El problema "adicional" del peronismo mendocino

La causa judicial que desvela a cuatro intendentes justicialistas retrasa definiciones electorales y empaña logros respecto de la unidad, como el acuerdo que se logró el fin de semana pasado el PJ orgánico y Unidad Ciudadana en las comunas que adelantaron las elecciones. La conciliación impulsada por la Corte y una cautelar para suspender los comicios de San Rafael concentrarán  la semana que viene toda la atención en tribunales.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Alejandro y Adolfo Bermejo, Rubén Miranda y Guillermo Carmona en la reunión de este sábado.

No se sabe cómo va a terminar el pleito, pero hasta acá, es el peronismo el que más perdió en la desgastante lucha judicial para definir si cuatro intendentes se pueden reelegir.

Si se deja de lado la obvia victoria judicial del primero round en la Corte (Emir Félix, Jorge Giménez, Roberto Righi y Martín Aveiro pudieron anotar sus candidaturas gracias a una medida cautelar), se verá que el justicialismo ha quedado atrás del oficialismo respecto de la definición de las candidaturas a gobernador porque tiene la mente y el corazón en la Corte.

En contraste, Cambia Mendoza ya tiene en claro cuál será su menú de candidatos para las PASO desde comienzos de febrero: Rodolfo Suarez y Omar de Marchi.

Desde entonces, al menos en el sector de Cambia Mendoza que se identifica con el gobernador Alfredo Cornejo, hay novedades todo el tiempo. Ya hay un precandidato a vicegobernador en carrera (Mario Abed) y varios nombres tirados para las comunas en las que el actual intendente no se va a reelegir: Martín Kerchner en Luján y la inminencia de la designación de Ulpiano Suarez para la Capital.

De Marchi tiene una estrategia diferente, que consiste en estirar la definición de la fórmula por ejemplo, pero no está quieto tampoco. El viernes reunió más de 1.000 personas en el hotel Sheraton para que lo escucharan detallar las acciones de sus equipos de trabajo.

No es un proceso ajeno a tensiones de todo tipo en el del oficialismo. Pero se advierte un operativo electoral en marcha.

En el peronismo eso se ve y hay algunos dirigentes que sienten que no se puede dar más ventaja. Dicen que en las últimas dos semanas de marzo se definirá todo. Mientras tanto, Guillermo Carmona, el presidente partidario,  organiza encuentros justicialistas casi todos los fines de semana y el último de ellos se realizó el sábado. No estuvieron los intendentes que se quieren reelegir, quizás para mostrar que eso no es lo único que debaten en el PJ.

Hasta un visitante de la Fiesta de la Vendimia alcanzó a advertir el estado de las cosas en el peronismo local. El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dijo que la reconstrucción del justicialismo tiene una "complejidad adicional" en Mendoza. Y esa complejidad es precisamente la causa por las reelecciones de casi todos los intendentes justicialistas.

Urtubey, con intendentes y dirigentes del PJ.

Las preocupaciones evidentes de los jefes comunales y hasta sus dudas ante una competencia electoral que estará marcada por la causa judicial dejó en segundo plano una novedad importante: en la madrugada del domingo hubo un importante acuerdo de candidaturas entre el peronismo orgánico y Unidad Ciudadana.

El cierre de listas mostró la declinación de las candidaturas intendentes que había lanzado Anabel Fernández Sagasti en los cuatro departamentos donde habrá elecciones adelantadas. A cambio, las y los referentes de La Cámpora se anotaron como candidatos y candidatas a concejales en la lista de los intendentes.

¿Seguirá el peronismo por el camino de la unidad? No se sabe, pero es un antecedente para tener en cuenta. 

Entre tanto, la causa que agobia a los intendentes no da tregua. La Corte navega ese mar turbulento con decisiones prácticamente diarias. La más importante de la última semana fue la confirmación de que habrá una audiencia de conciliación el 20 de marzo próximo para buscar algún tipo  de acuerdo entre el Gobierno y los jefes comunales.

Difícil que eso ocurra, cuando el nudo es precisamente la postulación de los intendentes en las próximas elecciones. Cornejo no está dispuesto a dejarlos pasar y ellos lo único que piden es una vida más.

La semana, en ese sentido, arranca con notas de suspenso ¿Qué hará la Corte con la cautelar presentada por Alejandro Cazabán el viernes para que se suspendan las elecciones en San Rafael?

El ex funcionario justicialista tiene en el departamento del sur una "causa común" con el Gobierno y ha convertido eso en un expediente judicial que deberá resolver con rapidez la Sala Primera: Pedro Llorente, Julio Gómez y Dalmiro Garay.

En un capítulo anterior de esta novela, la otra sala de la Corte (Mario Adaro, Omar Palermo y José Valerio) dio, en votación dividida, una medida precautoria a los intendentes ante la inminencia de un "daño irreparable": los intendentes perdían la oportunidad de anotarse como candidatos si no salía.

¿Contemplará ahora el "daño" que aduce sufrir Cazabán al competir en una elección departamental en la que el principal candidato (Félix) está sujeto a lo que decida la Justicia?

No se sabrá hasta después de la audiencia de conciliación. Aunque también podría decidir la Sala Primera que este pedido simplemente se acumulara al expediente principal y que los comicios del 28 de abril queden sujetos a la definición de la cuestión de fondo.

El misterio obliga a seguir cada paso de la Corte. Hay siempre una cuota importante de suspenso en esta causa, por los fuertes intereses políticos en juego.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?