El peronismo bonaerense pide que adjudiquen a Ceosa una millonaria obra de Vidal

El peronismo bonaerense pide que adjudiquen a Ceosa una millonaria obra de Vidal

Ceosa hizo la oferta más baja de 12 presentadas para la construcción del acueducto del río Colorado, pero Vidal duda de encomendarle la tarea y consultó al Colegio de Ingenieros, al que vinculan con una de las empresas que perdieron, Techint. El peronismo, en defensa de Porretta.

La empresa mendocina Construcciones Electromecánica del Oeste (Ceosa), presentó la oferta más baja para la construcción de la obra clave de la gestión bonaerense de María Eugenia Vidal, el acueducto del rio Colorado. La oferta de Porretta fue 3.368.812.000 de pesos, un 40% por debajo del presupuesto oficial y le ganó a otras 11 compañías. Sin embargo, el gobierno bonaerense decidió pedir más consultas antes de adjudicársela y eso ha despertado una fuerte polémica empresaria y política.

Diputados del Frente Renovador y otros espacios justicialistas manifestaron en noviembre su preocupación ante la posibilidad de que no se adjudique la obra a la empresa que propuso la mejor oferta económica, Ceosa, sino a Supercemento. Según los massistas, el director bonaerense de Aguas y Cloacas, Martín Heinrich, habría tomado esa decisión. “Heinrich buscó con modificaciones técnicas de último momento favorecer a empresas que no califican para esta obra”, indicaron en un comunicado. “Ceosa tiene antecedentes sobrados. Heinrich busca excusas técnicas para favorecer a Supercemento, firma que a su vez pretende subcontratar a C&E, por pedido del funcionario. Ninguna de estas dos empresas califican”, añadieron.

La obra -que beneficiará a 450 mil bonaerenses- supone bombear agua del río Colorado, a la altura de la localidad de Pedro Luro, a través de una tubería de impulsión y llevarla hasta la nueva planta potabilizadora. De acuerdo con el proyecto técnico, las obras empezarán en Pedro Luro, donde además habrá una planta potabilizadora de importantes dimensiones y terminarán en el parque Independencia de Bahía Blanca. Allí se construirá una gigantesca cisterna que servirá para almacenar y mezclar el agua con la que llega desde el dique Paso de las Piedras, y así distribuir una calidad homogénea en toda esa ciudad que atraviesa desde hace años serios problemas en cuanto a la distribución de agua potable.

El conducto que transportará el agua (con estaciones de bombeo en Pedro Luro y Médanos) correrá a una profundidad de entre 1,5 y 5 metros. Si bien inicialmente se pensó en un plazo de ejecución de cinco años, finalmente quedó reducido a tres.

Un editorial del diario bahiense La Nueva puso en foco el problema de la demora de la obra y desnudó el entramado económico político. La gobernadora María Eugenia Vidal decidió consultar antes de adjudicar la obra con el Colegio de Ingenieros. Ero según la publicación, esa decisión “no fue vista con buenos ojos por algunos analistas que señalan que esa entidad tiene una fuerte relación con la firma Techint, que integra otra de las UTE participantes, en este caso con la empresa Roggio. Esta última también se encuentra en el ojo de la tormenta, procesado su propietario, Aldo Benito Roggio, por una posible ´maniobra de defraudación al Estado´, asociado con la firma brasileña Odebrecht”, publicó La Nueva.

Precisamente la dupla Roggio-Techint presentaron además la oferta más elevada, con un 20% sobre el presupuesto oficial que fue de 5.627.000.000 en julio de 2017. Si la tarea se comenzara ahora, ese valor actualizado por INDEC llegaría a 8.477.000.000 de pesos.

Los analistas dan cuenta de que otro detalle no menor es que las empresas oferentes tenían la obligación de mantener sus ofertas por 150 días desde la presentación de las mismas, plazo que ya se cumplió. Entonces, el pliego permite al contratante solicitarles por escrito que extiendan ese mantenimiento, situación que cada empresa puede o no aceptar.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?