Cómo será el panorama de los gremios para el año que viene si no hay cláusula gatillo

Con el nuevo gobierno a punto de asumir, ya comienza a perfilarse cómo será la negociación paritaria para el 2020. En la provincia, se ha anunciado que será muy difícil continuar y sostener la cláusula gatillo, mientras que a nivel nacional los gremios se alinean con Alberto Fernández y "garantizan" un comienzo de clases sin conflictos.

Avatar del Federico Lemos

Federico Lemos

Sebastian Henriquez en marcha nudo vial

Pachy Reynoso / MDZ

El panorama para los gremios estatales no es muy alentador en materia salarial, ya que se pronostican momentos de tensión a la hora de negociar con un nuevo gobierno a punto de asumir.

Rodolfo Suarez, gobernador electo, quien prometió continuar la gestión de Alfredo Cornejo con el Frente Cambia Mendoza, a la semana de ganar las elecciones el 29 de septiembre sin bien en una entrevista a MDZ no dio grandes anuncios, adelantó que si la economía nacional continúa así, la cláusula gatillo será muy difícil de sostener.

El mecanismo que se comenzó a usar en las paritarias provinciales en el 2018, donde solo la Asociación de Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) fue quien cerró con un ajuste mensual si se superaba el índice inflacionario previsto. Esto generó que a fines de ese año y a comienzos de este, los gremios estatales cerraran con esta modalidad. Lo único que cambió, fue que cada sector tenía que elegir con qué índice se ajustaría su salario: si el que otorga al Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Este sistema de negociación -y otras medidas no menores- le ha servido a la gestión de Cornejo para reducir los conflictos con los sindicatos a lo largo de cuatro años. Sin embargo, otras veces la negociación fue implementada por decreto y tuvo que ser aceptado si o si por los sectores.   

Pero la inflación este año superó ampliamente las expectativas, tanto a nivel provincial como a nivel nacional. Para el Gobierno nacional, se preveía para el 2019 una inflación de 27,1% y un dólar a $42,10. Ahora, la expectativa es para cerrar el año con una inflación de 55% y el dólar a $65.

Suarez aseguró que "si empieza a descender la inflación, se puede sostener (la cláusula gatillo). Ahora, si la inflación sigue subiendo, va a ser insostenible en el tiempo. No va a haber manera y va a ser perjudicial para los empleados públicos. Así que vamos a estar atentos a la evolución de la inflación".

Por eso, uno de los principales gremios como el Sindicato Unido de los Trabajadores de la Educación (SUTE), deberá sentarse a debatir en paritarias las condiciones salariales y laborales en un panorama que no será el más amigable. El sindicato local forma parte de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), donde pisa fuerte Suteba. Su secretario general, Roberto Baradel, expresó que en 2020 las clases deberían empezar en tiempo y forma. "Tienen que empezar las clases, tiene que ser un compromiso de todos", expresó Baradel en una entrevista televisiva. "Como está la situación del país, todos tenemos que ser capaces de tender puentes y de hacer los mayores esfuerzos para empezar a reconstruir lo que se destruyó", añadió.

Lo mismo le espera a la Asociación de los Trabajadores del Estado (ATE), al Sindicato de los Trabajadores del Estado (Sitea), Ampros, entre otros. Estará en las bases si se espera a que la disputa sea entre dirigentes nacionales y provinciales o los trabajadores ocupan un papel trascendental.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?