En tiempos tóxicos, el turismo como salvoconducto

En el #Wok de hoy: Nunca más apropiada la expresión “escapada” para definir el bálsamo turístico de los fines de semana largos + A pesar de la crisis -o como consecuencia de ella- el rubro es uno de los pocos que todavía se mantiene sobre la línea de flotación + El estrés, como razón o excusa, motoriza un movimiento saludable en una economía enferma.

Avatar del Rubén Valle

Rubén Valle

.

Cf LOS LIBERTADORES

[ Maridaje / Musicaliza esta columna Vitamin String Quartet con "Venus as a Boy" ]

Bastante más que un hecho económico supone el turismo si en la profunda crisis que atraviesa la Argentina todos los números destacan la significativa cantidad de gente viajando en estos días de Semana Santa.

Claramente hay en estas escapadas o minivacaciones mucho de terapéutico, de imprescindible oxígeno ante el tóxico malhumor social ya está instalado en la “atmósfera” nacional. Todo esto potenciado por un año electoral que a su modo no hace más que aumentar la taquicardia de la sociedad.

Cada cual, en su justa medida, adecua la económica familiar para garantizar lo esencial, pero en este contexto convulsionado queda a la vista que son pocos los que están dispuestos a resignar el desenchufe que garantiza un fin de semana largo o la devolución de unos días trabajados. 

Cualquier rojo en el calendario es buena excusa para dejar atrás la pesada mochila de la inflación, el dólar inestable, las sugerencias del FMI, y las especulaciones de los mercados, para salir en busca de una sanadora bocanada de aire, no importa si cerca o lejos de casa.

La crisis que mueve

Corroboremos con números oficiales. Según datos de la Secretaría de Turismo de la Nación, el fin de semana XL de Semana Santa moviliza a unos 1.574.446 viajeros. Esto significa 7,4% con igual fecha del 2017. No se compara con el 2018 porque el feriado litúrgico quedó pegado al del 2 de abril, lo que representó un fin de semana largo de cinco días. Sin ser genios de la matemática, se puede inferir que a más crisis mayor necesidad de “escapar”. 

De esto pueden dar fe nuestros vecinos chilenos ya que una vez más los mendocinos (unos 20 mil en estos cuatro días) optaron por cruzar la cordillera para un relax trasandino donde pese a que el cambio ya no resulte tan beneficioso para el comprador argentino, aún hay productos que ameritan el viaje y las compras tarjeta mediante. 

Como parte de una política turística que va de la mano del impacto económico, el objetivo de Nación y gobiernos provinciales sigue siendo potenciar este miniturismo, lo que significa un fuerte impulso a las economías regionales fuera de la considerada temporada alta. En este sentido, Mendoza puede considerarse privilegiada por que viene cosechando en los últimos años una sostenida presencia de visitantes en todas las épocas del año. Tan es así que este rubro gravita cada vez más en el PBG de la provincia, superando el 14%.

El dinamismo económico se percibe también en el fuerte número de lugares destinados a recibir turistas. De acuerdo con el sitio de datos abiertos de Mendoza, actualmente la provincia cuenta con 879 albergues para los viajeros, entre hoteles de distintas categorías, hostels, cabañas, hospedajes varios, apart hotel, departamentos de alquiler y campings, entre otras tantas opciones.

Turismo en San Rafael

Escapar del "burnout"

Pese a ser un gran generador de puestos de trabajo, no hay que cansarse de insistir con que la provincia no se termina de dar cuenta de cuánto motoriza a su economía el turismo. Esto se percibe tanto en los comerciantes que cierran sus locales en estos días, aunque haya turistas con la ñata en las vidrieras, como también en el sector empresarial y en el ámbito político que no impulsan una decisiva cruzada a favor de un rubro que está llamado, aquí y en todo el mundo, a marcar la diferencia.

Parece sencillo y lo es: el estrés como la enfermedad más generalizada de estos tiempos marida necesariamente con el descanso y el placer, y es ahí donde el turismo irrumpe como la medicina más eficaz contra el burnout (síndrome del quemado) de la Argentina 2019.

Tan gravitante es hoy el turismo como salvoconducto que cualquier gestión, por mala u horrible que haya sido, podría mostrar las cifras del rubro sacando pecho, aun cuando la economía haya sido lo que se dice un mal viaje.

#Solapa

Contra el fascismo, de Umberto Eco (Lumen, 64 páginas, $349)

  • En esta conferencia dirigida a los alumnos de una universidad norteamericana en 1995, Umberto Eco alertaba frente a la sombra alargada de un fenómeno que no se restringe al ámbito político ni tiene fecha de caducidad, porque tras un régimen y una ideología hay siempre un cierto modo de pensar y de sentir, un sustrato cultural que puede ser el germen de una nueva ola fascista. El gran pensador italiano ofrece catorce claves para reconocer el fantasma del "fascismo eterno" y nos brinda instrumentos para que el presente y el futuro no se parezcan a nuestro peor pasado.

#ElResaltador

El efecto laxante

  • "A mucha gente la campaña electoral le perturba, porque se siente algo violentado por los discursos de exclusión, miedo y fábula. Pero, en realidad, las campañas, y más si el resultado es incierto, provocan un efecto laxante en las democracias. Porque el todos contra todos agita las tripas de la bestia y suelta su hez... El apocalipsis no llega jamás, pero se traga por el camino a los apocalípticos, que estaban deseando tener razón. Sucede a menudo con los que consideran idiotas a todos los demás, ofrecen así el primer rasgo evidente de su idiotez. No todo el mundo es corrupto, vayamos por ellos".

[ David Trueba, escritor, periodista, guionista y director de cine español ]

#LaDataFlora

  • Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino, Portural, Francia e Italia están a la cabeza del ranking del consumo de vino per cápita a nivel global. Argentina, que en el 2015 ocupaba el 6º lugar, se desplomó al 13º en 2018 con un consumo de 24,8 litros.

  • Con 42.999.30 hectáreas sembradas, el Malbec es el principal varietal del país (21,40%). Entre los años 2000 y 2018 su cultivo creció el 163%.

  • En 2018 se despacharon al mercado doméstico 73,8 millones de litros de Malbec, lo que equivale a más de 98 millones de botellas cada 365 días, según el Observatorio Vitivinícola. 

  • De acuerdo con estadísticas de Wines of Argentina, el año pasado se enviaron a los mercados internacionales unas 140 millones de botellas (unas 390.000 cada 24 horas).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?