Righi asumió en modo "stand up" y Marcelino juró contra el populismo

Righi asumió en modo "stand up" y Marcelino juró contra el populismo

El intendente de Lavalle arranca su quinto y último mandato al frente del municipio y bromeó con el resto de los jefes comunales del PJ. Mientras tanto, Marcelino Iglesias encabezó un acto en Guaymallén y dijo que el populismo es "la lacra que corroe la sociedad y penetra los partidos políticos".

MDZ Política

MDZ Política

Dos  juraron ayer en su último periodo al frente de sus municipios. Marcelino Iglesias en Guaymallén y Roberto Righi en Lavalle fueron reelectos en sus cargos y por la enmienda del artículo 198 de la Constitución provincial dentro de cuatro años no podrán ser candidatos nuevamente.

Iglesias encabezó un gran acto este miércoles en el que hizo un resumen de sus últimos cuatro años al mando del departamento. Además de destacar la inversión en obra pública, aseguró que en este periodo se dio una lucha contra el populismo y agregó que es "la gran lacra que corroe a la sociedad y penetra a todos los partidos políticos".

"La asociación del prebendarismo, del clientelismo, del sometimiento de los subordinados, del usufructo del Estado para beneficio personal o sectorial, la lluvia vacía de promesas, la ramplonería y la vulgaridad llevada a su máxima expresión; que inexorablemente termina defraudando a la ciudadanía y desemboca en corrupción", aseveró Iglesias al referirse al populismo. "Siempre tenemos que tender a la defensa del bien común y del bien general, esa es la obligación de los que hemos tenido el gran honor de ser elegidos como funcionarios públicos”, adhirió.

Mientras tanto, en Lavalle Roberto Righi volvió a jurar como intendente luego de ser elegido por quinta vez como jefe comunal. El cacique peronista asumió por primera vez en 2001 y desde entonces se ha mantenido en el cargo. Pero esta vez afronta su último mandato ya que la ley no le permite presentarse nuevamente en 2023. "Es el quinto mandato y es una satisfacción enorme porque demuestra el cariño", subrayó ante la presencia del resto de los intendentes del PJ. Incluso, invitó a la intendenta de Santa Rosa, Flor Destefanis a saludar a los lavallinos como cuando era reina de la Vendimia.

En su discurso habló de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio Interior que tiene una casa en Lavalle y recordó que en el gobierno de Cristina Fernández compraron siete máquinas chinas para asfaltar. En modo "stand up" el lavallino bromeó con el resto de los jefes comunales y sostuvo que le copia el modelo de gestión a Martín Aveiro en Tunuyán. "También está Emir (Félix), que es un trabajador y que cuando te llama se te queda sin batería el teléfono", dijo sobre el intendente de San Rafael.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?