Políticos desbocados: de la puteada y la boutade a la disculpa sin escalas

Políticos desbocados: de la puteada y la boutade a la disculpa sin escalas

En el #Wok de hoy: Lo que en otros tiempos se perdía si no había alguien cerca para grabarlo, hoy puede estallar en segundos y viralizarse a una escala impensada + Con mayor razón, en año electoral lo que diga un candidato o un referente partidario -se sabe- impactará doblemente + Esta semana hubo dichos que movieron el avispero político y, para no variar, la culpa la tuvieron los mensajeros. 

[ Maridaje / Musicaliza esta columna Stomu Yamash'ta con Wind words ]

Para quienes convivimos con la información, no hay día que una frase o ciertas expresiones no nos resuenen en otro tono, nos hagan ruido, independientemente de que se transformen en un título periodístico que explota y se viraliza en cuestión de minutos. El oficio termina activando algo que luego habrá de detonar en una nota, un simple comentario o, como suele ocurrir, quedar en el olvido.

Pero esto sucede cada vez menos porque la instantaneidad con que cualquier palabra, dicho o puteada se expande por whatsapp, redes sociales o medios, hace que sea menos previsible de dónde vendrá esa frase que, cual mancha de aceite, ya será muy difícil de sacarse de encima. Sumado a esto la inmensa tribuna de haters y exégetas de todo cuanto se diga que no harán más que amplificar lo que en principio pretendía ser una mera opinión, un comentario, un breve análisis o la respuesta a una pregunta periodística. 

Esta semana dejó varias de esas frases para el resaltador; frases que nada casualmente resonaron por ser quienes son los que las emitieron, pero sobre todo porque el país está particularmente sensible en un año electoral marcado por la tremenda crisis económica y social, frente a lo cual no siempre prima la cautela ni el tacto de los personajes públicos. 

Cada una de estas palabras fueron chispas sobre un charco de nafta y el efecto no podía ser otro que el de la explosión. En todos los casos, previsiblemente sus protagonistas recibieron en pleno rostro las esquirlas de sus declaraciones. 

"Dejen  de decir estupideces. A qué puta tiene que venir Macri o Alberto Fernández en una elección provincial". De esta manera contestaba Alfredo Cornejo a un periodista de San Rafael que osó hacer referencia a un hecho obvio: la estrategia del oficialismo de despegarse de Macri en las elecciones provinciales. Una vez más, el gobernador daba su particular visión de cómo debe hacerse periodismo. Ya en frío, calificó sus dichos como un "exabrupto evitable", pero se justificó cuestionando que "en campaña se dice cualquier verdura".

"Los mendocinos son medio gorilitas". Con su habitual picardía, el presidente del PJ, José Luis Gioja, intentaba explicar por qué había perdido Anabel Fernández Sagasti frente al radical Rodolfo Suarez. Lo hizo en una charla con el periodista ultra K Roberto Navarro. Viendo la polvareda que levantó, a las pocas horas el sanjuanino salió a pedir disculpas, lamentando que eso era "apenas" una frase en medio de una larga entrevista y que "sólo eso" había trascendido.

"La verdad, habría que dinamitar todo y que todo vuele por el aire". El candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, charlaba con estudiantes de comunicación cuando salió el tema de la pobreza y de cómo muchos "lucran" con ese flagelo. Cuando llegó el turno del narcotráfico y de la situación en las villas bonaerenses, el rionegrino dijo lo que dijo. También debió salir a aclarar que no quiso decir que había que volar las villas sino que "habría que dinamitar los búnkers y entrar con la fuerza de la ley".  

Aclarar y oscurecer

Repasando las repercusiones, resulta por lo menos extraño que experimentados políticos, viejos zorros del poder como los tres mencionados, se muestren sorprendidos por el revuelo que causaron sus palabras, como si no supieran el efecto que buscan cuando sí lo hacen "conscientemente".

El problema, claro, se produce cuando no pueden activar rápidamente el freno de mano y lo que les sale no tiene filtro. En resumen, un festín por semióticos, especialistas en comunicación política y analistas todoterreno que están a la caza de boutades de esas que dejan huella. O, en más de un caso, hasta hacen perder votos.

.

#Solapa

Vigilancia permanente, de Edward Snowden (Planeta, 448 páginas, $790)

  • En 2013, Edward Snowden, responsable de la mayor filtración de inteligencia en la historia, sacudió al mundo revelando que el gobierno estadounidense tenía la capacidad de leer cada correo electrónico, escuchar cada llamada y entrometerse en los rincones de la vida privada de todos y cada uno de los ciudadanos del mundo. Snowden desgrana por primera vez por qué lo hizo, cómo ayudó a construir un sistema de vigilancia masivo y la crisis de conciencia que le llevó a destaparlo todo y poner en jaque al sistema. Como resultado de aquello, se inició una caza y captura internacional que a día de hoy sigue abierta.Un protagonista fascinante, ingenioso y con una mente prodigiosa convertido a lo largo de su vida en soldado, analista de inteligencia, agente de la CIA y, ya en el exilio, en activista por el derecho a la privacidad.
.

#ElResaltador

Trabajo pixelado

  • "Siempre se habla de futuro de trabajo en singular, y no hay una única solución posible... Hay muchas plataformas para cubrir muchas necesidades y no todas en las mismas condiciones. El trabajo se ha pixelado, ya no es una foto fija de un trabajo para toda la vida.. Internet está suponiendo una revolución digital a la altura de la Revolución Industrial, y es fundamental entender por dónde están yendo estos cambios... Las narrativas no son inocentes. Desde la tecnología se dice que todo es radicalmente nuevo y disruptivo y que debemos desterrar todo lo hecho hasta ahora: es la idea de la obsolescencia de las garantías e instituciones laborales... Lo que hay ahora no es radicalmente nuevo y no hay que tirar por la borda todo lo construido en el pasado”.

[ Liliana Arroyo, investigadora del Instituto de Innovación Social de ESADE ]

#ALaCabeza

No. Así se titula la contundente e inspiradora charla TED de Juampi Sorín. ¿Alguna vez te dijeron No? ¿Un No a algo que deseabas profundamente?¿Estabas preparado para recibirlo? El exjugador de la Selección Argentina tuvo muchas situaciones donde el No lo hizo reflexionar y elegir distintos caminos. A veces se rebeló. Otras, entendió el mensaje del trabajo en equipo o vio la oportunidad que esos No proponían de ver la cancha y el mundo con otra perspectiva. Actualmente está dedicado a la producción y comunicación, con iniciativas como Grandes Chicos/Proyecto Libro Solidario, una iniciativa que ayudó a construir escuelas en Santiago del Estero. Además conduce programas de TV y es columnista de radio y medios gráficos.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?