polémica

¿Se puede sanear más rápido la economía del país?

El economista José Luis Espert deslizó ideas para recortar el gasto en 15 puntos. El secretario de Hacienda lo cruzó tildándolo de "crítico plateísta".

No avanzamos más rápido porque decidimos bajar impuestos

"No avanzamos más rápido porque decidimos bajar impuestos "

Hace dos años que todo es puro marketing

"Hace dos años que todo es puro marketing"

¿Quién tiene razón?

Resultado parcial
Votá al final de la polémica

José Luis Espert propuso bajar 15 puntos del PBI, eliminar la Coparticipación Federal de Impuestos (y que las provincias se financien con sus impuestos), sacarles a los sindicatos las obras sociales y reprivatizar lo estatizado por el kirchnerismo.

Ante esto el secretario de Hacienda de la Nación, Rodrigo Pena, consideró que se trata de ideas irrealizables y lo refutó con una columna en el diario La Nación titulada "La economía plateísta".

Bajar 15 puntos significaría "suprimir los planes sociales": eliminar la Asignación Universal por Hijo (4 millones de beneficiarios), las Asignaciones Familiares (6 millones de beneficiarios), las Pensiones por Invalidez (1 millón de beneficiarios) y el resto de los programas sociales de los ministerios de Trabajo y Desarrollo Social (300.000 beneficiarios) generaría un ahorro para el Estado de 2,4 puntos del PBI. Es decir, quitándole el beneficio social a más de 11 millones de personas, aún estaríamos muy lejos de los 15 que sugiere".

En cuanto a la coparticipación, Pena le recordó que " está establecida en la Constitución Nacional y es la piedra angular de todo régimen federal que procure la igualdad de oportunidades independientemente del lugar del país en que se nazca".

En cuanto a las obras sociales sindicales, detalló que el aporte de los trabajadores a éstas representa 2,4% del PBI. "Pero si lo elimináramos y todos concurriésemos a los hospitales públicos, ¿no habría que considerar, además de los mayores ingresos fiscales, el mayor gasto público en salud?"

"Por último, el déficit operativo del total de las empresas públicas (que no dependen de las políticas tarifarias) ya lo redujimos a la mitad y actualmente representa apenas el 0,1% del PBI, ¿encontraríamos la solución a nuestro problema fiscal privatizándolas?", dijo el funcionario.

¿Por qué no avanzan más rápido en la reducción del déficit? "No avanzamos más rápido porque también decidimos bajar impuestos que ayuden a dinamizar la actividad económica. Bajamos impuestos entre 2015 y 2017 por 2 puntos del PBI (derechos de exportación, impuesto a los débitos y créditos para pymes, mínimos y escalas de ganancias, bienes personales, ganancia mínima presunta, pusimos al día devoluciones y reintegros). Y acabamos de conseguir la aprobación del Congreso por una reforma que baja la presión tributaria otros 2 puntos en los próximos 5 años. También las provincias, en el marco del Consenso Fiscal, se comprometieron a reducir la carga tributaria del Impuesto a los Ingresos Brutos y a los Sellos por 1,5 puntos del PBI. Es decir, hemos trazado un sendero de reducción de impuestos por nada menos que 5,5 puntos del PBI para los próximos años".

El economista José Luis Espert reclamó medidas duras y concretas a Macri para bajar el gasto público, a través de una columna en el diario La Nación titulada: "Macri en el País de las Maravillas".

El texto propone lo siguiente:

Desde entonces, hace ya dos años que todo ha sido marketing, duranbarbismo o kirchnerismo económico de buenos modales.

Se les ha dado una montaña de plata a los piqueteros; ídem a los sindicalistas. Precios Cuidados continúa, lo mismo Ahora 12; Rodríguez Larreta en la Ciudad es un festival de gasto en nimiedades y excentricidades como las frustradas cabinas antiestrés y la app para mascotas. Recientemente el gobierno nacional anunció ajustes en la planta de personal para parientes de funcionarios con el objetivo de dar un "gesto" de austeridad.

Más que cambiar, parecería que Cambiemos se siente cómodo con los desequilibrios heredados del kirchnerismo (a veces profundizándolos) mientras se pueda. Y si la tasa de interés internacional sube mucho y dificulta el proyecto, Dios proveerá y/o ya se sabrá a quién echarle la culpa de eventuales complicaciones de la economía.

Los desequilibrios de nuestra economía son mayúsculos y deberían ser atacados cada vez con más urgencia para no continuar hipotecando el futuro, como viene ocurriendo desde hace más de 70 años.

El sector privado sufre la presión impositiva (corregida por su PBI per cápita) más alta del mundo. Al igual que la presión impositiva, el gasto público es récord mundial (corregido por nuestro PBI per cápita) con 44% del PBI.

El gasto público debería bajar mínimo 15% del PBI; el déficit fiscal, a 0, y la inflación, a nivel internacional. Ni hablar de la contrarreforma estructural que hay que hacer para desandar el camino de nuestra decadencia ya casi secular. Entre otras cosas, hay que reprivatizar todo lo que el kirchnerismo estatizó, eliminar la coparticipación federal de impuestos y que las provincias se paguen el gasto propio; sacarles a los sindicatos las obras sociales e ir a una red de hospitales públicos nacionales; quitar la obligatoriedad que existe (en los hechos) para la cuota sindical; renegociar ya los convenios colectivos de trabajo; ir a una apertura total del comercio sea firmando acuerdos de libre comercio con el grueso del mundo u optando por una apertura unilateral como la chilena de mediados de los años 80.

Si Macri no es un político más, como gustan decir sus fieles, tiene que reemplazar su bailecito en la Rosada del 10 de diciembre de 2015 por un discurso por cadena hablando de lo todo lo anterior. Toda otra cosa es pintarnos una "Alicia en el País de las Maravillas" que no es tal.

¿Quién tiene razón?

Resultado parcial
258 votos
Rodrigo Pena
José Luis Espert
Opiniones (2)
22 de mayo de 2018 | 15:52
3
ERROR
22 de mayo de 2018 | 15:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es que el poncho todavía no aparece, seguimos gastando más de lo que entra y para eso no puede bajar ningún costo, no combustible, ni luz nada, entonces tienen que seguir pidiendo prestado para seguir viviendo, llámale letras lebac o como quieras, pero si esto sigue así, no arrancamos, y todo sigue madre o menos igual, aumenta todo, y nada baja, el estado con miles de empleados y negocios. Por esto no entran inversiones, seguimos siendo caros y no confiables , y todos los gobernantes actuales yy pasados con la plata fuera del país y nadie la trae. Eso sí, volver a lo de antes ni en pedo
    2
  2. Mmmm, es como elegir entre morir electrocutado o aplastado. Son dos bichos...
    1