Ventajas "colaterales" del año electoral (en 100 palabras)

Comprobado: gracias al efecto urna, la modorra política se sacude y el ciudadano empieza a tener (algunas) respuestas donde antes sólo encontraba indiferencia. Los municipios se mueven más que de costumbre, las obras demoradas se aceleran para el siempre efectista corte de cintas y se populariza el "asfalto para todos".

Avatar del Rubén Valle

Rubén Valle

¿Vivís en calle de tierra? es tu momento. el asfalto llegará a tu barrio cuando menos lo esperes. 

Frente a un año electoral la sensación del ciudadano común es ambigua. Sabe que será víctima de un constante bombardeo de promesas de campaña, chicanas y mensajes variopintos. Pero también, hay que decirlo, la necesidad del candidato juega a favor del votante. Gracias al efecto voto, los reclamos en los municipios tienen más eco, la limpieza en los barrios resurge, se multiplican las calles asfaltadas y se terminan obras dormidas. La consigna es "mostrar" gestión para estimular el voto. Bienvenidas entonces las urnas, si estas obligan, más que nunca, a hacer las cosas bien. En realidad, como deberían ser siempre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?