Experimento: ¿Vale hoy lo dicho en esta nota de 2011?

Leer lo que dijimos en el pasado para cotejarlo con lo que decimos en el presente, también es una tarea que nos toca hacer -queramos o no- a los periodistas. Cómo venimos viendo los procesos electorales de Mendoza a lo largo del tiempo. Aquí, lo dicho tras las definiciones internas de 2011 y los cruces entre Celso Jaque y Roberto Iglesias, con el pasado como protagonista. Te invitamos a leerla y aplicarlo a la actualidad. ¿Crecimos como electores y ciudadanos?

Avatar del Gabriel Conte

Gabriel Conte

Una portada de 2011

La de abajo fue mi columna publicada en mayod e 2011, tras los procesos internos en que se consagró, por ejemplo, la fórmula Francisco Pérez - Carlos Ciurca para la gobernación. El mar de fondo fue una discusión entre los partidos por las gestiones de Roberto Iglesias y de Celso Jaque. Igual, la sociedad eligió a "Paco" para conducir a la provincia de Mendoza. El texto y la encuesta para pensar:

¿Una Mendoza en blanco y negro en tiempos HD?

¿Puede discutirse el futuro recurriendo exclusivamente a herramientas del pasado? Sí, por qué no. Sobre todo cuando las experiencias sirvieron para repensar aquello y transformarlo en otra cosa. Pero, para ser precisos, ¿puede construirse el futuro solo con materiales de aquellos tiempos, negando la existencia de nuevas alternativas, más sólidas y duraderas? Aquí es en donde el problema nace, si es que estamos hablando –como se pretende en esta nota- de las cuestiones políticas, de los debates de campaña y, centralmente, del naciente período preelectoral mendocino.

Hay algunos indicios en torno a que las discusiones del período preelectoral puedan volverse retro: el primer intercambio de frases entre el actual gobernador y el ex gobernador que quiere volver a serlo -hecho que se dio en la última fecha patria y en la que, lejos de trazar una raya imaginaria desde la cual comenzar a pensar el futuro de Mendoza se tiraron con gruesos pedazos de pasado- así lo demarcan.

¿Está mal invocar mágicamente hasta el presente las cuentas pendientes del pasado? No, por supuesto. Pero lo cierto es que Mendoza no resiste un período más de discusiones montadas para escena, aunque puedan resultar entretenidas para la política clásica que busca diferenciarse a partir de la pelea y útiles para provocar alineamientos forzados por viejos amores y viejos rencores detrás de uno u otro.

Después llegarán las lamentaciones. Pero eso ocurrirá, como lo sabemos los mendocinos, cuando ya sea tarde. ¿De qué servirá pedir disculpas, reconocer tardíamente errores?

Mientras se tiran con el pasado por la cabeza y los bandos aplauden alterativamente según se vincule a unos con De la Rúa y a otros con el “mapa del delito”, el espectáculo se vuelve decadente en una provincia que se muestra cual TV en blanco y negro en tiempos de HD.

Hay en nuestra provincia muchos asuntos pendientes. Cada vez que informamos sobre alguna cuestión cotidiana vinculada con el tránsito, la educación, la inseguridad, cosas de todos los días, el debate estalla con una altísima participación de los lectores.

Encuesta

¿Hemos crecido desde 2011 como ciudadanos y electores?

Encuesta

¿Los mendocinos hemos aprendido de los chascos del pasado?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?