Tarifa del Gas: esfuerzo para todos, beneficios para uno

Distribuidora de Gas Cuyana ganó más de $1000 millones en último año. Y seguirá sin resignar ganancias, a pesar de la crisis. 

Avatar del Pablo Icardi

Pablo Icardi

Ecogas.

El Gobierno nacional ha tenido vaivenes con algunas decisiones. Pero hay máximas que parecen intocables, a pesar de cualquier coyuntura. Una de ellas es la intangibilidad de las ganancias de las empresas de servicios públicos que con las políticas de “sinceramiento” de tarifas ya superaron holgadamente el umbral para dejar de tener problemas y comenzar a acumular ganancias. No importa que la inflación se dispare, impulsada también por los servicios regulados que aumentan. Tampoco las alcanza a esas empresas el pedido de esfuerzo realizado por el propio Gobierno nacional para toda la población. La escalera tarifaria iniciada en 2016 no tiene techo, ni freno.

Y ese camino queda reflejado, al menos en parte, en los balances de las empresas. Distribuidora de Gas Cuyana presentó su rendición de cuentas anual y en un año duplicó sus ganancias netas. Según la documentación presentada a la Bolsa de Comercio, en 2018 Ecogas (nombre de fantasía usado por la firma) ganó $1.131 millones. El directorio de la empresa aún no define el destino de esos recursos, cuestión que definirán el próximo mes. El año pasado la empresa repartió dividendos en dólares y pagados en Estados Unidos. Eso generó una fuerte polémica.

Parte de la rendición de cuentas de Ecogas.

En realidad no debería ser una novedad, pues los accionistas de Distribuidora de Gas Cuyana (Magna Inversiones)  son expertos en el mercado financiero, más que el energético. “Saben hacer plata”, explican quienes conocen el negocio. Esta vez las ganancias de Ecogas podrían ir a otro destino, pues sugieren que podrían constituir una especie de fondo anticíclico de más de $1000 millones para futuras necesidades financieras.

En cuanto a calidad del servicio, los usuarios deberán sacar sus propias conclusiones. Ya el año pasado Ecogas reconoció que no había cumplido el plan de otras complementario que se había aprobado junto con los aumentos, pero culpó de ello al propio Gobierno nacional. Igual, en el orden de prioridades de la empresa y el Enargas parece no estar Mendoza. Desde 2016 no figura ninguna obra importante de expansión de red de gas en la provincia. El año pasado s ejecutaron 3 en San Juan para barrios y un parque industrial. Los mismos accionistas son los dueños de Distribuidora de Gas del Centro que, por ejemplo, ejecutó casi 40 obras de expansión de redes en los últimos 3 años.

Mientras tanto, el próximo mes deberían comenzar a aplicarse los nuevos cuadros tarifarios, donde la empresa reclamó que le reconozcan una serie de ítems extra para sumar a la ecuación económica convencional. Para amenguar el impacto de una nueva suba, el Gobierno nacional tomó una medida y, sobre todo, construyó un discurso particular con ese fin. “Habrá un descuento del 20%”, explicaron. En realidad no ocurrirá nada de eso. Parte de la factura de los meses de mayor consumo se postergará a períodos siguientes para amenguar el valor. Pero el usuario pagará lo mismo. Y para que las empresas no paguen más, el Estado se hará cargo de los intereses que generará esa demora en pagar la diferencia. Para que las empresas no pierdan ni un centavo el Gobierno bajó otra de sus banderas: volverá a subsidiar el gas para pagarle a las distribuidoras esos intereses. Prioridades son prioridades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?