó mucho tiempo; es más, dadas las circunstancias del manejo de la logística y cadencia de la vacunación debería haberse visibilizado antes.

El sincericidio radial del periodista kirchnerista Horacio Verbistky relatando su vacunación VIP en el mismo ministerio de Salud, por gentileza directa del renunciado Ginés Gonzalez García, resultó el detonante qué explosionó el festival de privilegios y excepciones a las reglas impuestas para el proceso vacunatorio.

Por el hecho de “pertenecer”, diputados nacionales, provinciales, concejales, funcionarios públicos, sindicalistas, militantes, sobre todo de La Cámpora y sus cónyuges, hijos y familiares han recibido la vacuna contra la covid, aún cuando no les correspondía y no respetando el cronograma establecido por el mismo Gobierno al que pertenecen.

Las justificaciones y excusas fueron de toda índole y laya, pero no pudieron sostenerse por la vacunación VIP al periodista.  Tampoco resulta “normal” que con su experiencia, Verbitsky no haya evaluado lo que iba a causar su declaración radial.

En medio de la feroz interna qué transita hace tiempo a su interior el ministerio de Salud, no le quedó al Presidente, por la inmensa presión de un sector del Gobierno, otra opción que desplazar a Ginés.

Este renuncia se torna más relevante por ser solicitada en medio de la pandemia y en comienzos de una vacunación que comenzó tardía y con “privilegios“ inaceptables.

Fue demasiado y no alcanzó con pertenecer. Ginés García, apuntado hace tiempo por el Instituto Patria, apresuró, con su gauchada al amigo periodista, su eyección del gabinete. Todavía debe estar meditando porque el privilegiado amigo lo hizo público.

Es imprescindible que sea cumplido a rajatabla el orden dispuesto para recibir la vacuna, y que esta circunstancia bochornosa no se repita bajo ninguna circunstancia y menos por el “hecho de pertenecer”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?