El delito levantó su cuarentena para volver a la agenda política

El delito levantó su cuarentena para volver a la agenda política

Desde el gobernador hasta la oposición tuvieron que ceder ante la contundencia de los hechos y reconocer que el virus de la inseguridad avanza sin protocolos. Así cayeron en la cuenta de que no hay Bicameral de Seguridad y que lo que era una política de Estado hoy sobrevive en piloto automático.

Rubén Valle

Rubén Valle

#Maridaje > Musicaliza esta columna Rymden con Söndan
 

"El Estado no puede estar en todos lados a la vez". Esto que el gobernador Rodolfo Suarez vinculaba con aquellos que no respetan el abc de la pandemia también aplica para la inseguridad, ese otro virus que no siempre mata pero que también se hace notar entre tanto barbijo y alcohol en gel. 

El propio Suarez reconoció hoy, mientras entregaba un nuevo equipamiento a la fuerza policial, que el delito está volviendo a los niveles de la prepandemia. Según su óptica, la inseguridad se aplacó con la cuarentena y los números pasaron del rojo habitual a un rosadito algo alentador. Sin embargo, hay comunas como Maipú, Guaymallén o Rivadavia, en las que el covid no amilanó a los amigos de lo ajeno y manteniendo el debido distanciamiento social con los hombres de azul siguieron en plena actividad. Bastaría una simple mirada retrospectiva en nuestra sección de policiales para comprobarlo. 

Esta semana, harto de ver cómo los delincuentes camuflados con los tapabocas de rigor pasaban inadvertidos para todos, el intendente de Rivadavia, Miguel Ronco, aplicando la máxima de que "el que no llora no mama", sentó a una misma mesa al ministro de Seguridad, Raúl Levrino, al Jefe de la Policía, Roberto Munives y a Roberto Acosta, Jefe de Policía Distrital Zona Este, para buscarle una urgente solución a esa suerte de pandemia delictiva. 

A partir de ahí, el tema de la inseguridad volvió a instalarse en la agenda de los medios y también en la política, porque hasta los apáticos legisladores en modo virtual tuvieron que recoger el guante y de un día para el otro se acordaron de que la Comisión Bicameral de Seguridad todavía (¡¿?!) no se conformó y, propio del chicaneo político vernáculo, se reactivó el pase de facturas. El diputado del PJ, Duilio Pezzuti, dijo en MDZ Radio reclamó la Bicameral y afirmó que esta no se conforma porque "Suarez tiene la mayoría automática en la Legislatura y no le interesa". También acusó al gobierno de no tener un plan de seguridad, de carecer de un diagnóstico del delito a nivel local, de la falta de recursos humanos en la policía y de que hay muy pocos móviles. Con bastante de razón en esas apreciaciones, no menos cierto es que poco había pujado este año la Legislatura en materia de seguridad hasta que el tema de la inseguridad "saltó" nuevamente a los titulares. 

Por supuesto, la pandemia viene a ser ese catalizador que nos exculpa a todos de lo que vamos procrastinando a diario. No está nada mal entonces que aún en medio del combate contra el Covid un zamarreo de realidad mueva a unos de sus bancas y otros de su ministerio. En la Casa de las Leyes esperan por Levrino, quien -a la manera de los jueces que hablan por sus sentencias- no da notas porque "está gestionando". 

Después nos sorprendemos (¿nos sorprendemos?) que cada vez más barrios de clase media contraten seguridad privada y la paguen en morosas cuotas, que las alarmas comunitarias den más tranquilidad que un patrullero de tanto en tanto o que un chat vecinal de whatsapp resulte uno de los mejores aliados del 911

 

#ElResaltador 

El consumo acusó recibo del virus

  • "En los últimos meses se dieron muchos cambios en el consumo y estilo de vida de las personas, eso sin dudas hizo que las tecnologías tuvieran que responder a las demandas. Desde mejoras en la calidad de servicios telefónicos y de internet, hasta la adopción de herramientas de home office y trabajo remoto, como herramientas físicas de trabajo... Los hábitos cambiaron, el ecommerce se asentó aún más y progresó mucho en muy poco tiempo, esto implica que tanto las plataformas como otras herramientas del ecosistema tuvieron que adaptarse, aumentar sus capacidades y sin dudas cambiar algunos aspectos de su forma de trabajar. Creo que el antes y después va a notarse ahí, en la toma de decisiones estratégicas por parte de las empresas, en el consumo y en las dinámicas de trabajo y sociabilización".

{  Victoria Blazevic, Communications Manager en Tiendanube } 

#Solapa 

Eso nunca funcionará. El nacimiento de Netflix y el poder de las grandes ideas, de Marc Randolph (Ediciones Paidós, 352 páginas, $890)

  • En el año 2000, Marc Randolph y Reed Hastings pasaban por uno de sus peores momentos personales. La empresa en la que habían invertido todos sus ahorros, esfuerzos y dos años de trabajo estaba a punto de naufragar. Su idea de crear una empresa de alquiler de DVD por correo sin multas por retornos tardíos, a pesar de su éxito moderado, se demostraba incapaz de dar beneficios. Tomaron entonces medidas desesperadas. Viajaron a Dallas para ofrecérsela a su mayor competidor, Blockbuster, por 50 millones de dólares. La respuesta fue tajante: "Váyanse". Hoy Netflix tiene un valor de 150.000 millones de dólares y Blockbuster… en fin, está donde está.

#Tuiteado

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?